Importancia del cambio de nombre de un vehículo

Información
Comunicados | 11 Junio 2020 | 2588 votos | Correo electrónico | Imprimir

Cambio de nombre del vehículo

En el proceso de transferencia de un vehículo hay que hacer el cambio de nombre del vehículo, que es la forma en la que se conoce al cambio de titularidad.

Se trata de un trámite obligatorio, y tanto la parte vendedora como la compradora deben ser conscientes de su importancia, ya que en caso de no llevarlo a cabo puede acarrear diferentes problemas.

Empresas como Tramicar se encargan de realizar todos los trámites para el cambio de nombre del vehículo de forma online, sin papeleos ni desplazamientos, estando a disposición de sus clientes las 24 horas del día, durante todo el año.

 

Solicitar el Informe de Antecedentes del Vehículo

Pedir el informe dgt es un trámite imprescindible antes de realizar el cambio de titularidad. De esta forma la parte compradora sabrá si el vehículo que tiene intención de adquirir cuenta con algún tipo de carga, sorpresas desagradables como leasings, reservas de dominio o embargos, saber si ha sido robado y el historial de las ITV del vehículo.

Solicitar este informe es muy sencillo, teniendo que presentar únicamente la matrícula del vehículo y pagar una tasa de 8,40 euros.

Por qué realizar el cambio de nombre del vehículo

No realizar el cambio de titularidad del vehículo puede acarrear graves consecuencias tanto a la parte compradora como a la parte vendedora.

A continuación te mostramos cuáles son los problemas más habituales que puede tener no hacer correctamente el cambio de nombre del vehículo.

No acreditar la verdadera titularidad del vehículo

La única forma de acreditar quién es el auténtico propietario del vehículo es formalizar su titularidad en la DGT.

De no ser así, el acuerdo al que se llegue entre ambas partes será únicamente privado, con los riesgos que eso puede conllevar.

Responsabilidad de las multas

Las multas de un vehículo que no haya sido transferido en la DGT, cometidas por el nuevo propietario, pueden derivarse al antiguo titular, al que se puede definir como titular administrativo, por lo que se verá obligado a pagarlas o a meterse en complicados trámites para demostrar que el vehículo ya no es de su propiedad.

Embargos y otras limitaciones

Si un automóvil cuenta con limitaciones del anterior propietario, como pueden ser embargos, estos pueden caer sobre quien lo haya comprado, pudiendo llegar a perder toda la inversión.

Reclamación del automóvil por el antiguo propietario

Mientras no se produzca la transferencia del vehículo en la DGT, el antiguo propietario es aún, de una forma legal, el titular del vehículo.

No solo puede acarrear problemas como los ya expuestos, sino que el anterior titular pueda llegar a reclamarlo, que lo denuncie como robado o que, en el caso de que fallezca, sus herederos puedan llegar a requerirlo como parte de su herencia.

Problemas de transparencia fiscal

Bienes como los automóviles aclaran la situación patrimonial del titular, lo que puede ser beneficioso para el acceso a créditos, préstamos o similares.

Por el contrario, si cuando se quiere acceder a una beca o ayuda de la administración se cuenta entre las propiedades del solicitante un vehículo que ya ha sido vendido, pero que aún consta como propiedad en la DGT, es posible que pueda impedir acceder a las mismas.

Sea como sea, la transferencia del vehículo en la DGT siempre es recomendable.

social youtube xornalgalicia   feed-image