Tiroides, sedentarismo y otros problemas que te impiden adelgazar

Información
Comunicados | 05 Octubre 2020 | 2584 votos | Correo electrónico | Imprimir

allgo an app for plus size people 0vK5u6 0Z7E unsplashA raíz del confinamiento vivido tanto en Galicia como en el resto de España, el cual tal vez se repita próximamente, fueron muchos los ciudadanos que optaron por ponerse en forma desde sus respectivas casas. Era una buena manera de mantener un estilo de vida activo a pesar de las restricciones. Aunque detrás de la mayoría de casos había un objetivo claro: bajar de peso.

 

¿Te ha resultado imposible a pesar de realizar un considerable gasto calórico? ¿Has reducido la cantidad de ingesta de alimentos y aun así es imposible adelgazar? Tal vez tengas alguno de los problemas que mencionaremos a continuación, los cuales inciden directamente en dificultar el citado objetivo.

Hipotiroidismo

En primer lugar es fundamental comprender la diferencia entre hipotiroidismo e hipertiroidismo. A pesar de ser términos muy similares, presentan escasas similitudes más allá de estar relacionadas, por supuesto, con la glándula tiroidea.

Profundizando en la primera de las afecciones clínicas, tarde o temprano se acaba evidenciando una menor cantidad de hormonas producidas por la tiroides. Y es que esta glándula no se ve capaz de desarrollarlas por sus propios medios.

Ello viene dado principalmente por una inflamación del área afectada. En líneas generales acostumbra a producirse a causa de un fallo en nuestro sistema inmunitario. Si el mismo deriva en la conocida como tiroiditis, es probable que la glándula deje de operar con normalidad.

Entonces se produce la enfermedad conocida bajo el nombre de hipotiroidismo. Indistintamente de la causa, pudiendo ser también una infección amén de otros orígenes bastante diversos, con el paso del tiempo el metabolismo pasa a actuar a un ritmo muy bajo.

Vendría a ser justo el caso contrario de los individuos que tienen el metabolismo basal acelerado, los cuales son capaces de comer cantidades muy elevadas de cualquier alimento sin que ello les pase factura en términos de ver incrementado su peso. Por desgracia, todo lo contrario les sucede a los afectados por el hipotiroidismo.

De hecho, es habitual que resulte imposible bajar de peso incluso poniendo en práctica métodos como el famoso ayuno intermitente. Por muy poco que se coma, el metabolismo prácticamente no consume energía, así que la balanza calórica siempre se inclina a favor de la tendencia a engordar.

Para evitar que ello suceda y cumplir con tu objetivo de tener el peso ideal, es importante que te hagas analíticas o chequeos de forma regular. Una simple palpación en el cuello por parte de un profesional puede determinar si sufres hipotiroidismo para actuar en consecuencia. Tal vez una de las recomendaciones efectuadas por el especialista sea la de vivir sin tiroides, lo cual es posible.

Vida excesivamente sedentaria

Retomando el tema relacionado con el confinamiento, es innegable que en los domicilios gallegos no eran muy numerosas las posibilidades en términos de ejercicio físico. De hecho, hay que recordar que las tiendas especializadas agotaron el stock de las máquinas pensadas para hacer actividad deportiva en casa.

No hablamos solo de cintas de correr y bicicletas elípticas, sino también bandas elásticas, pesas y un largo etcétera. Por ende, la ilusión por mantenerse activos no tardó en desaparecer, cayendo en un círculo vicioso de sedentarismo.

Independientemente de si padeces hipotiroidismo o no, es esencial mantener el organismo activo. No solo hablamos de cumplir el objetivo de adelgazar. También influye en otros aspectos trascendentales de la salud, tales como el estado cardiovascular del susodicho.

Por suerte, ahora mismo ya no hay restricciones en Galicia. A falta de saber si finalmente se decretará o no un nuevo confinamiento, hay que aprovechar al máximo el tiempo. De hecho, si no tienes el fondo físico necesario para hacer deporte, puedes empezar poco a poco.

Los expertos del campo de la salud coinciden en afirmar que uno de los mejores ejercicios es andar unos cuantos kilómetros al día. A un ritmo constante, es decir, sin detenerte en ningún momento, conseguirás ir consumiendo kilocalorías sin enterarte –sobre todo si vas acompañado por alguien o escuchando tu música favorita–.

Es importante que te habitúes a ello, sobre todo si tienes un trabajo de oficinista que ya de por sí se caracteriza por ser sedentario a más no poder. Así evitarás una costumbre muy arraigada en nuestro país que influye negativamente en individuos de todas las edades, especialmente si quieren perder peso y a causa de ello no lo consiguen.

No contar las kilocalorías

Confiar en el simple hecho de ‘comer poco’ se acaba traduciendo en un problema. Y es que, por ejemplo, comerse una bolsa entera de frutos secos tal vez parezca escaso para una dieta que consista en bajar de peso y controlarlo. Aun así, se trata de un error teniendo en cuenta que alimentos como los cacahuetes o los anacardos son hipercalóricos.

No dudes en contar los gramos de los alimentos que vas comiéndote, pudiendo así calcular las kilocalorías que ingieres a lo largo de cada día. De esta manera serás capaz de hacer que cuadre la balanza de energía aportada al organismo y consumida por el mismo.

social youtube xornalgalicia   feed-image