Planisferios con nombre: qué son y por qué son tan importantes

Información
Comunicados | 04 Diciembre 2021 | 1613 Votos | Correo electrónico | Imprimir

La actual representación del planeta en los conocidos mapamundi o planisferios, es el resultado de años de avances y estudios, en los que el hombre ha comprendido mejor su entorno para representarlo gráficamente cada vez mejor. En la actualidad, estos mapas mundiales son muy precisos y son de gran ayuda para conocer mejor la ubicación de los países y las relaciones geográficas que hay entre ellos.

 

Desde los principios de la civilización, el hombre siempre ha tratado de representar su entorno, y eso incluye a la misma Tierra, la cual siempre ha sido protagonista en dibujos y mapas, desde los más rudimentarios e imaginativos desarrollados por culturas antiguas, hasta los más avanzados y sofisticados presentados en la actualidad con total exactitud.

Los planisferios con nombre, o mapamundis, como popularmente se les conoce, son representaciones planas de la Tierra, desarrolladas en mapas que presentan todos los continentes y sus países

Son muy utilizados en las escuelas para el estudio de la cartografía mundial y la ubicación de las naciones. También, gracias al desarrollo de internet, son muy accesibles y se pueden descargar e imprimir fácilmente.

Hay portales informativos y especializados, como https://elportaldemexico.com/viajes-y-lifestyle/planisferio-con-nombres/, que ofrecen muy buena información sobre mapamundis de todo tipo, incluyendo los planisferios con nombre. En ellos se aportan importantes datos que ayudan a comprender mejor la utilidad e importancia de estos mapas mundiales.

Historia del planisferio

El primer planisferio que intentó representar al planeta data del año 2500 a.C., realizado por los babilonios, que consistía en un mapa que dibujaba un gran río que dividía dos porciones de tierra. Ese era el mundo conocido por ellos hasta ese momento.

Posteriormente, varios siglos después, los griegos tuvieron una visión más amplia de la Tierra y comenzaron a plantearse la posibilidad de que fuera redonda, dibujando mapas en los que el centro del planeta era el Mar Mediterráneo.

Con el paso de los años, otros pensadores de distintas culturas siguieron concibiendo al mundo con forma de esfera, planteándose siempre como centro sus respectivas regiones. No obstante, la tendencia mayoritaria era suponer que el mundo era plano, y así dibujaban los mapas.

Con el descubrimiento de América y el inicio de nuevas rutas marítimas, comenzó a comprenderse mejor la forma esférica del mundo. En esos tiempos, los planisferios se convirtieron en algo esencial para la navegación, los cuales se iban ampliando con la incorporación de los nuevos territorios que se iban descubriendo.

En 1569, Gerardo Mercator creó el primer planisferio con nombres, uno de los más utilizados en el mundo, que fue referencia obligatoria para los navegantes de los siglos XVI, XVII y XVIII. El problema radicaba en las distorsiones que presentaban en los polos y el ecuador, en relación con las dimensiones reales de estas zonas del planeta.

En 1946, Buckminster Fuller creó otro planisferio con nombre llamado Proyección de Fuller o Dymaxion, que consistía en un modelo de mapa que representaba la superficie de la tierra en forma de poliedro, que al colocarse sobre una superficie plana, ofrecía una distorsión menor que el de Mercator.

En 1999, el diseñador japonés Hajime Narukawa diseñó el Authagraph, que hasta la fecha es el plano más preciso del planeta. El mapa divide a la Tierra en 96 triángulos, que forman un tetraedro. Cuando se despliega, se obtiene un rectángulo que mantiene las proporciones exactas de la Tierra.

Su importancia en la actualidad

Los planisferios con nombre son de gran utilidad para entrar en contexto en cuanto a la ubicación de los países, la cercanía entre ellos y las relaciones culturales que, por su proximidad, tienen entre ellos. Además, ayudan a comprender mejor los procesos históricos y es posible conocer cómo se desarrollaron los imperios a lo largo de los siglos.

Son de referencia obligatoria en la historia de la geografía mundial y nunca deben faltar en ninguna escuela o institución educativa de todo nivel. Por suerte, se pueden consultar y hasta descargar desde internet, y su acceso a ellos es cada vez más fácil.

social youtube xornalgalicia   feed-image