Información

Beber en tu casa como en un bar es posible con el grifo de cerveza

Información
03 Mayo 2018 912 votos

Tanto en Galicia como en el resto de España en general los bares son de los establecimientos físicos más populares, siendo frecuentados por multitud de personas que desean deleitar sus gaznates con bebidas de todos los tipos. La cerveza es sin ningún tipo de duda la de mayor éxito.

 

 

 

Para degustarla no es necesario acudir a un bar, aunque muchos optan por hacerlo alegando que la experiencia es mucho más satisfactoria sobre todo por lo que supone el hecho de que la bebida espumosa sea obtenida por medio de un dispensador. Afortunadamente dicha sensación también puede palparse en el hogar, bastando con adquirir un grifo de cerveza que disfrutarán no solo los propietarios o inquilinos, sino también las visitas que acudan al domicilio en cuestión.

¿Cómo funcionan los dispensadores de cerveza hogareños?

 

El tirador implementado en este tipo de aparatos se nutre del barril acoplado en el que debe encontrarse el líquido a suministrar, en este caso cerveza. Dicha bebida alcohólica, adicionalmente, se mantiene a una temperatura realmente fría para que los individuos la degusten en todo su esplendor.

 

Para tal fin es imprescindible mantener el grifo de cerveza enchufado a la corriente, puesto que de esta manera el sistema interno logra preservar aproximadamente unos 4 grados centígrados, estando considerada por los expertos la temperatura ideal de toda cerveza que se precie.

 

La disposición de un tirador da pie a que la bebida sea servida de la misma manera que en un bar, por lo que te sentirás como un auténtico profesional llenando tanto las jarras propias como las de tus familiares y/o amigos con, por supuesto, la espuma necesaria para disfrutar al cien por cien de la birra.

En qué debes fijarte al adquirir un grifo de cerveza

Aunque no se trata de un aparato complicado en absoluto es fundamental que, antes de proceder a la adquisición del mismo, analices una serie de características que determinarán tu nivel de satisfacción al utilizarlo. En primer lugar fíjate en si el modelo en cuestión dispone o no del sistema anteriormente mencionado, el cual sirve para mantener fría la cerveza.

 

Algunos grifos muy económicos únicamente implementan el tirador para simular la experiencia del bar, aunque la temperatura a la que sale la birra puede no ser del agrado de aquellos que gustan de un líquido bien frío sobre todo en la época veraniega. Por otra parte, ciertos modelos que sí integran dicha función presumen de un precio exageradamente barato debido a que no logran mantener los 4 o 5 grados centígrados durante un largo periodo de tiempo.

 

El mejor grifo de cerveza en lo que a la relación calidad-precio se refiere es aquel que no solo enfría la cerveza y permite dispensarla, sino que adicionalmente proporciona una mínima cantidad de semanas con la birra a la misma temperatura para que en cualquier momento puedas servírtela en óptimas condiciones.

 

A su vez, entran en juego otros factores que también deben ser tenidos en cuenta. Uno de ellos es omitido por algunos compradores a pesar de la relevancia que llega a tener. Se trata de la capacidad del depósito, la cual si deja que desear podría acarrear que el aparato acabase cayendo en el olvido.

 

Y es que no es plato de buen gusto tener que estar rellenándolo constantemente, hecho que sucedería con aquellas unidades que solamente dan cabida a un litro e incluso menos. Sin embargo, decantándote por un modelo de mayor capacidad no tendrás la obligación de reponer la cerveza frecuentemente con la gran comodidad que ello conlleva.

 

El consumo energético no debe quedar relegado a un segundo plano, puesto que se trata de un dispositivo que permanecerá enchufado durante muchas horas a lo largo del mes. Es por ello que, si dudas entre dos modelos cuyas características son muy similares pero difieren en este aspecto, conviene que te decantes por el más eficiente en términos eléctricos, factor que agradecerás enormemente al tener que abonar la factura de la luz.

 

A las características tecnológicas se suman las de carácter estético que, si bien puede parecer que no tienen tanta importancia, resultan relevantes especialmente si los propietarios o inquilinos de las viviendas desean que el dispensador de cerveza quede bien integrado en el conjunto del domicilio.

 

Es de agradecer la disposición de modelos muy variados en términos de diseño, existiendo unidades de todos los colores. Aquellas que tienen un mayor éxito son las que presumen de un estilo elegante, presentando generalmente tonalidades negras que aportan un toque de glamour a la casa.

 

Valorando todos los aspectos que han sido descritos acertarás de lleno al comprar el grifo de cerveza y le sacarás el máximo partido en multitud de situaciones, desde un encuentro de fútbol que exige disfrutar de una buena previa degustando birras hasta una fiesta hogareña con amigos y conocidos en general que agradecerán el hecho de que la espumosa les sea servida como en un bar.