Información

Trucos para conservar tus alimentos frescos

Información
01 Agosto 2018 717 votos

Comer bien siempre ha sido uno de los grandes placeres de la vida. Sin embargo, muchas veces tenemos poco tiempo para dedicarnos a crear comidas saludables y divinas. Para esto hemos encontrado soluciones, como congelar las proteínas y tener unos buenos termos para comida, garantizando un sabor fresco en la comida de toda la semana laboral.

 

Una de las cualidades que advertimos y nos satisfacen de una comida es la frescura de sus ingredientes, especialmente cuando se trata de los no cocidos, como las verduras, los vegetales y las frutas.

Los comercios emplean diversos métodos para conservar los alimentos con esta propiedad; sin embargo, cuando en casa cocinamos las recetas que distribuiremos a lo largo de la semana, es bueno asegurarnos de que conservarán sus características hasta el momento de sentarnos a ingerirlos en el trabajo o en el hogar.

A continuación te facilitaremos algunos consejos y trucos que podrás implementar en casa para conservar tus alimentos por más tiempo, para que obtengas de ellos el mismo sabor del primer día.

Aceite de oliva como aislante

Si cortas a la mitad una fruta, ya sea manzana, pera o un aguacate, y quieres almacenarla, aplica unas gotas de aceite de oliva y distribúyelo con una pequeña brocha o con tu dedo, hasta expandirlo por toda la superficie interior que quedó descubierta.

El aceite servirá como un aislante entre la fruta y el exterior, evitando que se oxide demasiado pronto y conservando durante un lapso más prolongado la frescura del fruto.

¿Ensaladas sin aderezo?

La principal razón por la que las ensaladas se dañan demasiado rápido, una vez son guardadas en un recipiente, es porque las verduras frescas desprenden sus jugos naturales.

El aliño aumenta la oxidación de las ensaladas y es por eso que, cuando las hagas, asegúrate de tener el aderezo separado y agregarlo solo a la porción que comerás. Este consejo también aplica con el tomate.

Ahora bien, si agregas un toque de limón a tus ensaladas, garantizarás su frescura y sabor por más tiempo.

Frutas sumergidas

Si te sobró de una ensalada de frutas no cítricas (como manzana o pera), la mejor manera de preservarla es colocándola en un recipiente y luego agregar agua muy fría sin hielo hasta que queden completamente cubiertas. Luego, solo necesitarás retirar el agua antes de volver a consumirla.

La lechuga y el metal no se entienden

El metal no es aliado químico de este vegetal, así que en lugar de cortarla con cuchillos metálicos, es preferible que la trocees manualmente. Para guardarla, usa bolsas o recipientes de plástico y, de ser posible, coloca un papel o toalla absorbente entre la tapa y el contenido.

Innovaciones que ayudan

La vida moderna ha ido evolucionando hasta nuestros días con la idea central de que todo esté pensado para un fin. El objetivo de los inventos es facilitar nuestras tareas de manera tal que podamos invertir la menor cantidad de esfuerzo en estas y tener así más tiempo para descansar del trabajo.

Estos artefactos, como deshidratadores de alimentos, microondas o cápsulas nespresso, podrás encontrarlas en diversos espacios; uno de los más recomendables es Tuamigoenlacocina.com, en donde hallarás innovaciones que te permitan disfrutar más de la vida.