Información

Peluches que nos emocionan

Información
19 Febrero 2018 1165 votos

Un regalo clásico que nunca pasa de moda

 

Los peluches son, sin duda alguna, uno de esos regalos que siempre emocionan. Los regalamos en cumpleaños, San Valentín, Navidades e incluso como disculpa, o simplemente porque nos hacen acordarnos de ese alguien especial. Sin embargo, este clásico no sólo es acertado por gustar por igual a niños y adultos en cualquier situación, sino que también tiene otros usos. Por ejemplo, los peluches gigantes se usan en muchas terapias y hospitalizaciones porque consiguen hacer que no nos sintamos solos, nos hacen compañía y nos ayudan a superar situaciones difíciles, haciéndolas más soportables.

 

Es por eso que hoy vamos a recopilar algunos de los usos y beneficios de los peluches, pues su importancia reside en su versatilidad y formas, aunque nos centraremos en los osos de peluche (los más populares) de gran tamaño.

El mejor regalo

Como decíamos antes, un oso de peluche es un regalo muy versátil. Lo primero es que los niños lo adoran, un oso de peluche gigante es un compañero de infancia perfecto, un confidente al que podemos contarle nuestras preocupaciones sin miedo a que nos juzgue, y un amigo que nos acompañará donde sea que vayamos. Sin embargo, no sólo los niños disfrutan de esto, pues muchos adultos conservamos peluches de nuestra infancia con un cariño que nunca desaparece, o nos emocionamos cuando nos regalan uno en la actualidad, por todos los recuerdos y buenos momentos que nos transmiten.

Son estas reacciones al recibirlos las que convierten a los osos de peluche en un regalo perfecto para cualquier momento. Así que, si estás buscando un regalo que demuestre tu cariño y que emocione a quien lo reciba, sea cual sea su edad y situación, no lo pienses más, un oso de peluche gigante será la elección más acertada.

Un modo de expresar nuestro amor

No hay duda de que los osos de peluche son el regalo predilecto de San Valentín, junto con una caja de bombones o unas rosas, pues transmiten ternura y amor, pero sobre todo indican que hemos pensado en la otra persona, en lo que le gusta, en que queremos que sea feliz, y eso siempre es un acierto.

Cuando regalamos un peluche, conseguimos transportar a la otra persona a un momento de felicidad, tanto por recordar tiempos más simples en los que un compañero de juego era todo lo que necesitábamos para ser felices, como por proporcionar una vía de escape, un amigo que nos espera siempre al llegar a casa con cariño y dispuesto a escuchar lo que tengamos que decirle, o a servirnos como apoyo cuando estemos tristes. Por esto, en esa fecha especial, nuestros amigos peludos siempre se convierten en un recurso a tener en cuenta.

Un excelente compañero y confidente

Una de las mayores ventajas de un peluche es que siempre está ahí para tí. Cuando llegas a casa cansado, o cuando has tenido un mal día, tenemos la seguridad de que nuestro peludo amigo va a estar esperándonos, dispuesto a escucharnos. Esto mejora cuando se trata de un peluche gigante, pues todos los que hayamos tenido uno sabemos que no hay nada mejor que abrazar un peluche de un metro cincuenta y sentir ese cariño y esa ternura que nos embriagan al hacerlo.

Además, estas ventajas se acentúan cuando hablamos de niños, pues los peluches les ayudan a potenciar su imaginación y creatividad al jugar con ellos, pero también a controlar sus emociones y a aprender a establecer vínculos afectivos.

Por último, estos también proporcionan una sensación de seguridad y paz, tanto por las noches y en viajes largos, haciéndoles compañía a los más pequeños, como durante una enfermedad. Los peluches gigantes se usan como herramienta terapéutica por todos estos motivos, ya que cuando los niños deben someterse a pruebas como resonancias o incluso a algo tan rutinario, pero aterrador para algunos, como las vacunas, su compañero hará que sea menos traumático, que estén más seguros y que no tengan miedo.

El amigo más tierno

Nos protegen de las pesadillas y de nuestros miedos más irracionales, nos hacen compañía y nos sirven de consuelo cuando más lo necesitamos, son excelentes amigos que siempre quieren jugar con nosotros y que sea cual sea nuestra edad, nos sacan una sonrisa y nos alegran el día sin esfuerzo. Los peluches son, sin duda, el mejor amigo del hombre, un amigo incondicional y atemporal, pero sobre todo un compañero inolvidable.

Si estás buscando un regalo significativo y duradero, algo que la otra persona siempre vaya a recordar con ternura, un peluche es la mejor opción, y si quieres doblar la diversión y el cariño, doblar el tamaño es una gran idea, pues nada mejor que un amigo gigante y blandito para reconfortarnos cuando lo necesitemos y para quererle como a uno más de la familia.