Los cigarrillos electrónicos: ¿dónde está permitido usarlos?

Información
Comunicados | 22 Marzo 2021 | 1518 Votos | Correo electrónico | Imprimir

Los cigarrillos electrónicos son uno de los hábitos más de moda en la actualidad.  De hecho, constituyen un producto realmente versátil donde el consumidor puede elegir múltiples complementos que adaptan a su gusto la experiencia. Por eso existen líquidos de sabores diferentes para los cigarrillos electrónicos que hacen que este hábito sea tremendamente atractivo para el que le guste variar habitualmente las recargas.

 

Pero la mayor duda que surge, sobre todo entre las personas que acaban de iniciarse en el empleo del e-cigarrillo, es hasta qué punto le afecta el uso de estas restricciones legislativas como la ley antitabaco en España.

La cruzada contra el tabaquismo iniciada en 2006

Como todos sabemos desde el año 2006 existe en España una ley contra el tabaquismo conocida como la Ley antitabaco. Esta ley fue modificada en el año 2011, con el fin de ampliar las restricciones, tenía un objetivo realmente ambicioso en sus inicios que era reducir drásticamente el consumo. Y es que la lucha contra el tabaquismo ha constituido en las últimas décadas una meta común de la población e instituciones, ya que este es de los problemas de salud que más preocupación social genera. Por eso nuestro país se dotó en la década pasada de este instrumento legal, que junto con el de algunos estados norteamericanos y varios países de Europa, es probablemente la ley más restrictiva del mundo en este ámbito.

Y aquí surge la duda, ¿hasta qué punto afecta esta ley a los cigarrillos electrónicos y demás productos vapeantes?

Los e-cigarrillos un producto seguro

La realidad es que los cigarrillos electrónicos constituyen un producto 

completamente seguro y sobre el que la ley de 2011 tiene una influencia muy reducida. Esto se debe a que básicamente desde el año 2014 los e-cigarrillos han sido incluidos en la conocida como Directiva de productos del tabaco, que en gran parte permite su uso y exclusivamente controla las recargas que contienen nicotina.

Estás recargas que son básicamente los e-líquidos que se utilizaban a la hora del vapeo no siempre tienen que contener esta sustancia y de hacerlo esta se encuentra en cantidades mínimas. Esto es debido a que el uso de este tipo de productos no constituye, al contrario del tabaco convencional, un problema grave para la salud. Y es que la clave de esto está en el funcionamiento de los dispositivos.

Básicamente vapear no es lo mismo que fumar. El tabaco a diferencia de los e-cigarrillos genera humo cargado de sustancias químicas nocivas, que incluyen algunas tan dañinas como el alquitrán. Muy al contrario, los productos vapeantes, y más concretamente los e-cigarrillos, basan su funcionamiento en generar vapor. Este vapor está libre de sustancias químicas y a diferencia del humo no se condensa en el ambiente, sino que se evapora rápidamente. Es por esto, que usar cigarrillos electrónicos en espacios interiores puede ser permitido.

Un producto que te permite socializar mejor

Desde la llegada de la ley en 2006 y especialmente después de su modificación del 2011 los fumadores de tabaco se han convertido en un colectivo socialmente peor visto. Ya no es posible ver a personas fumando en locales como restaurantes o bares y en ciertos espacios al aire libre está completamente prohibido que esta acción se realice, como por ejemplo en lugares cercanos a instituciones educativas o sitios de interés público.

Con el cigarrillo electrónico pasa exactamente lo contrario. Es muy común ver a personas utilizándolo en todo tipo de espacios. Y es que excepto que exista una prohibición expresa de los propietarios de los locales no hay ninguna provisión legislativa que impone que su uso esté restringido.

Es por todo ello que el uso de productos vapeantes, está socialmente bien visto y su utilización no constituye ningún tipo de tabú como sí sucede con el tabaco.

Es por tanto que el uso del cigarrillo electrónico está permitido en general en cualquier lugar público y privado más allá de que sea un espacio interior o exterior.

  Se puede considerar por tanto que el uso de los e-cigs permite socializar mejor que otro tipo de hábitos y no constituye per se un impedimento para esto.

Los e-cigarrillos un producto accesible

Los cigarrillos electrónicos son un producto al alcance de cualquier persona, ya que además de seguros para la salud son muy económicos. Es realmente sencillo encontrar el dispositivo adecuado para cada usuario, ya que en el mercado existen un sinfín de modelos adaptados a la experiencia y necesidades particulares de cada uno. Por eso tiendas online como la número uno en Europa Terpy.es ofrecen esta amplia gama de productos con la mejor calidad demostrada y con el asesoramiento de los mejores expertos. Y todo ello a un solo clic de distancia. Es por todos estos motivos que cada día más personas nuevas se pasan a disfrutar de la experiencia de usar los e-cigs.

social youtube xornalgalicia   feed-image