Información

Retoques sencillos para retocar tus fotos

Información
16 Abril 2019 497 votos

Si tienes algo de experiencia en el mundo de la fotografía, entonces sabrás lo frustrante que es estar todo el día haciendo fotos con tu cámara digital, descargarlas en el ordenador y comprobar que los resultados difieren mucho de lo que te habías imaginado. Pero realmente no es culpa tuya -> ocurre mucho.

Pero afortunadamente, podemos valernos de la edición gráfica para añadir todo tipo efectos: podemos regular el brillo y el contraste, la saturación, agregar maquillaje o lo que queramos.

 

Si todavía no tienes mucha experiencia en este mundo, te recomendamos que empieces con los efectos que vamos a describir a continuación:

Retoques básicos para empezar en el mundo de la fotografía digital

  • ·La importancia de hacer una buena composición: Es cierto que esto no tiene relación con el retoque fotográfico, pero es importante partir de una buena base porque, de lo contrario, no habrá mucho que hacer. Habrá que saber qué tipo de imagen vamos a capturar antes de disparar la cámara, el efecto a conseguir y los posibles fallos, para tenerlo todo más o menos pensado.

Revisa la fotografía a través del display digital y piensa en si hay mucho que mejorar: si fuese así, quizá valdría la pena hacer un nuevo intento.

  • ·Ajustes de iluminación y contraste: Los errores más comunes que suelen mostrarse en la fotografía están relacionados con la iluminación y la imagen. La luz puede ser maravillosa por sí misma, o estropear una imagen, y lo mismo pasa con el contraste.

Lo mejor de todo es que ajustar el brillo y el contraste es de las cosas más fáciles que se puede hacer, y es que puede conseguirlo cualquier software de edición gráfica.

  • ·Ajustes sencillos: Una vez que hayamos ajustado la iluminación y el contraste, habrá que hacer otros ajustes de nivel, como puede ser el balance de blancos o la saturación de la imagen. Para poder aprovechar estas prestaciones al máximo, nuestra recomendación es que captures las imágenes utilizando el formato RAW. Así tan solo tendrás que hacer un clic para conseguir el ajuste deseado.

Si no has usado este formato, tampoco pasará nada, ya que podrás hacerlo de manera manual (aunque te costará más).

  • ·Nitidez: La nitidez puede hacer que una foto sea más o menos borrosa, además de discriminar ciertos elementos con el fondo. Por ejemplo, puedes hacer que el fondo sea más o menos importante, en contraste con el elemento que se está enfocando.
  • ·Elimina todo aquello que no aporte nada: Es posible que haya ciertos elementos de la imagen que más que aportar, resten. Puede ser que nos encontremos con una “mano” que se ha colado, un dedo, con un cable, con una pintada que diga algún que otro vocablo malsonante, etc. Es fácil corregir todos estos elementos, pero habrá que hacerlo con cuidado para no estropear la esencia de la imagen en cuestión.

Son retoques sencillos de conseguir, nada especiales, pero pueden cambiar el significado de la fotografía de una forma que ni te imaginas.