La corrupción impulsó a los peores, a los incompetentes y permitió perseguir a los decentes.