Información
Comunicados

La mejor solución para la hiperhidrosis

Información
Localidades de Galicia 11 Diciembre 2019 3144 votos
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

La mayoría de personas sudan cuando realizan ejercicios o se esfuerzan, cuando se encuentran en un ambiente caluroso, o cuando sufren ansiedad o estrés. 

Pero hay personas que, sin que ninguna de estas razones sea la causa sudan en exceso y ello les obliga a interrumpir sus actividades diarias normales, este tipo de sudoración intensa, llamada hiperhidrosis, puede ocasionar problemas de ansiedad social o vergüenza.

Causas de la hiperhidrosis

Esta enfermedad es provocada por un fallo del sistema nervioso simpático, originando que el organismo produzca más sudor del que necesita para regular la temperatura corporal. Como puede verse, esta enfermedad afecta a la calidad de vida de las personas que la sufren, sintiendo pérdida de control sobre ella.

La sudoración es el mecanismo que emplea el cuerpo para enfriarse. Lo normal es que el sistema nervioso active las glándulas sudoríparas cuando la temperatura corporal aumenta, o también cuando se está nervioso o inquieto (normalmente, en las palmas de las manos).

Una persona que sufre esta enfermedad, los nervios responsables de enviar las señales a las glándulas sudoríparas sufren una hiperactividad y las activan aunque no sea necesario. Se trata de una situación que genera estrés o alteración a las personas que la sufren, lo cual hace que el problema empeore aún más.

Las causas de este exceso de sudoración pueden ser genéticas en la llamada hiperhidrosis primaria, pero también hay la llamada secundaria, que puede ser causada por otras enfermedades o trastornos que provocan sudoración intensa, como la diabetes, los clásicos sofocos de menopausia, problemas de tiroides, azúcar en sangre bajo, algunos tipos de cáncer, ataques cardíacos, trastornos del sistema nervioso o infecciones.

Afectaciones psicológicas

La hiperhidrosis afecta a más de 367 millones de personas en todo el mundo. Este problema puede provocar incomodidad y vergüenza, y provocar problemas para trabajar o para disfrutar de actividades varias a causa de un exceso de sudoración en manos o pies mojados o por las manchas de humedad en todo el cuerpo. 

Esta incomodidad hace que los que padecen esta enfermedad puedan sentir ansiedad ante los síntomas e incluso volverse más introvertidos y retraídos, rehuyendo la actividad social, sintiendo una enorme frustración o molestia por la reacción de otras personas, evitando incluso el contacto con otra gente, con cuadros de estrés emocional.

Soluciones para la hiperhidrosis

Driosec es la primera gama de productos especializada en ofrecer un control integral de la sudoración, incorporando dos tecnologías: antitranspirantes e iontoforesis. Los antitranspirantes ayudan a reducir la producción y liberación del sudor, además de neutralizar las bacterias que causan el mal olor.

Los antitraspirantes funcionan principalmente en sudoración axilar, pero pueden ser también pueden ser utilizados para sudoración leve en manos y pies. Existen diferentes ingredientes para hacerlos astringentes, antimicrobianos, absorbentes y secantes, perfumados, y para proteger y calmar la piel de la irritación.

La iontoforesis es una técnica basada en el movimiento de iones mediante corriente eléctrica. Se utiliza un dispositivo generador de corriente conectado a dos electrodos: positivo y negativo. Utilizando la repulsión eléctrica se favorece la penetración de activos ionizados en la piel, produciendo una precipitación de proteínas en los conductos sudoríparos, reduciendo así la salida de sudor.

Iontodry es un dispositivo de iontoforesis para uso domiciliario diseñado para reducir y controlar el exceso de sudoración palmoplantar que va dirigido a personas que padecen hiperhidrosis localizada (manos y pies).

Muchos productos afirman ser efectivos en la reducción del sudor, pero muy pocos son capaces de mantener indefinidamente sus efectos en el tiempo. La iontoforesis es la primera opción de tratamiento eficaz y prolongado en el tiempo.

Como utilizar Iontodry

Se recomienda una fase de tratamiento inicial en que se debe realizar una sesión diaria de treinta minutos durante quince días consecutivos, como máximo, hasta que el paciente note que siente una disminución drástica del sudor. En esta fase, no se recomienda llevar a cabo dos sesiones al día, dado que esta técnica no provoca otro efecto secundario pero sí puede provocar cierto enrojecimiento sobre aquellas zonas tratadas de manera excesiva o porque no se sigan las instrucciones de uso.

Después de esos quince días, se inicia la llamada fase de mantenimiento, con 1 o 2 sesiones semanales de treinta minutos que ayude a mantener el control de la sudoración hasta que el paciente vuelva a apreciar la reaparición del sudor. Será entonces cuando haya que volver a empezar con el tratamiento inicial.

Cuando se deje de sudar con este tratamiento, se recomienda esperar a la reaparición del sudor. Una vez reaparece, tal como hemos dicho, puede volverse a reiniciar el tratamiento inicial o bien realizar entre 1 y 4 sesiones quincenales. El número de tratamientos depende del nivel de hiperhidrosis inicial, tipo de piel, época del año, nivel de intensidad aplicado, etc.


La gama Driosec y el dispositivo Iontodry, dos buenas soluciones para la hiperhidrosis.