Información
Galicia

Se inicia el Juicio contra el "CHICLE" por el intento de rapto Boiro

Información
30 Marzo 2019 722 votos
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

El juicio se celebrará en Santiago contra el mismo sospechoso de la muerte de Diana Quer por el intento de rapto en Boiro.

LA FISCAL, atiende el traslado conferido por auto de 24 de septiembre de 2018 e interesa la APERTURA DEL JUICIO ORAL ante la AUDIENCIA PROVINCIAL formulando escrito de acusación frente a J.E.A.G. conforme a las siguientes conclusiones provisionales:LA FISCAL, atiende el traslado conferido por auto de 24 de septiembre de 2018 e interesa la APERTURA DEL JUICIO ORAL ante la AUDIENCIA PROVINCIAL formulando escrito de acusación frente a J.E.A.G. conforme a las siguientes conclusiones provisionales:


 I. El acusado es mayor de edad y sus antecedentes no computan para la agravante de reincidencia: fue condenado por Sentencia firme de 23 de diciembre de 2015 por un delito de tráfico de drogas del art. 369 del Código Penal.
Sobre las 22.25 horas del 25 de diciembre de 2017, T.salía de su domicilio sito en la localidad de Boiro, para acudir a un  bar  próximo en el cual había quedado con otras personas.  T.,  ajena a cualquier ilícito propósito del acusado, iba caminando tranquilamente al tiempo que sosteniendo conversaciones vía whatsapp .
 T. debía cruzar la rúa Bao para llegar a su destino. 
 Al  tiempo que T. caminaba por  la calle Bao, el acusado iba conduciendo el coche gris Alfa Romeo 169 matrícula …, cruzándose  con T. como viandante, la cual iba en sentido contrario al que llevaba el propio acusado. Este, al observar a esta joven, fue hasta el N.44 de la Calle Cruceiro (en dónde hay un Pazo) a fin de cambiar de sentido y seguir la dirección que llevaba T. Y así lo hizo.  
La calle Bao y la Calle Cruceiro son contiguas.
La calle, aunque cuenta con iluminación artificial, la iluminación era muy escasa. No había viandantes por el citado lugar. Era un núcleo urbano, con edificios, pero al mismo tiempo, un  lugar aislado, en el sentido de que no tenía a esas horas y fechas, afluencia de  gente alguna. 
El acusado  aparcó el coche al final de la calle Bao, contiguo a una  esquina (a la altura de la Peluquería Paulino). En este punto la calle tenía más oscuridad por la presencia de edificios que tapaban las farolas. El acusado  bajó del vehículo, dejando encendido el motor  y abierta la puerta del conductor con la  clarísima intención de abordar a T. , privarla de libertad de comunicación y movimientos, conseguir introducirla en el coche (cuyo maletero  era grande y  en su interior, iba  recubierto por una sábana o manta, alfombra o similar) para, posteriormente,  atacarla sexualmente en el lugar pensado por el acusado una vez consiguiera meterla en el vehículo y alejarse de ese lugar.  
Al bajar,  el acusado se puso ( o llevaba puesta) la capucha de su sudadera ( color oscuro), para evitar ser, en su caso,  totalmente  apreciado y descubierto. Cuando T. llegó a la altura del acusado,   éste estaba al lado de su coche ,  apoyado en el coche, a la altura de la puerta del conductor,  la cual estaba abierta de forma que impedía el paso de viandantes hipotéticos que, al llegar tendrían que desviarse . Además el coche estaba encendido. 
En estas circunstancias, el acusado llevó a cabo su plan y  de forma sorpresiva e inesperada para T., éste  la rodeó con sus brazos, a la altura del cuello, dejándola inmovilizada y poniendo, para  conseguir su propósito,   un objeto metálico, no identificado, en la nuca, y hasta en tres ocasiones le dijo “ dame el móvil, dame el móvil ahora mismo, dame el móvil”. T., para liberarse del acusado y que le dejara marchar, le ofreció dinero, a lo que el acusado dijo un “no” rotundo, exigiéndole de nuevo el móvil. T. volvió a ofrecerle dinero y debido al miedo que estaba pasando  empezó a gritar un poco “  por favor, por favor”. El acusado le dijo, para amedrentarla más y apropiarse del móvil le dice a T.: “ si sigues gritando cortoche, métete no coche e dame o movil”. De nuevo T. le ofreció por tercera vez dinero, a lo que el acusado se negó nuevamente. Más , dado que por la zona llegaba un vehículo  cuyo ruido alertó al acusado, este trató de despistar a T. sobre la gravedad de la situación, al tiempo que mantenerla a su alcance, diciéndole  que todo  lo ocurrido había sido una broma, utilizando  esta estrategia:  le pregunta si es C., a lo que T. contesta que no y acto seguido le   pide perdón a T. y le dice que era todo una broma del novio ( de T.) , que pensó que era C., llegando a preguntarle si estaba tranquila y  decirle que nada iba en serio. En ese momento T.,  que seguía  totalmente atemorizada,  le pregunta  si le deja marchar llegando él a decirle que sí. Debido al miedo que T. tenía a que le clavara  o agrediera con el objeto con el cual le había apuntado al cuello, T.  fue dando unos pasos atrás,  de forma que en ningún momento perdió de vista  al acusado , consiguiendo llegar a la parte trasera del vehículo. Entonces el acusado volvió a cogerla con fuerza de nuevo hasta introducirla  a empujones y golpes en el maletero, . Consiguió meterla  hasta quedar en posición de sentada en el maletero, quedándole a T. fuera del coche las piernas   y el acusado empujaba  las piernas de T., con fuerza, hacia adentro del maletero, pero T. se resistió fuertemente con las piernas y los pies,  y agarraba contra su pecho el bolso y el móvil para protegerse, y coetáneamente el acusado  la seguía amedrentando con clavarle el objeto metálico  que portaba, si no se metía en el maletero y si no dejaba de gritar . El acusado intentó una y otra vez meterla de cuerpo entero en el maletero. 
En esas circunstancias dos jóvenes que  cruzaban la calle ,escucharon los gritos de T. y decidieron dirigirse al lugar de donde procedían. Cuando llegaron allí T. había conseguido salir fuera del maletero, y el acusado seguía forcejeando con ella para introducirla. Con la presencia de estos jóvenes el acusado  desistió de su acción , interrumpiéndola y huyendo apresuradamente sin conseguir su propósito  sexual tal como lo había planeado. 
   Desde que T. fue abordada, hasta que llegaron los jóvenes, transcurrieron  aproximadamente entre 5 y 10  minutos.
T. interpuso denuncia por estos hechos  en sede policial y se mostró parte en sede judicial.
Antes de que ocurrieran estos hechos, T. tenía un excelente estado de salud tanto física como psíquica. Como consecuencia de los hechos calificados en este escrito   sufrió:
lesiones físicas: Brazo izquierdo: equimosis en  la zona externa del codo y cara externa del brazo izquierdo La del codo tiene forma ovalada y mide 4 por 2.5 cm. La otra tiene forma lineal, mide 6 por 1 cm y es compatible con la impronta figurada de  un dedo en el momento del agarre del brazo. Brazo derecho: equimosis de 1 por 1 cm  en la cara externa/posterior del brazo derecho, de forma circular y compatible con la impronta figurada de la yema de un dedo ( agarre del brazo con fuerza). Pierna izquierda : en la zona posterior (gemelo) equimosis de 4 por 4 cm con pequeña erosión superficial en fase de cicatrización ( difícil de apreciar) Al lado dos equimosis de 3 por 1 cm con 3 por 2 Cm. La pequeña erosión  y la zona de  equimosis circundantes podrían ser compatibles con el mecanismo de enganche contra el maletero.Rodillas: en la rodilla derecha equimosis de 3 por 2 cm aproximadamente y en rodilla izquierda, en cara externa, equimosis de 2 por 1 cm.
Estas lesiones requirieron 15 días para su curación  con una primera asistencia facultativa y sin tratamiento quirúrgico.  Le dieron analgésicos.
Lesiones psíquicas:A consecuencia de los hechos calificados en este escrito ha sufrido un trastorno de estrés agudo postraumático de evolución insatisfactoria. Le quedan  las secuelas derivadas del estrés postraumático valoradas en 15 puntos. 
El acusado se encuentra en prisión provisional por estos hechos , acordada mediante Auto de 1 de enero de 2018
II. Los hechos relatados constituyen:
Un delito  de detención ilegal previsto y penado en el art. 163-1. Alternativamente  delito consumado de coacciones del art. 172-1 del Código Penal.
Un delito intentado de agresión sexual previsto y penado en el art. 178 del Código Penal en relación con el art. 16 del mismo texto legal.
Un delito de Robo con violencia e intimidación  en grado de tentativa, previsto y penado en el art. 237., 242. 1 y 3, y 16 del Código Penal.
Un delito de amenazas 169-2º
Un delito lesiones 147-1º y 148 1º y 2º. 
III. Responde como Autor ( art. 27 y 28 C. Penal).
IV. Concurre la agravante de alevosía del art.  22-1ª , excepto en las lesiones, si se apreciara la calificación del art. 148
V. Por el delito de detención ilegal se le impondrá la pena de seis años de prisión con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena, prohibición de acercarse a T. a menos de 500 metros durante 10 años y de comunicarse con ella por cualquier medio durante 10 años. Caso de apreciarse el delito de coacciones, la pena deberá ser de tres años de prisión y las demás penas accesorias mencionadas en el delito de detención ilegal por un periodo de 5 años.
Por el delito de agresión sexual en grado de tentativa se le impondrá la pena  once  meses y 15 días de prisión con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo, prohibición de acercarse a T. a menos de 500 metros y de comunicarse con ella por cualquier medio durante 5 años, libertad vigilada durante cinco años.
Por el delito  de robo con violencia e intimidación en tentativa la pena de  un año y once meses de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena.
Por el delito de amenazas del art. 169-2º la pena de  dos años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena y prohibición  de acercarse a T. a menos de  500 metros durante 5 años y de comunicarse con ella por cualquier medio durante 10 años.
Por el delito de  lesiones del art. 148 la pena de cinco años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena y prohibición  de acercarse a T. a menos de  500 metros durante 5 años y de comunicarse con ella por cualquier medio durante 5 años.

El acusado indemnizará a T. en la cantidad de  15.750 euros que devengarán el interés legal:    10.500 euros por las secuelas, 4.550 por los días de perjuicio moderado , 700 euros por los días de perjuicio básico.

Otros articulos relacionados.....