Encuentra las mejores opciones de financiación para tu carrera profesional y vida personal

Información
12 Enero 2023 - Comunicados - Correo electrónico - Imprimir - 2405 votos
social youtube xornalgalicia   feed-image

Los recursos de los que disponemos para obtener una financiación, sea cual sea nuestra meta, resultan especialmente relevantes dentro de nuestra estructura social. Cabría pensar que esto es algo que solo debería preocupar a los emprendedores, quienes suelen buscar una fuente de ingresos sólida con la que poder arrancar un modelo de negocio competitivo. No obstante, como usuarios particulares, también nos vemos en la necesidad de obtener préstamos de gran cantidad de dinero, tal y como es el caso de las hipotecas. Sea como sea, es importante saber en manos de quién nos podemos poner para percibir estos créditos bajo las mejores condiciones posibles.

Solicita financiación pública para poner en marcha tu negocio

Al plantear la apertura de un modelo de negocio y buscar financiación, se abren ante nosotros dos puertas diferentes: la privada y la pública. La primera conlleva una serie de riesgos y nos obliga a cumplir con ciertas obligaciones, a las que no todos los emprendedores están dispuestos. Sin embargo, con entidades de carácter público, como ENISA, todo resulta mucho más sencillo. Unas ayudas a empresas que están empezando y que se han convertido en uno de los ejes financieros dentro del tejido corporativo actual.

Antes de nada, debes tener en cuenta que ENISA busca otorgar estos préstamos públicos a aquellas compañías que hacen una fuerte apuesta por la innovación, sin importar cuál sea la actividad económica en cuestión. Por lo tanto, debes plantear nuevas formas de llevar a cabo las labores de tu negocio, poniendo siempre el foco en el futuro. Asimismo, estamos ante una financiación de empresas, conocida como préstamos participativos, trabajando así bajo la premisa de la coinversión y sin la necesidad de presentar avales o garantías; esto no impide, sino que anima a que otros socios privados, sigan aportando capital al emprendimiento.

Así pues, uno de los temas de mayor interés entre la comunidad de emprendedores actual en nuestro país, es tratar de obtener estos préstamos ENISA, para así hacer realidad sus proyectos. En este aspecto, cabe destacar que dicha institución tiene en cuenta diversos valores, como la viabilidad de la empresa y el ‘business plan’. En consecuencia, lo más inteligente que se puede hacer, es ponerse en contacto con agencias financieras que se encarguen de preparar y presentar el proyecto de solicitud correspondiente.

Al hacerlo, las probabilidades de obtener la financiación de ENISA se disparan, porque no te vamos a mentir: la competitividad a la que están sujetos dichos préstamos participativos es sustancial. Hay muchas ideas buenas y destacar es realmente complicado, pero, de la mano de las mejores entidades financieras, tu camino será mucho más llevadero. Unos profesionales que saben cómo lidiar con ENISA, para que, finalmente, concedan este dinero que tanto tiempo llevas esperando, el cual puede ir de los 25.000 €, al millón y medio de euros.

Hipotecas sujetas a las mejores condiciones

Entre todos los préstamos que podemos llegar a solicitar a lo largo de nuestra vida, el hipotecario es el más relevante de todos. Un crédito que nos dará acceso al mercado inmobiliario, para así poder adquirir una vivienda. No obstante, las condiciones que solemos firmar no suelen ser especialmente favorables y muchos piensan que las famosas hipotecas 100 son algo propio de ciencia ficción.

Ahora bien, si estudiamos con detalle la información que comparten con nosotros los blogs especializados en hipotecas, pronto podremos encontrar la forma de alcanzar cuotas de financiación realmente altas. Puede que el 100% no sea siempre una garantía, aunque es posible llegar a dicho porcentaje, pero sí que cubriremos buena parte del crédito si nos asesoramos como corresponde.

Así pues, antes de lidiar con las instituciones bancarias de turno, te animamos a que recurras a los mejores expertos del sector. Una medida fundamental en los tiempos de inestabilidad económica en los que nos encontramos, puesto que una hipoteca siempre condiciona la solvencia de quien la solicita durante varias décadas, y todo error debe erradicarse de esta ecuación.