Cómo cambiamos costumbres y hábitos por la pandemia

Información
Comunicados | 24 Marzo 2021 | 1136 votos | Correo electrónico | Imprimir

Saludarse con un beso o darse la mano solo es una parte de lo que día a día nos ha obligado a cambiar la pandemia. Tampoco el contar con cuántas personas salimos a comer un día de fiesta, advertir una sonrisa tras la mascarilla o lavarnos las manos incansablemente con gel hidroalcohólico.

 

Gasto medio incrementado

Lo cierto es que, tras un año de pandemia, no solo hemos cambiado nosotros como personas, como sociedad, sino también nuestros propios hábitos de consumo, que no son más que un reflejo de cómo todo ha cambiado tan rápido debido a una pandemia que irrumpió ya hace un año en nuestras vidas.

Ciertos hábitos han cambiado —por ejemplo el consumo en bares, del que nos hemos visto limitados; ha pasado ahora al auge de la comida a domicilio—, otros han desaparecido —como el consumo de ocio y el turismo—; y otros, sin embargo, han experimentado un enorme auge sobre todo durante la primera ola de Coronavirus que nos encerró a todos en casa.

Este es el caso del deporte, puesto que, de repente, todos nos hemos vuelto un poco más fit de lo que ya éramos, e incluso aquellos que siempre han sido deportistas, han cambiado sus hábitos de ejercicio para ahora pasar a hacer ejercicio en nuestras propias casas. A nadie le extraña por tanto que la compra de aparatos como las bicicletas estáticas de Cecotec hayan crecido exponencialmente, así como también las cintas de correr o la compra de esterillas o mancuernas. No nos resultaba raro que en pleno encierro un mensajero timbrara a nuestra puerta con un gran paquete de material deportivo, la cantidad de horas que hemos consumido en canales de ejercicio online, etc.

Qué hemos aprendido tras un año de pandemia

Pero eso no es lo único que se ha consumido. En general los españoles gastamos más por Internet que antes de la pandemia. Otro cambio lo podemos ver en el mercado inmobiliario, quienes antes alquilaban a turistas, ahora buscan alquileres de larga duración. El consumo en ropa también ha evolucionado de aquellas compras de trajes de oficina a ropa mucho más cómoda de estar por casa, incluso las firmas más punteras han adaptado sus colecciones a un estilo mucho más deportivo e informal.

Hacer un resumen de este pasado año no solo nos serviría para lamentarnos de la trágica situación que todos hemos vivido, la cantidad de vidas humanas perdidas; sino que también se escribirán muchas páginas en los libros de historia sobre otros aspectos colaterales de esta pandemia: ¿somos ahora más reservados de carácter de lo que lo éramos antes de la pandemia?, ¿nuestros círculos de amistades se han cerrado?, ¿consumimos más online?, ¿somos mucho más cuidadosos con nuestra higiene? El aspecto sanitario es el más importante, pero tengamos en cuenta también la importancia a nivel sociológico de lo que hemos vivido: todos y cada uno de nosotros, con su experiencia, sus cambios y sus vivencias, ha puesto un granito de arena en lo que en un futuro leerán nuestros nietos cuando aprendan de historia. 

Aprenderán de nuestros errores, de los aciertos, y sobre todo admirarán toda la valentía que sacamos como sociedad para enfrentarnos a una de las épocas más oscuras de nuestra historia.

social youtube xornalgalicia   feed-image