Importancia de contar con abogados especialistas en delitos de alcoholemia

Información
Comunicados | 03 Agosto 2021 | 1846 votos - Registrese para votar | Correo electrónico | Imprimir
social youtube xornalgalicia   feed-image

Legal Abogado Jurista - Foto gratis en Pixabay

Cuando se habla de delitos de alcoholemia, aunque no se crea, se trata de uno de los grupos de delitos más comunes en el país, siendo además uno de los más difíciles de sobrellevar cuando ocurren accidentes con consecuencias que requieren bastante cuidado por el detalle. En todo el proceso, el papel de los abogados especialistas en el tema será crucial.

 

Hay diversos delitos de alcoholemia. Desde el sencillo supuesto de haber superado 0,40 en el etilómetro, que supone una sanción administrativa, hasta aquellos casos en los que se superan los 0,60mg/l en aire espirado, donde ya se pasa a una sanción penal, y donde además se analizarán las causas -la sustancia consumida- y las consecuencias del delito, desde simples deslices hasta haber estado involucrado en un accidente de trafico estando borracho, que es uno de los delitos más graves, pero lamentablemente más comunes, y donde el papel de los abogados, como JR Abogados, especialistas en esta clase de delitos, será importante para una resolución.

Los delitos de alcoholemia y sus consecuencias

Partiendo desde el caso puntual de un accidente de tráfico estando borracho o, de forma más específica, habiendo superado los 0,60 mg/l en el alcoholímetro, la situación necesita mucho análisis y mucha responsabilidad, ya que en esos casos particulares se producen algunas aristas que vale la pena considerar.

El seguro

La legislación vigente establece que cuando se ha producido un accidente de tráfico y la persona involucrada directamente en el hecho ha dado positivo por alcoholemia, el seguro cubrirá todos los daños pertinentes, pero la persona tendrá que reembolsar esos gastos al seguro. Dicho de otro modo, todo correrá por el bolsillo del conductor que ha ocasionado el accidente, siempre y cuando se demuestre que estuvo con un nivel de alcohol o sustancias prohibidas en la sangre superior al que la ley determina como legal.

Las multas y condenas

Y sin embargo, lo anterior supone una de las consecuencias -sencillamente económica-, puesto que lo más seguro es que se tenga que pagar una condena en la cárcel, de acuerdo al análisis de daños que realicen los fiscales y que determine posteriormente el Juzgado, lo que también debe sumarse a las multas y a la sustracción de puntos -o directamente retención del carnet de conducir-.

El papel de los abogados

Dicho lo anterior, queda claro que es un panorama oscuro el que se presenta para un conductor que desafortunadamente ocasione un accidente dando positivo en alcoholemia.

Desde la prisión, las multas, la retirada del carnet, el trabajo comunitario, hasta la implicación en otros tantos delitos que pueden sumarse mediante comprobación de los fiscales, la condena puede llegar a ser muy dura y puede cambiar para siempre parte de la vida de la persona afectada, y es allí donde el papel de abogados especialistas en delitos de alcoholemia, como el ya citado equipo de profesionales de JR Abogados, se hará notar.

¿Qué pueden hacer los abogados?

En primer lugar, los abogados no pueden ir directamente contra la legislación vigente, que es muy clara y no requiere dobles interpretaciones, por lo que si se han demostrado cosas y no se tienen pruebas que le planten cara, será difícil cambiar lo que dictamine el Juzgado en diferentes cargos.

Sin embargo, los abogados expertos en delitos de alcoholemia pueden realizar un planteamiento estratégico del caso que permita cumplir con diferentes objetivos, desde rebajar los cargos que involucren prisión o multas, hasta aportar pruebas sólidas que permitan desestimar cargos puntuales, como el delito de conducción temeraria, exceso de velocidad o de homicidio imprudente, que podrían engrosar los delitos y condenas asociadas.

A su vez, contar con abogados especialistas en tema de alcoholemia permite hilar fino y cuidar los detalles, ya que la diferencia entre la sanción penal y la administrativa puede ser mínima, solo observable y defendible para profesionales con experiencia; lo que más adelante podría traducirse en que el seguro a todo riesgo sí pueda cubrir los daños -sin exigir reembolso al conductor-, en que el ciudadano no tenga que pasar por prisión o hacer trabajos en la comunidad, y otro sinfín de vertientes que solo serán alcanzables si se cuenta con los mejores en el ramo.