Información

Consejos de cerrajería: mejorar la seguridad de tu hogar de forma asequible

Información
20 Febrero 2019 542 votos

cerrajeroignaciomerchanComo Cerrajeros en Madrid y muy especialmente debido a nuestro servicio como cerrajeros de urgencia, hemos podido constatar a lo largo de todos estos años la escasa seguridad con la que cuentan los hogares españoles. En efecto, se estima que hasta el 90% de los hogares de España y sus sistemas de cerraduras en particular y su seguridad en general son vulnerables frente a las principales técnicas empleadas por los asaltantes. En muchas ocasiones la dejadez termina por pasar factura a los usuarios y lo hace cuando ya es demasiado tarde para evitar sus consecuencias.

 

En otras, dicha inseguridad responde a la falsa creencia por parte de los usuarios de que sistemas de cerrajería de garantías tienen un coste muy elevado. Para evitar las desastrosas consecuencias de estar desprotegidos y al mismo tiempo desmentir esos mitos, como cerrajeros Madrid queremos hablarte de cuáles son las mejores formas de proteger tu hogar y, al mismo tiempo, que sea de una forma asequible y a un precio razonable.

Cómo saber si estoy o no protegido

En los hogares españoles los tipos de cerradura más frecuentes son las llamadas cerraduras de tipo europeo y las cerraduras de gorjas. Ambas, al mismo tiempo son los dos tipos de cerradura más vulnerables: hay que pensar que los cacos desarrollan técnicas en función de lo común de las cerraduras. Y lo hacen hasta quedar quedar por delante de la seguridad de los usuarios. Las cerraduras de bombillo europeo poseen una llave plana y atravesada por pequeños surcos circulares a lo largo de su recorrido. Son vulnerables a la técnica del bumping, una técnica que no es nueva y fue reintroducida en nuestro país por mafias provenientes del este de Europa. Esta técnica puede abrir una cerradura en literalmente pocos segundos y sin dejar marcas de haberlo hecho en el bombillo.

Las cerraduras de gorjas son vulnerables a la técnica de la Magic Key. Esta técnica emplea un dispositivo que se introduce en la cerradura y puede realizar en pocos segundos una copia exacta de nuestra llave. Naturalmente, tampoco quedan marcas de haber sido forzada nuestra cerradura porque el ladrón entra exactamente igual que nosotros mismos con una llave. Si tu llave es alargada, con un cilindro en la parte intermedia y terminada en “palas”, tu cerradura es de gorjas. Este tipo de cerraduras fueron muy populares hace unos años precisamente porque el mecanismo de la cerradura quedaba alojado muy adentro del bombillo y eran difíciles de manipular.

Qué cerradura instalar

Ante el estado de indefensión que ofrecen estas y otras cerraduras muy frecuentes en nuestro país recomendamos instalar cerraduras de seguridad con sistema antibumping, antitaladro y antipalanca. De la técnica del bumping ya hemos hablado: en la del taladro se perfora la cerradura hasta conseguir su apertura y en la de la palanca simplemente se desencaja toda la puerta por palanca. Más adelante hablaremos de ellas.

Una cerradura con sistema antibumping, antitaladro y antipalanca disuadirá a los ladrones de intentarlo debido a que necesitan mucho tiempo, mucha herramienta y mucho ruido para poder forzarlas. Además, requieren de una gran formación para hacerlo. Las cerraduras de seguridad mejoran si son de multipunto: esto quiere decir que estarán aseguradas no a un solo punto del marco de la puerta sino a varios. Con ello, conseguimos que en el caso de que se forzara uno todavía quedaran otros tantos asegurando nuestra puerta.

Una alternativa asequible a este tipo de dispositivos son los cerrojos FAC de seguridad. Como cerrajeros en Madrid podemos llevar a cabo su instalación en pocos minutos. A un buen precio podrá proteger su hogar o su negocio. Y es que estos cerrojos también cuentan con sistema de protección frente a las técnicas del bumping, el taladro y la palanca. Sin embargo, respecto a esta última queremos ofrecer alguna información extra para proteger cualquier espacio.

Puertas de seguridad: acorazadas y blindadas

Nuestra experiencia como Cerrajeros en Madrid Baratos nos ha demostrado que de nada sirve tener una buena cerradura si nuestra puerta es vulnerable. En efecto, son elementos complementarios de seguridad. Este concepto aún no ha calado suficiente entre los españoles: es de hecho causa de muchos de los robos. Le animamos a consultar algún vídeo sobre lo fácil que puede resultar hacerlo. Naturalmente, estos vídeos están realizados por profesionales de la cerrajería con la intención de apercibir a los usuarios del riesgo que corren con este tipo de puertas.

Y es que son muchas las personas que piensan que su vivienda o su negocio están protegidos gracias a una puerta blindada. Este tipo de puertas tienen cuerpo de madera y un recubrimiento de metal. Esto las hace enormemente vulnerables y, además, muy fáciles de forzar por el punto de la visagra y la junta con el marco con una simple palanca. Es por ello que como cerrajeros profesionales en Madrid recomendamos la instalación de puertas acorazadas. Estas, al contrario que las anteriores, tienen cuerpo de acero reforzado recubierto de un embellecedor de madera.

Junto con una cerradura de seguridad y un cerrojo FAC de seguridad pueden ser prácticamente invulnerables. En el caso de que quisiera forzarse todo ese conjunto se necesitarían horas de operaciones sumamente ruidosas: los dos enemigos de los asaltadores (tiempo y ruido). Igualmente, recomendamos la instalación de elementos de seguridad complementarios. Estos incluyen sistemas de alarma, sistemas eficientes de encerrajo y, ante todo, sentido común.

Este es especialmente importante en periodos vacacionales. Algunos consejos útiles en este sentido son: evitar publicar que vamos a estar ausentes de casa en nuestras redes sociales, dejar alguna luz encendida, no dejar todas nuestras persianas bajadas o pedirle a un vecino que retire de vez en cuando nuestro correo. Como cerrajeros Madrid podemos garantizarle que dichos consejos le servirán de ayuda y le ayudarán a ganar en tranquilidad y no perder en disgustos y dinero. Y es que en muchas ocasiones no disponer de dichos elementos hace que los asaltadores puedan entrar en nuestra vivienda sin dejar rastro: esto pone las cosas muy difíciles a la hora de reclamar a nuestro seguro por las pérdidas.