Durante esa semana y media para la que Feijóo reclamó su salario íntegro como diputado, el líder del PP no pisó el Parlamento de Galicia ni una sola vez. Lo abandonó el día 14 y solo volvería a su escaño el 24 de mayo. Aquel día el Pleno lo nombró senador por designación autonómica con los votos a favor del PP y las abstenciones de PSOE y BNG.