Información

¿Cómo es la transformación de los Gobiernos españoles hacia unos servicios públicos inteligentes, propios de la era digital?

Información
07 Diciembre 2018 257 votos

Cada vez son más las tecnologías que tenemos a nuestra disposición, tanto las empresas y los ciudadanos como las propias administraciones públicas. Vivimos en la era digital, en los tiempos de la conectividad y sería contraproducente que los Gobiernos no se modernizaran igualmente en los servicios públicos que ofrecen para responder a las nuevas demandas.

 

La era digital está marcada por el ritmo acelerado en el que nos desenvolvemos, lo que ha significado un cambio profundo en nuestra manera de trabajar, de comunicarnos, socializar, comprar y buscar y gestionar la información.

Innovación no solo para el sector privado

Es un hecho que la innovación siempre empieza en el sector privado, donde se implanta mucho antes que en el resto del sector público. No obstante, la administración pública española va bien encaminada y son muchos los avances que podemos ver en el panorama nacional como, por ejemplo, el caso del Registro Civil de Coruña que en su página registrocivilcoruna los ciudadanos pueden encontrar las herramientas necesarias para la tramitación online de importantes certificados como el de nacimiento, de matrimonio o defunción.

Esta iniciativa agiliza todos los servicios públicos tanto para los trabajadores como para los ciudadanos que, además de no tener que desplazarse físicamente para obtener este tipo de certificados, ahorran mucho tiempo al no tener que adaptarse al ritmo que suele marcar la burocracia física.

¿En qué se basa esta digitalización?

Cuando hablamos de la digitalización nos referimos a la adopción o al aumento en el uso de las tecnologías digitales o informáticas ya sea por parte de un país, una organización o cualquier industria. Con la adopción en masa de las nuevas tecnologías se produce un gran cambio en las sociedades, marcado por la transformación económica y social.

La adopción de las nuevas tecnologías tiene múltiples ventajas, beneficios y utilidades, sin embargo, si por algo hay que destacar su gran popularidad y su rápido avance en nuestras sociedades es la ayuda que ofrece al generar, procesar y tratar todos los datos. Si bien es cierto que la inclusión de las nuevas tecnologías ha venido por parte de la iniciativa privada, esta influencia ha pasado a todos los organismos públicos, que están adquiriendo todo lo necesario para adaptarse a los cambios.

Los beneficios para las administraciones públicas

La transformación de la Administración pública ya está en marcha en España y es que se ha fijado el 2020 como el año para finalizar este proceso y que sea completamente digital. Esto ha tenido una buena acogida y, como síntoma de ello, se han actualizado numerosas leyes, se han rehecho procedimientos y procesos, todo con el fin de poder aprovechar al máximo todos los beneficios que traen consigo las nuevas tecnologías.

La digitalización ha supuesto la creación de una nueva forma de comunicación y relación con la Administración, ya que las nuevas tecnologías junto a la administración electrónica pueden convertirse en los principales impulsores a la hora de promover una mayor participación de todos los ciudadanos en el diseño y en la estructura de la prestación de los servicios públicos.

Estos son algunos de los beneficios que se pueden comprobar al digitalizar la prestación de servicios públicos y algunas de las posibles ventajas que más se debaten sobre esta cuestión:

  • Mejor gestión y manejo de la información.
  • Mejora considerable de las comunicaciones en todas las direcciones.
  • Rapidez y, por lo tanto, gran ahorro de tiempo en todas las partes participativas.
  • Aumento de la productividad.
  • Eficiencia en todos los procesos.
  • Gran ahorro en costes.
  • Mejora de la seguridad y la salud de los trabajadores al reducir la presión y la    repetitividad del trabajo administrativo.
  • La realización de trámites pesados de una manera sencilla.

Retos de la digitalización que no hay que olvidar

El futuro, el progreso y la digitalización son procesos que van unidos y ya no pueden entenderse de una manera individual, al menos no hoy en día. Se habla mucho de la importancia que tienen las nuevas tecnologías como instrumentos del cambio social, puesto que pueden convertirse en la vía adecuada para mejorar la responsabilidad democrática por parte de todos y de fortalecer al mismo tiempo unos servicios públicos de calidad.

No obstante, este escenario presenta, como cualquier novedad que se instaure, una serie de retos y posibles problemas que merecen la atención de todos para encontrar cuanto antes unas soluciones efectivas. Nos referimos a la seguridad de la información, el desarrollo de una seguridad constante que pueda proteger todos los datos de los individuos que se registran en los sistemas públicos.

Con esto se presenta un reto aún mayor, la seguridad digital y es que las amenazas digitales están a la orden de día y la información, como siempre lo ha sido, es uno de los bienes más valiosos para el que hace falta construir una buena defensa.