Evitar el fraude fiscal: un objetivo primordial para las empresas

Información
Comunicados | 14 Marzo 2022 | 323 Votos | Correo electrónico | Imprimir

Uno de los principales objetivos de las empresas y los profesionales autónomos es cumplir con todos los procedimientos legales relativos a su trabajo. Ninguna firma quiere cometer ningún tipo de fraude empresarial y fiscal ya sea por un descuido, desconocimiento, mala praxis o mala fe de sus trabajadores y socios.

 

La prevención del fraude empresarial y fiscal se sitúa, por tanto, entre una de las prioridades más destacadas del día a día de las compañías. Depurar cualquier error o identificar un intento de fraude es esencial para asegurar el futuro de la marca y trabajar con la tranquilidad de que los organismos públicos no podrán iniciar ningún tipo de investigación o proceso en contra.

Investigación de fraudes: en qué consiste

Los especialistas en investigación de fraudes GPartners explican cómo suelen ser este tipo de procesos en las empresas. «El cliente, generalmente propietario de una empresa, advierte que algo no marcha bien, pero no logra encontrar el problema», indican respecto al inicio de su trabajo.

«En ese momento cuentan con equipos como el nuestro, especializados en forensic y compliance penal», añaden: «el objetivo es investigar el origen del fraude, obtener las evidencias necesarias y minimizar el posible daño causado a la empresa», apuntan desde el despacho especializado.

Corrupciones, sobornos, apropiación de activos, robo y abuso de información o manipulación contable son algunos de los casos de fraude empresarial más habituales. Y que no solo están minando la economía de la empresa y haciendo que la competencia se sitúe por encima, sino que de manera adicional pueden estar 'vendiendo' a la empresa ante cualquier inspección pública.

La mejor solución es la prevención

Estos profesionales consideran que la mejor solución a este tipo de escenarios es la prevención. «Si se cuenta con un buen plan antifraude se colocan todos los cortafuegos necesarios para evitar que alguien pueda cometer estos actos ilícitos», recomiendan desde GPartners.

Y esta es una idea que cada vez se tiene más en cuenta en grandes compañías y pequeñas firmas. La elaboración de un plan antifraude evita quebraderos de cabeza y escenarios indeseados como darse de bruces con un gran fraude empresarial cuando ya este no tiene ningún tipo de solución.

Otro tipo de servicios

Empresas como GPartners ofrecen un apoyo integral a todo tipo de cuestiones relacionadas con fraudes y malas praxis en empresas. Desde la elaboración de planes antifraude hasta investigaciones y canales de denuncia, pasando por otro tipo de servicios adicionales.

La experiencia acumulada en estos trabajos permite que estos equipos puedan llevar a cabo informes periciales económicos, así como servicios de consultoría especializados en materia de fraude fiscal y empresarial.

Otros escenarios a tener en cuenta son los generados por la presencia de la Covid-19. El coronavirus ha abierto nuevos procesos (ERTES, bajas, etc.) que requieren de un buen tratamiento para evitar problemas y que también descuadran las cuentas y previsiones de las compañías. Un buen asesoramiento a este respecto puede minimizar los daños relacionados con la infección, la falta de materias primas, las bajas del personal, etc.

social youtube xornalgalicia   feed-image