Información

El hotel rural más romántico del país

Información
14 Noviembre 2018 539 votos

El hotel ocupa todo un pueblo, cuenta con un entorno privilegiado en pleno corazón de Asturias y una oferta de servicios que brillan por sí mismos: spa, restaurante de cocina asturiana, terraza solarium, hípica y mucho más.

 

La hospitalidad es una cualidad intrínseca en el ser humano que devino, ya en el Imperio Romano, en establecimientos que daban cobijo a los viajeros. Desde entonces la historia de la hostelería se ha ido desarrollando a ritmo de vértigo y a día de hoy existen hoteles que son una auténtica delicia y que gracias a las puntuaciones de sus clientes han conseguido la excelencia profesional.

 

Uno de ellos es el Hotel Rural Las Montañas de Pumar, un hotel rural ubicado en el suroccidente del Principado de Asturias formado por un hotel de 4 estrellas y varias casas rurales de 3 trisqueles, la más alta categoría en la comunidad autónoma.

 

Quienes busquen magia, paz y tranquilidad y quieran disfrutar del contacto con la naturaleza cuentan con este hotel, uno de los más románticos de todo el país que ocupa todo un pueblo.

 

Relax y actividades para conocer el entorno

 

Se trata de un hotel con encanto y romántico en territorio astur ubicado en un lugar de ensueño, en un valle entre montañas muy cercanos a la pintoresca y muy característica localidad de Besullo que se encuentra dentro de la parroquia del mismo nombre en el concejo de Cangas de Narcea.

 

Un entorno rodeado de vegetación, con un bosque lleno de robles, castaños y hayas crean un paisaje de cuento de hadas en el que no podía faltar el aliento de un río, el Pomar. Solo una persona vive en el pueblo y vive del ganado y la agricultura cómo lo hacían sus ancestros, de modo que se trata de un lugar ideal para desconectar y descansar.

 

Pero para los más aventureros también se dan actividades que llevar a cabo, destacamos las rutas de senderismo y los paseos a caballo guiadas así como escapadas en bicicleta para conocer el entorno y disfrutarlo de primera mano. Los caballos se encuentran en el complejo hotelero y ayudan a completar un escenario idílico en el que también se pueden llevar a cabo actividades de pesca en ríos de aguas rápidas, frías y muy oxigenadas.

 

El privilegiado enclave del hotel hace que se pueda hacer avistamiento de aves y animales y disfrutar de los ejemplares de la fauna autóctona, rebecos, nutrias, jabalíes, águilas o zorros, aunque también se puede ver algún oso despistado por los alrededores.

Ideal para hacer escapadas de fin de semana o puentes

 

Y si el entorno es mágico, las instalaciones son también de cuento, con servicio de spa, salón social, tienda, restaurante, terraza solarium o baño al aire libre. Las habitaciones son muy amplias decoradas con encanto, con una impronta en la que también se refleja la naturaleza del entorno, mucha personalidad y totalmente equipadas.

 

Las 28 habitaciones del complejo son dobles y están distribuidas entre los 7 edificios que forman el conjunto, pero también cuentan con una suite con capacidad para 4 personas, eso sí, el hotel es únicamente para adultos con el fin de preservar la tranquilidad de los clientes.

 

Ideal para hacer escapadas de fin de semana o puentes, el hotel también cuenta con packs de oferta que lo hacen asequible, porque la mayor parte de los clientes que lo conocen reservan de nuevo. Otro factor importante es el restaurante en el que se hace gala de la mejor gastronomía española y asturiana, una de las más ricas del país por la gran calidad de su materia prima.


En la carta del restaurante, no falta nunca la fabada asturiana o el rabo de toro con reducción de vino de Cangas, entre otras muchas delicias que no hacen sino afirmar la calidad de la oferta hotelera en la que todos los servicios brillan con luz propia. Y también el entorno, por eso los clientes que lo conocen sueñan con volver.