A Xunta de Persoal funcionario dos Servizos Centrais da Xunta de Galiza vén de demandar a devolución da parte da paga extra correspondente ao ano 2013 tras coñecer a primeira sentenza positiva do Tribunal Supremo ao respecto do conflito colectivo presentado por este motivo. Un dos diversos presentados no ámbito do persoal laboral polo recorte nas pagas extras do 2013 perante o Tribunal Superior de Xustiza de Galiza (TSXG).

A Xunta de Persoal lembra que xa no ano 2014 o TSXG fallou favorablemente as reclamacións subsidiarias destes colectivos, tanto da Administración xeral da Xunta de Galiza como dos diferentes entes instrumentais autonómicos. “Nestes casos non se admitía a devolución do total do recorte nas pagas extras do 2013 (sobre un 5% da masa salarial) pero si da súa parte devindicada ao entrar en vigor a Lei de Orzamentos dese ano o 1 de marzo”.

Sinala que desde o pasado ano 2015, no ámbito do persoal funcionario dos corpos xerais da Xunta de Galiza, estanse a xerar multitude de sentenzas individuais que fallan na súa totalidade a favor das reclamacións que o persoal funcionario está a presentar. “En varias destas sentenzas estanse a producir costas que condenan á Administración a pagos que chegan, en casos, aos 400 € por proceso”, afirma.

Asegura que todos e cada un dos recursos presentados polo persoal da Xunta de Galicia, en todos os ámbitos (Ensino, Saúde, Persoal funcionario dos corpos xerais e persoal laboral) están dando a razón aos traballadores e traballadoras públicas.

Por iso entende que a Xunta de Galiza “está embarcada nunha espiral de recursos co obxecto de atrasar todo o posible o inevitable e sen máis expectativas que gastar os cartos da cidadanía en reclamacións estériles xudicialmente”.

Considera que non ten ningún sentido alongar esta situación e “gastar recursos públicos, tanto económicos como humanos, en pleitear contra os seus propios administrados e administradas cando o que se pretende é agochar a ineficacia política que supuxo aprobar os orzamentos, e por ende o recorte que supuxo o específico nas extras, no ano 2013”.

Así as cousas exixe á Xunta de Galicia, nomeadamente á consellaría de Facenda, que realice, canto antes, o reintegro da parte devindicada das pagas extras do ano 2013, co obxectivo de paralizar dunha vez esta dinámica xudicial e coa fin de aforrar custos e recursos públicos á cidadanía galega en pleitos sen sentido contra seu propio persoal.

 

200AlbertoNunezFeijooTruhanOsenorPPdeGAlberto Núñez Feijóo  nace en Orense allá por el año 1961.En Santiago de Compostela estudia  Derecho. No se lo piensa dos veces y prepara las oposiciones de funcionario de la Xunta de Galicia. Su suerte cambia cuando en septiembre del 1991 se cruza en un pasillo con un genovés de postín, el veterano José Manuel Romay Beccaría, titular de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales. De mutuo acuerdo le nombra Secretario General.

En 1996, tras la victoria de Aznar, como otros muchos genoveses se traslada a Madrid para formar parte del nuevo gobierno. En el sorteo llevado a cabo en la sede nacional de Génova 13, Alberto fue agraciado con el nombramiento retribuido de Secretario General de Asistencia Sanitaria en el Ministerio de Sanidad y Consumo, cuyo titular era  casualmente , el mismo genovés con el que se había cruzado años antes en un pasillo : Romay Beccaría, y ese mismo año, dicho y hecho y pasó a convertirse en el nuevo Presidente del INSALUD.

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

Pero Alberto es un genovés inquieto y con ganas de ascender así que entre mayo de 2000 y enero de 2003  pasó a ejercer  la Dirección de la entidad pública estatal Correos y Telégrafos. Con un cierto olfato de superviviente en el año 2003 regresa a Galicia para formar parte del Gobierno de la Xunta que preside Manuel Fraga Iribarne.El 18 de enero fue nombrado Consejero de Política Territorial, Obras Públicas y Vivienda y un año después se convirtió en Vicepresidente primero.

Después de que Manuel Fraga en las elecciones del 2005 se quedara descompuesto y sin su Xunta tras la formación de un gobierno formado por el PSOE-BNG , Alberto tiene que buscarse la vida y para ello se agarra al escaño autonómico y desde allí entrar en las guerras internas entre genoveses varios. Finalmente resulto vencedor, siendo elegido a principios de 2006 presidente del Partido Popular de Galicia. Desde entonces no ha parado de hacer gestos de sumisión debida  a su presidente del partido, el inefable de Mariano Rajoy.

En las elecciones autonómicas, celebradas el 1 de marzo de 2009, con buenas dosis de marrullería y gracias también a " los méritos "  de la coalición PSOE-BNG, logra la victoria por mayoría absoluta (38 escaños). Mayoría que vuelve a obtener el 21 de octubre del pasado año tras la disolución anticipada del Parlamento regional.

Alberto formalmente tiene pareja desde hace ocho años. La susodicha es la periodista Carmen Gámir a la que ha colocado amistosamente a varios cientos de kilómetros con la Secretaria de Estado de Presupuestos, casualmente ex Consejera de Hacienda de su gobierno. Con el tiempo, los que le conocen sostienen que cada día es más católico, apostólico y romano

Sus promesas electorales , provocan las risas de personal, sobre todo entre los caciques genoveses que pululan por su Partido y que siguen esperando que cumpla con su anuncio según el cual  iba acabar con ellos y con sus asimilados. Tiene ya un buen número de imputados dando vueltas por los juzgados y  aunque en ocasiones ha intentado disimularlo es un genovés de pura cepa que según pasa el tiempo se está fusionando con las peores artes de sus mayores.

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

Y para acabar de rematar su trayectoria no está de mas recordar el lío en que se ha metido últimamente con motivo de la publicación de unas fotografías personalizadas en las que aparece hermanado con uno de los mayores narcotraficantes de Galicia y sus alrededores : Marcial Dorado que en estos momentos está una condena de 14 años por narcotráfico. En esta ocasión, visto como evolucionan los acontecimientos, el trilero de Feijöo puede acabar fuera del largo pasillo genovés que tantas alegrías le ha venido dando en los últimos años. Así dicen que  piensan y lo desean por este orden, la repipi de la Vicepresidenta Sáenz de Santamaría, el no menos cursi de Ruiz Gallardón y en diferido la maltrecha Cospedal. .

LAS OTRAS 'AMISTADES PELIGROSAS' DE FEIJÓO AMENAZAN SU ASCENSO HACIA LA CÚSPIDE DEL PP

El empresario Gerardo Crespo reconoce a 'Público': “Hice donaciones en el despacho de Luis Bárcenas, en el de Romay Beccaría y en el de Carlos Negreira, alcalde de A Coruña”. Por su parte, el presidente gallego "dejó de cogerme el teléfono un mes después de que me lo hubiera pinchado la UDEF".

El Partido de los Socialistas de Galicia-PSOE presentó esta semana una moción en el Parlamento autonómico solicitando, por enésima vez, la comparecencia de Alberto Núñez Feijóo para que explique los diferentes supuestos de corrupción en los que está inmerso el PPdG. Y que, en muchos casos, implican directamente a amigos o personas cercanas al presidente gallego. Las amistades peligrosas de Feijóo. La mayoría absoluta del PP echó por tierra la iniciativa.

Por supuesto, durante el debate tuvo Feijóo que escuchar reiteradamente el nombre de su amigo más peligroso, el narcotraficante arosano Marcial Dorado, condenado hace apenas un mes a seis años de cárcel y a pagar 21,5 millones de euros por lavar dinero de la droga. En el decorado de este proceso, celebrado en la Audiencia Nacional, ocupan lugar de honra dos hermosos barcos, pertenecientes a la flotilla que la Audiencia confiscó al contrabandista tras la sentencia. Gerardo Crespo: "Fraga era una persona estupenda. Soy afiliado desde cuando el PP era AP, a los 18 años” El Menkalina tiene 12 metros de eslora y, a bordo de él, Dorado y Feijóo surcaron las aguas arosanas en 1995, durante unas vacaciones en las que ambos compartieron el chalet del narco. A bordo del Oratus, el hoy presidente gallego y posible aspirante a suceder a Mariano Rajoy al frente del PP nacional, disfrutó de la calma de las mareas ibicencas en 1997.

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

Ambas naos estaban patroneadas por el también narco José Antonio Devesa, condenado a 11 años de cárcel por un alijo de 4.000 quilos de cocaína que transportaba en 2003. En aquellos años, Dorado ya había sido portada de los periódicos regionales por su detención en el curso de la Operación Nécora contra el narcotráfico, aquella que encumbró a Baltasar Garzón a la categoría de juez estrella. Y todo el mundo en Galicia sabía quién era y a qué se dedicaba Marcial Dorado. Exceptuando, al parecer, a Núñez Feijóo.

Pero estos días afloran otras presuntas amistades peligrosas del político orensano. Ocupa podio destacado, entre ellas, el nombre de Francisco Ramón Pachi Lucas, apodado El conseguidor por su habilidad al abrir puertas de la administración para facilitar adjudicaciones públicas. Su ex jefe, Gerardo Crespo, lo confirma en conversación telefónica con Público. Crespo y su padre, además, también eran amigos de Feijóo. Y, antes, de Manuel Fraga: “Una persona estupenda. Soy afiliado desde cuando el PP era AP, a los 18 años”.

Ahora Crespo es investigado como principal cabecilla de una presunta trama de cursos falsos para autónomos y discapacitados. La Operación Zeta. Tras pinchar su teléfono la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía, su facturación con la Xunta pasó de 1.900.000 euros en 2012 a 36.000 euros el año siguiente. Hoy asegura estar arruinado y no haber cometido ningún fraude. Crespo pagaba al conseguidor Pachi Lucas 3.000 euros mensuales, por transferencia bancaria. “Yo a Feijóo lo conozco desde siempre. Desde que llegó a Galicia. A Pachi Lucas lo escogí porque me parecía la persona adecuada. Si luego él se basaba [para conseguir contratos] en sus amistades, es algo que contaré con calma. Pero no es un problema mío”, señala tras ser preguntado acerca de si la amistad de Lucas con Feijóo pudo haber influido en las adjudicaciones de la Xunta a su empresa Azetanet.

También sugiere que Feijóo pudo haber sido informado de su pinchazo telefónico cuando la investigación era aún secreta y Crespo desconocía estar siendo vigilado: “Feijóo me dejó de coger el teléfono a primeros de febrero de 2012 [un mes después de pinchar la UDEF su teléfono]. También Pachi Lucas me dejó de coger. Yo me di cuenta de que algo pasaba. Ellos se enteran de que estaba siendo investigado y se desmarcan”. "Feijóo le dijo a Pachi que nos iba a ayudar mucho, y que, cuanto más dinero ganáramos, mejor" De la buena relación de Lucas con Feijóo también dice tener constancia. “Yo soy consciente de que Feijóo le dijo a Pachi que nos iba a ayudar mucho, y que, cuanto más dinero ganáramos, mejor. Son frases de Feijóo a Lucas que Lucas me transmite a mí, y que han desaparecido de las grabaciones del sumario”. Otra vez documentos desaparecidos. Según estas interesadas fuentes. Había ocurrido ya cuando desaparecieron, a causa de una inundación, los contratos de la Xunta con el narcotraficante Dorado cuando fueron solicitados por la oposición. –Tengo que hacerle una pregunta muy directa, pero no se ofenda, señor Crespo –dice el periodista–. ¿Financió usted de alguna manera al PP?

–En el sumario consta que di aportaciones económicas al PP. No las niego. Las di. –¿Lo hizo por transferencia?

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

–No. Hice donaciones en el despacho de Luis Bárcenas y tengo testigos. Y también a José Manuel Romay Beccaría cuando era tesorero [tras la defenestración de Bárcenas; Romay fue el gran valedor político de Núñez Feijóo, y actualmente preside el Consejo de Estado]. Y, por supuesto, también hice donaciones a Carlos Negreira [alcalde popular de A Coruña]. Feijóo negó conocer al que había nombrado responsable de uno de los departamentos más importantes de su consellería tras destaparse su implicación en la Gürtel Gerardo Crespo y Pablo Crespo no tienen nada que ver, a pesar de sus apellidos coincidentes. Si Gerardo está siendo investigado en la Operación Zeta, el otro es uno de los más rutilantes imputados de la Gürtel: Pablo Crespo era el número dos de Francisco Correa, para ser exactos. Y Pablo Crespo es otro de los grandes amigos peligrosos de Núñez Feijóo. De hecho, tras su nombramiento como conselleiro de Obras Públicas en 2003, en el último gobierno gallego de Manuel Fraga, Feijóo nombró a Pablo Crespo miembro del consejo de Puertos de Galicia.

Pero, tras destaparse la implicación de Crespo en la trama Gürtel, Feijóo negó conocer a aquel a quien había nombrado responsable de uno de los departamentos más importantes de su consellería. En ese mismo consejo, el entonces flamante conselleiro Feijóo integra también a Carlos Negreira, actual alcalde coruñés y ya citado en este reportaje como receptor de donaciones ilegales del otro Crespo, Gerardo.

Al banquero venezolano Escotet se le vendió Novacaixagalicia por mil millones tras ser rescatada por el Estado por 9.000

La última amistad peligrosa conocida de Feijóo se llama Juan Carlos Escotet, y es un banquero venezolano al que se le vendió Novacaixagalicia por 1.000 millones de euros cuando su rescate le había costado al Estado español 9.000. El Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB) reconoció ese sustancioso décalage de 8.000 euros como una pérdida. Feijóo admitió en sede parlamentaria haber sido uno de los principales actores de esta venta, en contacto directo con el banquero venezolano. Escotet regresó a la actualidad internacional estos meses porque su nombre figura en la lista Falciani.

“En torno a este hombre pasan cosas muy curiosas”, resume la diputada socialista gallega Marisol Soneira. “Este hombre tiene amigos muy peculiares”. De momento, en el PP aún se especula con el nombre de Núñez Feijóo como posible cartel electoral en las generales, en caso de debacle municipal y autonómica de las huestes de Mariano Rajoy. Feijóo tiene tiempo para meditarlo. No está obligado a convocar autonómicas hasta otoño de 2016. Pero hay que pensar en un posible adelanto según lo que ocurra en las municipales, confirman fuentes del PP gallego.

En política, si pierdes un amigo pierdes un voto. Pero si pierdes un amigo peligroso, como los de Feijóo, puedes perder más

http://www.publico.es/politica/otras-amistades-peligrosas-alberto-nunez.html

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

LA OPOSICIÓN EMPLAZA A FEIJÓO A QUE ACUDA YA A LOS TRIBUNALES

Los grupos exigirán de nuevo los contratos con Dorado

La amenaza del presidente de la Xunta de acudir a los tribunales para defenderse de las acusaciones por su vieja relación con el contrabandista Marcial Dorado no parece que haya intimidado a la oposición. Es más, los grupos parlamentarios que no apoyan al Gobierno coincidieron ayer en el emplazar a Alberto Núñez Feijóo a que acuda a los tribunales porque entienden que sería una manera de aclarar las zonas de sombra sobre ese asunto que ni el presidente ni su Gobierno han logrado despejar. La oposición también ha advertido de que volverá a la carga para que se le permita el acceso a los contratos de los hospitales públicos en los años noventa, cuando Feijóo dirigía el Sergas y frecuentaba la compañía de Dorado. “Usaremos todos los recursos parlamentarios” para conseguir esa información, anunció el portavoz socialista, Abel Losada.

El principal destinatario de la amenaza de Feijóo, Alternativa Galega de Esquerdas (AGE), replicó al presidente con actitud desafiante. “Que nos lleve ya a los tribunales. Así nos hará la próxima campaña electoral”, declaró su viceportavoz, Yolanda Díaz. Lejos de dar un paso atrás, el líder de AGE, Xosé Manuel Beiras, manifestó que “el que debería estar encausado es Feijóo” y que si es cierto, como dice el presidente, que se han hecho desaparecer los contratos de la Xunta anteriores a 2003, eso constituiría “un delito”. “Es él quien está insultando sistemáticamente a los cientos de miles de ciudadanos que no le votaron, quien está faltando absolutamente a los derechos parlamentarios de la oposición”, concluyó Beiras.

La oposición insiste en las contradicciones de la Xunta, que por un lado deja caer que la documentación ya no existe y por otro alega que no puede enviar los contratos de los hospitales de los años noventa porque la magnitud de esa documentación la hace “inmanejable”. El socialista Losada considerá “absolutamente inexplicable” que se nieguen los papeles al Parlamento, convertido, según el PSdeG, “en un plató de televisión para exhibir los trucos de propaganda” del PP. “Feijóo tiene todo el derecho del mundo a querellarse contra quien considere, pero lo que debe hacer es contestar a las preguntas en el Parlamento”, insistió Losada.

Los socialistas estudiarán la próxima semana los mecanismos legales para intentar que la Xunta se avenga a mostrar los documentos que le han pedido. También el BNG seguirá por ese camino, según apuntó su líder, Xavier Vence, quien además comparte la opinión de que judicializar el asunto contribuiría a que Feijóo tuviese que dar explicaciones. “Sería una buena manera de que el presidente aclare su historia y los ciudadanos tengan más información de las relaciones del PP con el narcotráfico en los años ochenta y noventa”, apuntó Vence. El líder nacionalista coincide además en que la ley no ampara la destrucción de contratos cada diez años, como asegura Feijóo.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/05/17/galicia/1368814663_611372.html

FEIJÓO REVELA QUE LA XUNTA NO CONSERVA LOS CONTRATOS DE DORADO ANTERIORES A 2003

AGE pregunta al presidente si dio órdenes de que no se le hiciera la autopsia al amigo que le presentó al narco. Las preguntas al presidente de la Xunta esta mañana en el Parlamento eran claras y directas: ¿a qué cree usted que se dedicada profesionalmente su íntimo amigo Manuel Cruz, testaferro de Marcial Dorado?; ¿es verdad que en 1999, cuando murió Cruz en un accidente calificado de “extraño” por la prensa, llamó al Sergas para que no se le practicara la autopsia? Alberto Núñez Feijóo no ha osado contestar las cuestiones planteadas por la viceportavoz de Alternativa Galega de Esquerda, Yolanda Díaz, ni siquiera vagamente. “Habla de un muerto”, se ha limitado a afirmar el líder del PP gallego en referencia a Cruz, el amigo que le presentó a Dorado y que en los años noventa lo introdujo en el círculo de fiestas y vacaciones del afamado contrabandista. “¿Para qué? ¿Para que lo defienda su familia de injurias, calumnias, autopsia…?”.

Díaz ha asegurado que en Ferrol “todos sabían que Cruz se dedicaba al narcotráfico”, que era miembro de los Guerrilleros de Cristo Rey, un grupo parapolicial y ultraderechista que actuó durante el final de la dictadura franquista y los primeros años de la Transición, y que andaba con pistola. Feijóo ha optado por consumir su tiempo de réplica acusando a AGE de decir “barbaridades envuelto en la inmunidad parlamentaria” y de ser una formación “violenta”. “Se puede hablar con el BNG y el PSdeG, pero es imposible hablar con los que no quieren más que violencia y puñetazos”, ha añadido. Y al calificar la viceportavoz de AGE de “trapallada” el documento facilitado por la Xunta con un listado de los contratos adjudicados a empresas de Dorado tanto por los gobiernos del PP como por el bipartito, Feijóo ha revelado que se trata simplemente de una enumeración de órdenes de pago porque los expedientes anteriores a 2003 han sido destruidos. El presidente ha explicado ahora que ley solo obliga a las Administraciones a guardar esa documentación durante diez años y que él solo se puede comprometer a facilitar “todos los rastros de pagos” que encuentre su equipo. Díaz le ha pedido que al menos entregue documentos certificados por funcionarios y que no envíe, como hará mañana en una Comisión de Sanidade, a cargos designados por él a dar las explicaciones. “No queremos políticos, sino funcionarios que certifiquen que usted dice la verdad”, ha añadido la diputada de AGE. El debate sobre el caso Dorado ha vuelto a llevar la tensión al hemiciclo, de nuevo con el protagonismo del líder de AGE, Xosé Manuel Beiras, quien, cuando Feijóo estaba respondiendo al secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, le ha espetado desde su escaño: "Es usted un chulo de barra americana". http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/05/15/galicia/1368610327_875110.html

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

FEIJÓO CULPA A LA OPOSICIÓN DE QUE NO MUESTRE LOS CONTRATOS CON DORADO

El presidente promete detallarlos “de inmediato y céntimo a céntimo” Han pasado 15 días desde que Alberto Núñez Feijóo reconociese tácitamente ante el Parlamento gallego que empresas de su antiguo amigo contrabandista Marcial Dorado recibieron ayudas y contratos de la Xunta. Desde entonces, el presidente gallego solo ha desvelado una compensación de 120.000 euros que el bipartito otorgó en 2007 a una firma de Dorado, dentro del paquete de indemnizaciones por los daños de los temporales en la comarca de Arousa. Feijóo ha divulgado esos datos en el Parlamento y en comparecencias ante la prensa, pero sigue sin detallar los contratos durante los Gobiernos de Fraga, en los que el actual presidente ocupó diversos altos cargos. Ayer prometió que lo hará “de inmediato” y “céntimo a céntimo”, y justificó el retraso echándole la culpa a la oposición. Feijóo aseguró que iba a facilitar esos datos en su tormentosa comparecencia parlamentaria del pasado miércoles, en la que Alternativa Galega de Esquerda (AGE) le preguntaba expresamente por esa cuestión, pero alegó que el incidente con el líder de esa formación, Xosé Manuel Beiras, no se lo permitió. “No me dejaron”, explicó en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consello de la Xunta. “No pude seguir contestando porque un diputado [Beiras] vino a mi escaño y, además de decirme cosas interesantes, dio puñetazos encima”, se justificó Feijóo. Lo cierto es que el incidente con Beiras fue anterior a la pregunta de la viceportavoz de AGE, Yolanda Díaz, a la que el presidente se negó a contestar alegando que no lo “merecía” por no haber pedido disculpas ante la actitud de su jefe de filas.

Feijóo tenía otra oportunidad ayer para divulgar esos datos a la prensa en su comparecencia tras el Consello —como, de hecho, hizo dos semanas antes con la indemnización del bipartito— pero tampoco la aprovechó. Y eso que, según aseguró, es “el más interesado” en que se conozcan para probar que él personalmente “ni firmó ni adjudicó” ningún contrato a esas empresas en las que otro amigo suyo, el fallecido chófer de conselleiros de la Xunta y militante del PP Manuel Cruz, figuraba como testaferro del contrabandista y narcotraficante. “Lamento decepcionar a algunos, pero la realidad es lo suficientemente contundente”, señaló.

Que Feijóo no adjudicase personalmente ningún contrato ni ayuda no significa que no los haya. Ni siquiera en la Consellería de Sanidade a partir de 1995, cuando el actual presidente era secretario general de ese departamento y empezó a pasar su tiempo de ocio con Dorado. Este periódico le preguntó si hubo alguna relación económica de las empresas del contrabandistas con Sanidade durante esa época, y el presidente insistió: “Yo ni firmé ni adjudiqué”. ¿Pero hubo algún contrato de Sanidade aunque él no lo firmara?. “Lo detallaremos consellería por consellería”, se limitó a contestar. ¿Y cuándo?. “Supongo que de forma inmediata, sobre todo si me dejan trabajar con normalidad”. Los datos, explicó, los enviará por escrito al Parlamento y a los medios de comunicación.

Por lo demás, el presidente volvió a extenderse sobre la bronca del pasado miércoles en la Cámara autónoma, de la que responsabilizó en exclusiva a la oposición. Pese a todo, después de los durísimos ataques que dirigió a todos sus rivales en el Parlamento para evitar responder a sus preguntas, ayer adoptó un tono más conciliador e incluso evitó sumarse a la solicitud de dimisión de Beiras planteada por su grupo parlamentario. “Seguro que podemos discrepar. Escucho con frecuencia descalificativos gravísimos que estoy dispuesto a aceptar, pero puños y manotazos, no. Conmigo que no se cuente para esa práctica antiparlamentaria”, comentó. “El Parlamento es el lugar de la palabra. Lo contrario es un debate de puños y manotazos”, insistió. Un periodista le recordó que cuando él era vicepresidente de Manuel Fraga aplaudía las lágrimas de este, mientras que el pasado miércoles ironizó sobre las de Beiras. Feijóo mostró su respeto por las emociones de la gente, pero argumentó que lo que había hecho el líder de AGE fue “emocionarse y criminalizar”

“Macarra”, “infame” y “provocador”

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

La bronca continuó ayer, pero ya fuera del hemiciclo. Esta vez los mensajes se intercambiaron a través de los medios y hubo palabras muy duras para Feijóo. La mayor, de la viceportavoz de AGE en el Parlamento, Yolanda Díaz, quien no se anduvo con rodeos y tildó al presidente de la Xunta de “macarra”. El líder del PSdeG, Pachi Vázquez, elegió el calificativo “infame”. Es el juicio que le merece, explicó Vázquez, que Feijóo se hubiese dedicado a “ridiculizar la emoción de Beiras”. El dirigente socialista no justificó la reacción del líder de AGE, pero acusó al presidente de acudir al Parlamento con intenciones de “provocación”. “Es de una falta de sensibilidad absoluta poner en evidencia y ridiculizar a una persona que se emociona, o llora, cuando recuerda a un familiar o un amigo que falleció”. Las lágrimas de Beiras, hace 15 días en el Parlamento, fueron cuando evocó a un familiar muerto por la droga. “Eso no se le hace a nadie, no está en el canon del debate político. ¿No se acuerda de que Fraga lloraba cada vez que abría la boca?”, insistió Vázquez, quien señaló que el presidente del Gobierno tiene la “obligación moral y legal de contestar y decir la verdad”. “Pero eso Feijóo lo tiene prohibido”, apostilló.

“Tiene una actitud macarra... Es un macarra”, afirmó, por su parte, Yolanda Díaz. “Cómo trata la gente, cómo la insulta...” . Al igual que los demás dirigentes de la oposición, la viceportavoz de AGE y coordinadora deeEsquerda Unida entiende que Feijóo ha pervertido las sesiones parlamentarias de control al presidente porque este las usa para atacar a la oposición. “Él no contesta, no cumple con el rol de esas sesiones”, señaló Díaz, quien interpretó la actitud de Feijóo como un intento de ocultar que no estaba respondiendo a las preguntas sobre sus relaciones con Dorado. “Sabía que le estábamos metiendo el dedo en el ojo”, indicó. Tras conocer las palabras de Díaz, el presidente de la Xunta ironizó: “La opinión de la lideresa de AGE es clarificadora sobre el respeto, la mesura, la racionalidad y las ideas tan sesudas en las que basa ese grupo su proceder parlamentario”.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/25/galicia/1366901970_994439.html

ROMAY BECCARÍA: “YO TAMPOCO CONOCÍA A MARCIAL DORADO, NO SABÍA NI QUE EXISTÍA”

El exministro asegura que "no es una buena noticia" que los extesoreros del PP estén imputados

“Yo tampoco sabía quién era Marcial Dorado, estoy diciendo la verdad, yo tampoco sabía”. A José Manuel Romay Beccaría, actual presidente del Consejo de Estado, exministro de Sanidad y mentor político del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, incluso se rió esta mañana al asegurar su total desconocimiento, a mediados de la década, de la existencia del que era ya entonces conocido contrabandista de Arousa, luego reconvertido en narcotraficante. Y “tampoco sabía” Romay, insistió, que Feijóo, su segundo en la Consellería de Sanidade, mantenía en aquel momento una estrecha relación con Dorado, con el que acudía a viajes y fiestas.

El presidente del Consejo de Estado, en un desayuno informativo organizado por la Asociación de la Prensa de A Coruña, se explayó en defender “la conducta intachable y honradez probadísima” de Feijóo. “Seguro que hizo las cosas como explica, y que en cuanto supo que esa persona pudo tener algún tipo de problema, sin que se lo pidiera rompe con esa relación con absoluta libertad”. Para Romay, toda la polémica tras la publicación de las fotos de Feijóo con Dorado son “insidias” que no afectarán la carrera política del presidente del Gobierno y el PP gallegos. “La gente lo entenderá y permanecerá, sobre estos episodios, su excelente ejecutoria, seguro que no hizo ninguna irregularidad”, remachó.

Fue precisamente de la mano de Romay Beccaría, entonces uno de los principales barones del PP gallego que presidía Manuel Fraga, que el ahora titular de la Xunta inició su trayectoria política, primero como segundo de la Consellería de Sanidade y luego cuando fue ministro, al frente del antiguo Insalud. El responsable del Consejo de Estado, que mantiene intacto su “concepto maravilloso” sobre Feijóo, insistió en no tener “ninguna información” sobre la relación personal y política que tenía su protegido con Marcial Dorado, ahora en prisión por narcotráfico. “Estoy diciendo la verdad” aseguró ante la expresión de sorpresa que causó entre periodistas su afirmación de que “ni siquiera” sabía quién era esa persona ya muy conocida en Galicia por aquel entonces, cuando arreciaban las protestas de madres contra la droga también contra este contrabandista que ya había sido dos veces detenido –aunque luego liberado sin cargo- en el marco de operaciones contra el narcotráfico. Dorado conoció a Feijóo por medio de Manuel Cruz, ya fallecido, que además de chófer de destacados dirigentes del PP gallego, entre ellos Romay cuando era conselleiro, era testaferro del contrabandista-narcotraficante y conocido militante en Ferrol del partido que presidía el ahora presidente del Consejo de Estado.

Feijóo oculta, por el momento, los contratos que la Xunta de Fraga concedió a empresas de Dorado, también durante los años en que Romay era conselleiro y él su segundo. “No tengo ninguna información”, aseguró igualmente Romay al ser preguntado al respecto.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/12/galicia/1365759496_787239.html

FEIJÓO OCULTA LAS AYUDAS QUE LA XUNTA DE FRAGA CONCEDIÓ A MARCIAL DORADO

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

El narco cobró 125.000 euros de un programa de indemnizaciones por los daños del temporal en Arousa durante la etapa del bipartito

Feijóo ha optado por la estrategia de la dosificación de datos sobre su relación personal y política con el contrabandista reconvertido en narcotraficante, y actualmente en prisión, Marcial Dorado. Pese a que la conoce, Feijóo no desvela, al menos por el momento, la cantidad de dinero que los gobiernos de la Xunta presidida por Manuel Fraga (en los que él era número dos de la Consellería de Sanidade en la misma época en la que viajaba con Dorado y acudía a las fiestas que este organizaba) pagaron por contratos con sus empresas.

El presidente gallego se presenta como víctima y mientras se aferra al goteo informativo sobre los datos que le conciernen a él, dispara contra la oposición: “La mayor ayuda pública” del Gobierno autónomo que recibieron empresas de Dorado “asciende a 125.000 euros y se corresponde con fondos solidarios por daños producidos en instalaciones de sus empresas”, se defendió ayer con el ataque en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consello de la Xunta, señalando al bipartito que, en el año de inundaciones en Arousa de 2006, otorgó esa indemnización.

“No pongo en cuestión la legalidad” de las ayudas, precisó Feijóo. Las compensaciones entre las que se incluía la de Dorado fueron concedidas al amparo de un decreto de “medidas urgentes para reparación de los daños” causados por las inundaciones de 2006 que anegaron un aparcamiento subterráneo ubicado en Vilagarcía propiedad de una empresa del narcotraficante.

El conselleiro de Presidencia durante el gobierno del bipartito, el socialista José Luis Méndez Romeu, asegura que estas ayudas se conceden a empresas que están al corriente de sus obligaciones con la Administración “y no se les pide la relación de accionistas”. “Pero no se juzga esto”, matiza Méndez Romeu, sino si en la amistad que Feijóo mantenía con el contrabandista Dorado “había algo más que benevolencia; algo como, por ejemplo, contratos interesados relacionados con las compras de gasóleo a Dorado para los hospitales gallegos”.

Pero mientras tanto, Feijóo dispara contra la oposición y huye del dato de los contratos que la Xunta a la que él pertenecía, en la época de los viajes y las fiestas con el entonces contrabandista, firmó con sus empresas. El presidente ofrece a cambio la cifra de 5.000 euros que, según asegura, la Xunta pagó entre 2009 y 2013 a la empresa de su examigo de ocio “por una contraprestación de servicios” relativos a la compra de efectos navales. “Vamos a dar todas las facturas y datos de subvenciones”, prometió ayer con un pie en el avión que lo llevaba a México, donde respirará durante una semana lejos de la “hipocresía política” de la que acusa a la oposición por exigirle explicaciones.

“Yo nunca puse en duda la legalidad de las ayudas y subvenciones del bipartito” a las empresas de Dorado, preparó el terreno Feijóo para concluir que lo que sí cuestiona es “la hipocresía de PSOE y BNG”, que no le creen.El presidente intentaba evidenciar con la divulgación de esta indemnización que PSdeG y BNG no están legitimados para reprocharle a él que “no supiera” hace 18 años que “Marcial Dorado iba a convertirse en narcotraficante” y que, “cuando ya lo era y estaba condenado y en la cárcel” la “misma oposición” le hubiese concedido la indemnización a su empresa afectada por las inundaciones. Ayer, en la comparecencia ante los periodistas, mostró su malestar con la actitud de PSdeG, AGE y BNG en su comparecencia parlamentaria e instó a los periodistas a que visionen el vídeo de esa sesión para contemplar con claridad “las entrañas de los portavoces de la oposición” en contraposición a las suyas.

“Con tanta hipocresía es comprensible que los ciudadanos no crean en los políticos”, protestó. En su opinión la desafección de los ciudadanos con los representantes públicos “está ganada a pulso por algunos” de ellos, en clara alusión a los portavoces de la oposición y en especial al del PSdeG, Pachi Vázquez. “Cuando un portavoz es capaz de decir que no se reunió conmigo y me propuso un pacto de silencio sobre el caso Campeón, no se puede tomar en serio a esa persona”, acusó.

Feijóo está muy molesto.“No voy a hacer una segunda comparecencia”, replicó cuando en la rueda de prensa de ayer se le formularon preguntas relacionadas con los contratos que la Xunta firmó con empresas del contrabandista-narcotraficante. El presidente quiere dar carpetazo cuanto antes al desgaste que conlleva la política de transparencia informativa y protesta porque se le están requiriendo explicaciones “por unas fotos del siglo XX cuando yo tengo el compromiso de dedicarme a los asuntos del siglo XXI y lo voy a hacer con toda la intensidad con la que lo he venido haciendo hasta ahora”. Mientras tanto se compromete, “como no podía ser de otra forma”, a remitir a la Cámara gallega “todos los datos cuando se nos soliciten”.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/11/galicia/1365682382_202173.html

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

EL JUEZ VÁZQUEZ TAÍN ARREMETE CONTRA EL MINISTRO DEL INTERIOR

El magistrado aseguró que fue la policía la que le pidió que hablara de las fotos de Feijóo, algo que desmintió Fernández Díaz

El juez José Antonio Vázquez Taín ha afirmado que "solo" conoce a los policías con los que "todos los días" se enfrenta "a un riesgo" y se juega "la vida por intentar que en este país haya menos narcotráfico", al tiempo que ha asegurado que no conoce ni al ministro de Interior ni al director general de la Policía. Vázquez Taín, quien recordó la reciente desarticulación de una mafia búlgara dedicada al narcotráfico, destacó que "todos los días" habla "muchas horas" con "muchos policías". "Esa Policía con la que yo trabajo, con la que estoy en el frente, es a la que yo le digo la Policía", ha señalado.

"Desde luego no he hablado con el ministro, al que no conozco, ni he hablado con el director general de la Policía, al que no conozco", aseguró, preguntado por las declaraciones del titular de Interior en las que aseguraba que desde su departamento no se pidió a Taín que hablase sobre las fotos del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, con Marcial Dorado, condenado por narcotráfico. El juez, quien defendió ser un "profesional" en su trabajo, destacó que "cualquier persona" que lo conozca "se imaginará que trabaja con Policía". "Ésa es la única Policía que me importa y cuyo pensamiento, forma de vivir y forma de trabajar a mí me preocupa. Los demás no me preocupan porque no tengo contacto con ellos", insistió, al tiempo que, tras incidir en que no conoce al ministro, estimó que la respuesta que éste dio en el Congreso "es lógica".

En cuanto a las fotos de Feijóo y Dorado, mantuvo que no va a decir "nada" sobre ellas y que lo único que ha apuntado al respecto es que, en los registros efectuados en las investigaciones, no se las llevaron porque no se consideraron "relevantes". "Dicho esto cada uno es muy maduro, yo creo en la madurez del espectador, con eso es suficiente y no hay que decirle nada más", concluyó.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/12/galicia/1365794138_630811.html

LA OPOSICIÓN PIDE LOS CONTRATOS

Xavier Vence asegura que si el dinero fue una indemnización por inundaciones es un acto reglado

La ronda de entrevistas, la rueda de prensa abierta a los medios, la comparecencia de dos horas en el Parlamento y en general la “política de transparencia” del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sobre su vieja amistad con el contrabandista Marcial Dorado no han satisfecho las dudas de la oposición. Desde que este diario destapó la relación que Dorado y Feijóo mantuvieron a finales de los años noventa, cuando este último era alto cargo de la Consellería de Sanidade, cada explicación del presidente solo sirve para enredar más las cosas. El anuncio de que fue el bipartito presidido por Emilio Pérez Touriño el que “más ayudas” dio a las empresas de Dorado llevó a socialistas, AGE y BNG a preguntar ayer sobre las transacciones entre las sociedades del contrabandista con la Xunta de Fraga.

El recién nombrado líder del BNG, Xavier Vence, aseguró que si el dinero que pagó la Xunta de Touriño fue una indemnización por ríadas, tal y como desveló Feijóo, este es un acto reglado de la Administración. “Si la empresa es legal, no hay ninguna razón para que puedan ser discriminadas en una orden de este tipo”, aseguró el dirigente nacionalista. Vence, el primer dirigente que pidió el cese de Feijóo nada más ver la luz esas polémicas imágenes, lamentó que el presidente tuviese una conducta “inapropiada” y subrayó que el debate sobre su amistad con Dorado versa sobre “la ética y la política”. Por eso le instó a aclararlo todo sobre las ayudas y contratos que las sociedades del contrabandista han recibido de la Xunta.

También Alternativa Galega de Esquerdas volvió a reclamar ayer el cese de Feijóo pero después de explicar los contratos y ayudas que la Xunta de Fraga adjudicó a las empresas de Dorado, una información que ayer el jefe del Ejecutivo gallego se negó a facilitar a los medios tras la reunión semanal de su Gobierno. El portavoz parlamentario del PSdeG, Abel Losada, manifestó “su sorpresa” por que Feijóo conozca “con tanto detalle” las empresas de Dorado para determinar con tanta precisión la época en que recibieron más fondos. El dirigente socialista censuró “el relativismo moral” del presidente y tildó de “arrogante e indigna” su comparecencia parlamentaria. “Anteponer sus intereses a los de los ciudadanos es lo peor que puede hacer un presidente”, aseguró Losada.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/11/galicia/1365709604_689860.html

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

FEIJÓO RECONOCE QUE EMPRESAS DE DORADO TUVIERON CONTRATOS CON LA XUNTA

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha dejado caer esta mañana ante el Parlamento autónomo que empresas de su antiguo amigo, el contrabandista ahora condenado por narcotráfico Marcial Dorado, pudieron haber contratado con la Administración gallega. Pero Feijóo no ha especificado qué tipo de contratos ni su cuantía durante la época en que el actual presidente —a partir de 1995— ocupaba altos cargos en la Xunta y fue invitado por Dorado a viajes y fiestas. El jefe del Ejecutivo gallego se ha limitado a señalar que cuando más “ ayudas y subvenciones” recibieron las firmas del contrabandista fue durante el bipartito de socialistas y nacionalistas que gobernó Galicia, entre 2005 y 2009. Feijoo especificó además que se trató de una "ayuda de solidaridad". Las palabras del presidente cogieron por sorpresa a todos, incluido su propio grupo parlamentario, cuyo portavoz, Pedro Puy, había negado poco antes relaciones económicas entre empresas del narco y la Xunta.

En una intervención plagada de ataques a la oposición y también a EL PAÍS por haber publicado las fotografías y los detalles de la relación personal entre Feijóo y Dorado, el presidente de la Xunta ha dejado sin aclarar varios aspectos por los que fue expresamente interpelado. No contestó quién pagaba los viajes y tampoco pudo aclarar cuándo fue su último contacto con el contrabandista. Y siguió aferrándose a que no sabía quién era Dorado cuando entabló relación con él, pese a que los grupos de la oposición le mostraron numerosas fotocopias de prensa de principios de los años noventa en las que se daba cuenta de la detención del contrabandista y de las sospechas judiciales y policiales sobre su posible dedicación al comercio de drogas. “Si hubiese tenido la más mínima información, no hubiese posado para esas fotos”, ha asegurado. De todas formas el presidente reiteró: "Doy todas las explicaciones sin demora y con transparencia y humildad. Si algún gallego considera que debo disculparme aunque sucediera hace dos décadas, también lo hago", finalizó el presidente.

Aunque insistió en que su contacto con Dorado se cortó en 1998, cuando supo que la justicia lo investigaba, admitió que pudo haber hablado con él entre 2001 y 2003, conversaciones que, según el juez que encarceló al narco, están recogidas en pinchazos telefónicos. “Puede que me felicitara las Navidades o algún cumpleaños, pero no puedo recordar con toda la gente con la que hablé en esa época”, ha afirmado el presidente.

Feijóo ha admitido viajes con Dorado a Cascais (Portugal), a Baleares, a Tenerife y a los Picos de Europa. Y reveló que este periódico le había preguntado si también estuvo con él en Suiza e Inglaterra y que lo negó. El líder del PP gallego ha mostrado su “repulsa” por el narcotráfico y ha admitido el error de relacionarse con Dorado: “Me equivoqué. No fui prudente. Y si algún gallego lo cree necesario, pìdo disculpas". Una vez más, ha insistido en que le intentaron “amedrentar” con las fotos, pero, como viene haciendo desde hace diez días, no ha especificado de quién partieron esas amenazas.

Toda la oposición ha pedido su dimisión, en medio de durísimas críticas. Tanto el PSdeG-PSOE como Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) y BNG han evocado a los muertos por la droga y han señalado que en la época en que Feijóo se relacionaba con Dorado el movimiento social de las madres se enfrentaba a los capos de las Rías Baixas. El líder de AGE, Xosé Manuel Beiras, incluso ha estado a punto del llanto cuando recordó a sus amigos muertos de sida.

El socialista Pachi Vázquez ha retado a Feijóo a que denuncie los supuestos chantajes a la policía. “Sus argumentos son inverosímiles”, ha señalado Vázquez, “usted era de los gallegos que mejor conocían a Dorado, porque estaba todo el día con él”. “Esa es su catadura moral”, ha concluido. “Dimita y no ponga esta carga sobre las espaldas de Galicia”. “Usted es la indecencia hecha persona”, le ha espetado Beiras. “Si usted no sabía lo que ocurría en este país, ¿cómo podía estar en un cargo público”. “Usted se hizo amigo de un delincuente por mediación de otro delincuente”, insistió en referencia a Manuel Cruz, antiguo chófer de la Xunta, testaferro de Dorado y la persona que, según Feijóo, le presentó al capo.

Francisco Jorquera, del BNG, reprochó al presidente que contribuyese al propósito del contrabandista de lograr “respetabilidad social”. “Todo el mundo en 1995 sabía que las redes del contrabando estaban conectadas con el narcotráfico. ¿Pretende que los padres y madres de las víctimas de la droga se crean que usted no sabía quién era Dorado? Es increíble”.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/10/galicia/1365579795_684431.html 

ROMAY BECCARÍA TAMBIÉN NIEGA HABER NEGOCIADO CON MARCIAL DORADO CUANDO ERA CONSELLEIRO DE SANIDADE

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

El actual presidente del Consejo de Estado, cuyo chófer en la Xunta fue testaferro del narcotraficante, sale en defensa de Feijóo El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, ha rechazado hoy que en la época en la que ocupó la Consellería de Sanidad en Galicia, a mediados de los noventa, hubiese negocios con el arousano Marcial Dorado, en prisión en la actualidad por narcotráfico. "Ya verá cómo no hay nada de eso ni lo puede haber", ha dicho hoy Romay antes de participar en un acto con emprendedores en la Ciudad de la Cultura en Santiago, preguntado por la posible existencia de negocios entre la Consellería y las empresas de Dorado en esa etapa.

La pasada semana se difundieron unas fotografías de Dorado a bordo de un yate con el actual presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la época en la que éste era número dos de la Consellería de Sanidad, por debajo de Romay Beccaría. A raíz de estas imágenes publicadas por el diario El País, sobre las que Núñez Feijóo asegura que no hay nada más, que conoció a Dorado por otras personas y que cortó relación cuandosupo que tenía causas pendientes. Los partidos gallegos en la oposición han pedido su dimisión, así como la relación de contratos de la Consellería de Sanidad con las empresas de Dorado en esos años. Beccaría asegura que no conoció a Dorado a pesar de la relación de éste con su chófer Romay Beccaría, cuyo chófer en la Consellería era Manuel Cruz, posteriormente condenado por ser testaferro de Dorado, ha indicado que él no conoció al narcotraficante.

Ha señalado que está "disgustado" por la publicación de las fotos y ha indicado que está convencido de que Núñez Feijóo "no hizo nunca nada en contra de la ley" y también de que no tiene "contaminación con ningún hecho de esa naturaleza", en alusión a las actividades de Dorado. "Pocos políticos tienen el nivel de compromiso ético con su función como Núñez Feijóo", ha destacado Romay, que ha considerado que "lo mejor que le puede pasar a Galicia" es que el actual presidente "siga trabajando con fuerza", ya que es un "modelo de gestor por competencia técnica y compromiso ético". También ha dicho que Núñez Feijóo está "tranquilo" porque "no hizo nada que no pueda hacer" y se ha mostrado convencido de que eso es "lo que prevalece, lo que piensa la mayoría de la gente ahora mismo".

http://www.publico.es/453237/romay-beccaria-tambien-niega-haber-negociado-con-marcial-dorado-cuando-era-conselleiro-de-sanidade

POLÍTICA DE CONTRABANDO

 Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

Políticos de la derecha y contrabandistas se reconvirtieron en 'narcos' en los ochenta y noventaEntretejieron relaciones al calor de un actividad consentida socialmente en Galicia Un atribulado consejero de Manuel Fraga llamado Alberto Núñez Feijóo se presentó en 2003 ante el gran patrón de la derecha española, entonces presidente de la Xunta de Galicia, para tratar un asunto delicado. Acababa de saber que en un registro policial de la espectacular mansión del narco Marcial Dorado, en la Ría de Arousa, habían aparecido en un cajón unas fotos suyas con el capo en los años noventa, cuando aún no había dado el salto al negocio de la coca y se dedicaba al contrabando de tabaco. “¿Sabe usted por qué se llamaba Ligero el alcalde de A Guarda?”, le preguntó Fraga en referencia a Manuel Díaz González, alias Ligero, regidor de esta localidad pontevedresa por Alianza Popular (AP) en los años ochenta y amigo personal del exministro franquista. “Pues porque corría muy rápido delante de la Guardia Civil cuando hacía contrabando con Portugal”. Feijóo esgrimió este episodio de su vida política el pasado martes en una entrevista en Onda Cero para, con el amparo póstumo del difunto fundador del Partido Popular (PP), restar importancia a la amistad que mantuvo cuando era un alto cargo del Gobierno gallego con Marcial Dorado, destapada en unas fotos publicadas por este periódico. Las palabras del dirigente popular desentierran una época oscura de la derecha gallega, esas décadas de los ochenta y los noventa en las que política y contrabando compartían en Galicia mantel, despacho y condecoraciones. En 1983, la primera gran redada contra los contrabandistas acabó con la mayor parte de ellos huidos en Portugal En los años ochenta, la simbiosis entre los tabaqueros y la clase política de la AP de Fraga era aceptada socialmente en la costa del sur de Galicia en la misma medida que esta actividad ilegal se implantaba en el tejido económico del que vivían sus vecinos. El fenómeno del tráfico ilegal de tabaco en la provincia de Pontevedra no se puede entender sin conocer sus raíces y el momento social y político en el que surgió, mucho antes de que a Vilagarcía de Arousa, su principal centro de operaciones, se le conociese como Villa Winston o Villa Mercedes. El contrabando que dio paso al narcotráfico es hijo a su vez del estraperlo de los años setenta, un tráfico, penalizado aunque inofensivo de diversos géneros —incluidas las cajetillas— que en aquellos tiempos escaseaban en Galicia y que fluían con facilidad entre los pueblos de las Rías Baixas, fronterizas con Portugal. Así nació un negocio próspero, alimentado por empresarios relacionados con la hostelería, los transportes o la pesca. Según informes policiales, el padrino de este tráfico de bienes con el país vecino fue un amigo personal de Manuel Fraga, un hombre poderoso, carismático y muy respetado por los que supuestamente serían sus pupilos en el negocio: Vicente Otero, Terito o don Vicente, siempre impecablemente trajeado y cuidadoso con su arreglo personal para que no se le asomase una cana. Su mano derecha y protegido se llamaba José Manuel Nené Barral, que desde 1983 fue alcalde del municipio de Ribadumia por AP. Nené caería en desgracia 18 años después truncando su larga carrera política. El narcotraficante Laureano Oubiña pasó 11 años en la cárcel por la organización de tres entradas de alijos de hachís. Aún tiene pendientes causas por blanqueo de capitales. Compartió mesa con Manuel Fraga en eventos en Portugal. Con una potente empresa de transportes, Terito se colocó en las altas esferas de las finanzas y del poder. Amigo de Fraga desde que este comenzó a dirigir los destinos de Alianza Popular, Vicente Otero organizaba encuentros multitudinarios para agasajar al entonces jefe de la oposición en España durante sus frecuentes visitas a la Ría de Arousa, una comarca donde el Partido Popular sigue hoy disfrutando de una aplastante mayoría. El parador de Cambados fue escenario muchas tardes de estas reuniones con las que el presunto contrabandista honraba a Fraga, en las que también se dejaba ver la flor y nata del incipiente tráfico de tabaco americano. Terito movía una enorme cantera de votos y se implicó hasta tal punto en el proyecto de Fraga que don Manuel llegó a condecorarle con la medalla de oro y brillantes del partido. Al igual que el resto de presuntos contrabandistas de la época, don Vicente fue objeto de múltiples informes policiales pero nunca llegó a estar procesado en ningún sumario, pese a que el juez Baltasar Garzón, al igual que le ocurrió a Marcial Dorado, ordenó en 1990 su detención dentro de la Operación Nécora contra el narcotráfico a raíz de un falso testimonio del arrepentido Ricardo Portabales. Las relaciones entre los contrabandistas y Alianza Popular se estrecharon porque la persecución se intensificó cuando Felipe González alcanzó la presidencia del Gobierno, en 1982. En octubre de ese año, un juez de Cambados, José Luis SeoaneSpiegelberg, ordenaba por escrito a la Policía Judicial que investigase la retención ilegal, apaleamiento y encierro en un camión frigorífico de un industrial de Valladolid, Celestino Suances, que adeudaba al clan de Los Charlines —entonces dedicado al contrabando, después al narcotráfico— unos cuantos millones de pesetas. Los contrabandistas recurrieron a un letrado de Vilagarcía, Pablo Vioque, que se hizo con la Alianza Popular local La reconstrucción de los hechos que alarmaron al juez llegó, junto la documentación y pinchazos sobre la actividad de los grupos tabaqueros, al despacho del gobernador civil de Pontevedra, el socialista Virginio Fuentes. Un año después, en diciembre de 1983, se desató la primera y mayor redada contra los contrabandistas, que provocó la estampida de casi todos los jefes y lugartenientes a Portugal, a excepción de alguno como Sito Miñanco —que también acabó en el narcotráfico—, detenido antes de que pudiera huir. De aquel macrosumario por delitos económicos quedaron fuera, sin embargo, Vicente Otero; su mano derecha, el exalcalde popular Nené Barral; y los después condenados por narcotráfico Laureano Oubiña; Luis Falcón, Falconetti; Manuel Carballo Jueguen, El Gavilán; y Los Charlines. Por Arousa se extendió la leyenda de que eran “intocables”. Pero duró poco tiempo: años más tarde todos, a excepción de Terito, pasaron por la cárcel.
La cruzada contra la mafia contrabandista había comenzado. El Gobierno de la época no ocultaba su interés en apretar el acelerador con la esperanza de convertir en votos en Galicia la lucha contra los delincuentes. Pero en las Rías Baixas reinaba la complacencia social con los contrabandistas. Era una práctica extendida con la que muchas familias ganaban y generaba riqueza para el resto de los vecinos, que fueron embargados por el silencio. Si los movimientos de los tabaqueros ya eran favorables a la causa política personalizada en Manuel Fraga, después de la redada de 1983 los apoyos se multiplicaron. Eso sí, las aportaciones de los contrabandistas a las campañas electorales constituían una información tan reservada como la hora o el lugar de una noche de descarga de mercancía.
Sito Miñanco en 1990 en el campo de fútbol que sufragó. De tabaquero a narco, fue el capo más internacional. Contribuyó a las campañas de Manuel Antonio Noriega en Panamá. Los que consiguieron huir del primer golpe policial al contrabando en Galicia cruzando la frontera con Portugal, entre ellos Marcial Dorado, protagonizaron una anécdota para la historia. Tanto la banda de Dorado como las otras dos grandes del negocio —ROS y Sito Carnicero— se instalaron en un hotel de la localidad lusa de Viana do Castelo, donde recibían la visita de sus familiares. Allí aguardaron varios meses a que las cosas se calmaran. Uno de aquellos días de larga espera, los contrabandistas gallegos observaron con sorpresa la llegada del entonces presidente de la Xunta, Gerardo Fernández Albor, de Alianza Popular, de viaje oficial a Portugal. El propio Albor recuerda el tumulto que se creó a su alrededor. Saltándose el protocolo, los contrabandistas tuvieron unos minutos para explicarle a su presidente por qué estaban allí, “injustamente perseguidos por la justicia”. La reacción de Albor fue invitarles a que abandonasen el exilio y se entregasen. Un año después de que se produjera esa charla entre los delincuentes y el mandatario gallego, Marcial Dorado decidió volver a Galicia pagando una fianza de 20 millones de pesetas por su libertad. Fue el primero en hacerlo. Después le siguió el resto.
Tras la corta estancia en prisión de los capos del contrabando en Galicia, la entrada del tabaco ilegal, que se había ralentizado durante su exilio en Portugal, experimentó una rápida recuperación. El negocio llegó a su apogeo a mediados de los ochenta y la prosperidad se prolongó durante una década. Las bandas ya fragmentadas se multiplicaron, mientras se reinvertía parte de las ganancias en una especie de I+D que comprendía la construcción de planeadoras más veloces y equipos de comunicación más eficaces. El salto al narcotráfico llegó como consecuencia de la reforma de la Ley del Contrabando en 1983, con la que se endurecieron las penas para los contrabandistas. A partir de entonces, era más castigado transportar cien cajas de tabaco que cien kilos de hachís.
Mientras la brecha entre los contrabandistas y el PSOE aumentaba por la presión policial, el otro hombre supuestamente clave del tráfico de tabaco en Galicia, Nené Barral, ganaba la alcaldía de Ribadumia, un cargo que ocupó de 1983 hasta que fue detenido en 2001 por una causa que está aún pendiente de juicio. La mano derecha de Terito, intocable en el primer sumario de la historia por contrabando, era, según informes policiales, el hombre que abrió los contactos entre el puerto de embarque del tabaco, Amberes, y Galicia. El joven regidor causaba fascinación entre sus convecinos, que le dieron la mayoría absoluta durante los casi 20 años que permaneció en el cargo.
Nené Barral forjó su propia cantera de seguidores y colocó a su hermano Feliciano Barral en la ejecutiva local de Alianza Popular. De esta escuela salió Rafael Louzán, el actual presidente de la Diputación de Pontevedra por el PP, al que Barral introdujo como socio suyo en algunos negocios. Louzán fue colocado por el presunto alcalde-contrabandista como conserje en el Ayuntamiento de Ribadumia, desde donde dio el salto a la Diputación pontevedresa, que acabó presidiendo. Cuando Nené Barral y su hermano fueron detenidos en 2001 dentro de la operación de contrabando internacional que está pendiente de juicio, Louzán sucedió al hermano del alcalde al frente del partido. Para entonces ya no figuraba en ninguna sociedad junto al que fuera su jefe.
El abogado de los contrabandistas, Pablo Vioque, miembro de AP, manejó los hilos del poder en Ayuntamientos gallegos. Terminó con una condena de 18 años de cárcel por narcotráfico.
Enredados ya con la ley, los contrabandistas gallegos recurrieron para su defensa a un abogado con despacho en Vilagarcía de Arousa: Pablo Vioque, un extremeño residente en Galicia y militante de Alianza Popular que acabó en prisión por narcotráfico. Vioque combinó la defensa de todos los tabaqueros procesados con la preparación de un asalto al poder en la ejecutiva local del partido fundado por Manuel Fraga. El letrado había llegado a la localidad pontevedresa con grandes pretensiones de dinero y poder y se colocó como secretario de la Cámara de Comercio de Vilagarcía. La maniobra que en 1985 le sirvió para destituir a la dirección local de AP consistió en la afiliación en un día de 115 nuevos militantes, algunos presuntamente vinculados al contrabando y luego al narcotráfico. Al golpe de mano se opuso el entonces presidente de la Diputación de Pontevedra, Mariano Rajoy, que abandonó el cargo a finales de 1986 cuando Vioque ya manejaba los hilos del poder local. El ahora presidente del Gobierno de España y el narco infiltrado en política siempre mantuvieron malas relaciones.

La onda expansiva de la que se conoció como Operación Arousa llegó a Madrid y forzó una visita del propio Fraga y otra del que entonces era su delfín, Jorge Verstrynge, al balneario de la playa Compostela para intentar calmar los encendidos ánimos de los afiliados tradicionales. Fraga se decantó finalmente por la militancia antigolpista y Vioque, arrinconado y ávido de venganza, se fue de AP y se alineó en las filas de Coalición Galega, el partido del exvicepresidente de la Xunta Xosé Luis Barreiro.

Vicente Otero, 'Terito' o 'don Vicente', apadrinó el tráfico de tabaco entre Galicia y Portugal y fue amigo personal de Manuel Fraga, a quien agasajó con encuentros multitudinarios.

El dinero que amasaron los contrabandistas gallegos engordó al calor de otros negocios. En 1984, otro célebre capo del tabaco, Luis Falcón, Falconetti, logró, gracias a las habilidades de su abogado, que el Ayuntamiento de Vilagarcía que presidía por AP José Luis Rivera Mallo —hoy senador y presidente de la Comisión para el Estudio del Problema de las Drogas— le apoyase en sus proyectos urbanísticos y hosteleros. En aquel envite, el pleno aprobó la construcción del primer bingo de la comarca, en el barrio antiguo del municipio, pese a que el secretario hizo constar que era “una ilegalidad manifiesta”. Tres años después entró en la cárcel por un alijo de hachís.

Otro político controvertido de la derecha fue Alfredo Bea Gondar, alcalde de O Grove durante casi dos décadas por Alianza Popular y por partidos independientes. En las causas judiciales en las que se vio inmerso por denuncias de la oposición recurría al narco Vioque como abogado. En 1991, cuando acababa de ganar de nuevo las elecciones por una formación independiente, Bea fue detenido por narcotráfico, mientras el pleno le esperaba para tomar posesión en una esperpéntica sesión de investidura. Finalmente fue condenado por blanqueo.

En 1989 Fraga funda el Partido Popular y gana las elecciones en Galicia. Aclamado por sus éxitos entre la clientela contrabandista, Vioque llegó a multiplicar sus influencias en la Xunta. Se encargaba de organizar mítines y recaudar fondos y se jactaba de que los chóferes de algunos consejeros del Gobierno de Fraga venían expresamente a la ría de Arousa a recoger las gratificaciones que lograba para las campañas electorales. Marcial Dorado, encarcelado por narcotráfico, acogía en sus fiestas a militantes del PP. Amasó una fortuna con negocios de contrabando.

Las idas y venidas de políticos a la ría de Arousa para reforzar la presencia del partido dejaron de ser un secreto a voces. Existen informes policiales donde se detallan encuentros en lugares públicos entre destacados miembros del PP y contrabandistas a los que los agentes hacían seguimientos. El entonces gobernador civil de Pontevedra, el socialista Jorge Parada, que dio una vuelta de tuerca en la lucha contra el contrabando y el narcotráfico, recibía continuamente información confidencial de sus espías. Parada incluso llegó a enviar algún recado al entorno de determinados políticos para advertirles de que las compañías que frecuentaban vendían algo más que tabaco.

Desde la Cámara de Comercio de Vilagarcía, el joven secretario Vioque seguía extendiendo sus tentáculos. Los actos de promoción empresarial de la entidad le servían de pretexto para invitar al presidente Fraga. En algunos de estos eventos, el fundador del PP llegó a compartir mesa en Portugal con personajes como Laureano Oubiña, otro hombre clave del contrabando y narcotráfico en Galicia. Mientras el astuto letrado se codeaba con la flor y nata de la Xunta, organizaba la llegada de un cargamento de 2.000 kilos de cocaína. En 1991 fue asesinado el tesorero de la cámara: unos sicarios lo mataron porque lo confundieron con Vioque. El narco sobrevivió por un golpe de azar, pero terminó en la cárcel.

José Manuel Barral, 'Nené', alcalde por AP de Ribadumia, fue detenido en 2001 relacionado con el contrabando.

AlbertoNunezFeijooTruhanOsenorPPdeG1 Los traficantes de la Galicia de los noventa siempre se preocuparon de estar rodeados de políticos. Sito Miñanco, otro confeso jefe tabaquero luego convertido en narco, buscó el calor del poder incluso entre políticos extranjeros. Miñanco llegó a financiar el campo de fútbol de Cambados, pagó el altar y demás mobiliario sacro de la iglesia de su pueblo y fue reclutado por Pablo Vioque para satisfacer sus compromisos con el poder. El capo más internacional de la época reconoció que había contribuido económicamente a las campañas del presidente Manuel Antonio Noriega en Panamá y se dejó fotografiar con el embajador de España en el país centroamericano, al que viajaba por “negocios”. Tampoco Marcial Dorado negó sus amistades con el PP y a sus fiestas acudían reconocidos militantes de su pueblo que nunca han renegado de su relación. Fue precisamente un militante del PP de Ferrol, Manuel Cruz, que combinaba su trabajo como chófer de consejeros de la Xunta de Fraga con negocios con Dorado, el que le presentó a Feijóo. Cruz, que fue chófer del exministro y exconsejero del Gobierno gallego José Manuel Romay Beccaria, solía ir a A Illa de Arousa, donde residía su socio Dorado y también participaba en comidas y reuniones con compañeros del partido en la zona. Al capo Luis Falcón, 'Falconetti', lo apoyó en sus proyectos urbanísticos el Ayuntamiento de Vilagarcía, cuyo alcalde era José Luis Rivera Mallo, hoy senador y presidente de la comisión de la droga.

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+) En los noventa aterriza en el territorio contrabandista de Arousa uno de los cerebros de la trama Gürtel: Pablo Crespo, colaborador del entonces consejero de Obras Públicas José Cuiña, que llegó a competir con el narco Pablo Vioque por el trono del rey de las intrigas en la ría. El trío que un día acabó con la paciencia de Fraga, el formado por Cuiña, Crespo y Vioque, se confabuló para preparar otra maniobra golpista y descabalgar de la cúpula del partido en la comarca al exalcalde Rivera Mallo, que acabó abandonando por un tiempo la militancia. Crespo asumió entonces la presidencia del PP local, de la que se retira en 1995 para dar el salto a Santiago y ocupar hasta 2003 la secretaría de organización de los populares gallegos. Una carrera meteórica que acabó en prisión. Ahora se investiga su participación en la trama ilegal de financiación del PP relacionada con los apuntes del extesorero Luis Bárcenas.

En 1996, Fraga ordenó la fulminante destitución de Pablo Vioque en la Cámara de Comercio de Vilagarcía. La maniobra, orquestada en la sombra por José Cuiña y Pablo Crespo, fue muy oportuna: un año después, el juez Baltasar Garzón detuvo al abogado y lo embarcó en una larga travesía judicial que terminó con su fallecimiento en diciembre de 2008. Vioque se llevó a la tumba los secretos que tantas veces amenazó con desvelar, aunque dejó una sorpresa para el final. Ya en estado terminal por una enfermedad, se convirtió en testigo protegido de la Fiscalía Anticorrupción, que le facilitó una nueva identidad para declarar contra el capo de la mafia rusa Kalashov. Este pacto final con la justicia y el hecho de que no exista certificado de su defunción ha sembrado incluso dudas sobre si Pablo Vioque está vivo o muerto. Años después de hacerlo con el narco, Fraga destituyó a Cuiña y a Crespo de sus cargos en la Xunta y en el partido para abrir paso a Feijóo. Fue entonces, en 2003, cuando el ahora presidente de la Xunta le confesó al patrón el gran secreto: su vieja amistad con un célebre contrabandista llamado Marcial Dorado.

http://politica.elpais.com/politica/2013/04/05/actualidad/1365191629_786463.html

EL JUEZ TAÍN DICE QUE LA POLICÍA LE PIDIÓ QUE HABLARA DE LAS FOTOS

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

El partido socialista preguntará al ministro del Interior quién dio la orden

El partido socialista preguntará en el próximo pleno al ministro del Interior quién dio la orden a la policía para que pidera al juez Taín que dijera que las fotografías del narco con Feijóo a las que tuvo acceso durante la investigación no le parecieron relevantes. Fue el propio Vázquez Taín quien aseguró ayer que habló sobre las fotos del presidente de la Xunta junto a Marcial Dorado porque se lo pidió la policía con el objeto de despejar cualquier duda sobre el origen de las imágenes publicadas en EL PAÍS, según informa el Faro de Vigo.

Taín acudió a Celanova a presentar su libro sobre el Códice Calixtino y reiteró que las fotografías del narco con Feijóo a las que tuvo acceso durante la investigación no le parecieron relevantes, por lo que no fueron incautadas en ninguno de los dos registros de la vivienda. Además, quiso restar valor a las declaraciones que la esposa de Dorado, Otilia Ramos, realizó ayer a Europa Press, en las que afirmó que las polémicas instantáneas "se las llevaron en uno de los registros". El juez insistió en que en ninguno de los registros en los que él participó se incautaron fotos de Feijóo y Dorado, aunque desconoce "si alguien robó algo" en un tercero que se realizó para inventariar los bienes. "Me parece muy extraño porque los registros judiciales son muy rigurosos, la secretaria va tomando nota de todo lo que se hace y nadie, incluso el juez, se puede mover de su vista", añadió. "Yo salí a la palestra porque me lo pidió la policía para despejar cualquier sombra de duda sobre ellos", aseguró el juez al Faro de Vigo.

Por otra parte, el partido socialista ha pedido este viernes copia de la totalidad de los contratos de suministro energético, de combustible e informáticos realizados por la Consellería de Sanidade y de los centros hospitalarios dependientes del Servizo Galego de Saúde (Sergas) entre los años 1992 y 1998, toda vez que el ahora presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ejerció como secretario general de Sanidade entre 1991 y 1996. El objetivo de esta petición de información, como ha señalado el viceportavoz parlamentario del PSdeG, José Luis Méndez Romeu es conocer si la relación del ahora máximo mandatario autonómico con el narcotraficante Marcial Dorado estaba "exenta de intereses".

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/05/galicia/1365158008_579202.html

FEIJÓO TAMBIÉN VIAJÓ A CASCAIS Y A LA ISLA DE IBIZA CON MARCIAL DORADO

 Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

La oposición acusa al presidente del Gobierno gallego de mentir, pero Feijóo defiende que no hay contradicción entre las explicaciones que ha dado hasta ahora y sus conversaciones telefónicas con el narco entre 2001 y 2003. Un portavoz del dirigente popular se aferra a la literalidad de sus palabras y sostiene que “como consecuencia de la muerte” de Cruz en 1999 no implica que el último contacto fuera en ese año. ¿Y cuál fue entonces el último año en que habló o vio Feijóo a Dorado? El presidente se niega a aclararlo. Las fotos del presidente de la Xunta y el narco ni fueron intervenidas en los registros a raíz de su implicación en el narcotráfico ni formaron parte de un sumario judicial. Así lo afirmó ayer el juez José Antonio Vázquez Taín, que abrió una investigación a Dorado en 2001, dos años antes de que fuera detenido tras la captura de un barco con 5,4 toneladas de cocaína. Taín explicó que entonces, en presencia del fiscal y el responsable de Aduanas, se hallaron unas fotos en un mueble del salón del chalé de Dorado en A Illa de Arousa (Pontevedra) y que después de comentarlas entre ellos las dejaron en el cajón donde estaban. “Las vimos y alguien reconoció a Feijóo; tampoco entonces tenía tanta relevancia política”, explica Taín.

El juez que consiguió procesar a Dorado por primera vez por tráfico de drogas no ha podido asegurar que aquellas instantáneas fueron las mismas que EL PAÍS publicó el domingo pero sí recuerda que Feijóo estaba en un barco con el contrabandista y otras personas. “Si no son esas, eran parecidas”, comentó. Sobre las intervenciones telefónicas que ordenó en el transcurso de la investigación, Taín puntualiza que fueron muchas y no recuerda cuántas conversaciones entre Feijóo y Dorado se interceptaron: “Es imposible recordar el número, pero carecían de absoluto interés porque eran llamadas en un contexto de ocio o para felicitar las Navidades, algo que encaja con el talante de Marcial, y como esas había cientos que se escucharon pero sin ninguna validez para la causa”. Pese a que estas conversaciones se registraron entre 2001 y 2003, Taín afirma con rotundidad que Feijóo —que desde enero de 2003 era consejero de Obras Públicas de Fraga— y el contrabandista nunca se vieron por aquellas fechas, algo que, según el juez, ha quedado acreditado en los continuos seguimientos policiales que se le hicieron a Dorado por ser uno de los sospechosos de la banda que preparaba el transporte de cocaína.

Después de la detención del narco el 5 de noviembre de 2003, otro consejero de la Xunta, Xesús Palmou, le dijo al juez que el entonces presidente gallego, Manuel Fraga, quería preguntarle algo. A continuación, el fundador del PP le llamó y le dijo: “Tengo sobre mi mesa la dimisión de un consejero [por Feijóo] y quiero saber si hubo algo más después de una vieja amistad”. Taín recuerda que le contestó tajantemente que no. El juez aclaró además que nunca ha afirmado que EL PAÍS le hubiera mostrado en mayo de 2012 fotos de Feijóo y Dorado como aseguró el diario El Mundo en su edición de ayer.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/03/galicia/1365012667_497777.html?rel=rosEP

PACHI VÁZQUEZ CONSIDERA QUE FEIJÓO “MINTIÓ” TRAS LAS REVELACIONES DEL JUEZ TAÍN

El líder de los socialistas gallegos se pregunta, cómo fue investigado Núñez Feijóo para determinar que no hay nada irregular

Taín revela que se relacionó con Feijóo más allá de 2000

El secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, ha asegurado hoy que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mintió cuando dijo que cortó relaciones con el ahora narcotraficante condenado Marcial Dorado, según las revelaciones del juez Vázquez Taín al diario El Mundo.

El juez Vázquez Taín, que investigó y ordenó el encarcelamiento de Dorado, sostiene en una entrevista en ese diario que en esa investigación a partir de 2001 y durante dos años más había conversaciones del ahora condenado con mucha gente, entre ellos Núñez Feijóo, pero que no se derivaron responsabilidades, ha indicado. Vázquez entiende, según ha dicho hoy en conferencia de prensa, que con estas declaraciones el presidente gallego "mintió" el pasado lunes a toda España cuando dijo que cortó relación con Dorado en 1998 y que por lo tanto "debe presentar su dimisión". El líder de los socialistas gallegos se pregunta, además, cómo fue investigado Núñez Feijóo para determinar que no hay nada irregular. "¿Hubo diligencias previas, un interrogatorio, un procedimiento abreviado... cómo se llega a la conclusión de que no hay vinculación?", cuestiona Vázquez. Además, pide al presidente gallego que "deje de decir que el PSdeG" es el responsable de la publicación de sus fotografías con Marcial Dorado en EL PAÍS y le recomienda "que busque en su entorno", porque, "recordando la frase de Aznar: los responsables no están en montañas lejanas ni en desiertos remotos", ha concluido.

También ha indicado que "no se le escapa a nadie que hubo elecciones" hace cinco meses en Galicia, por lo que si el PSdeG las hubiera tenido ese hubiera sido el momento para haber hecho un 'uso torticero', como lo haría él, aunque los socialistas, ha dicho, no lo hicieron. Sobre la comparecencia de Feijóo en el Parlamento en próximo 10 de abril, el líder socialista ha asegurado que "si va a decir que no sabía si eran Picos de Europa o Andorra... Se lo voy a recordar yo: era Andorra", ha manifestado el líder del PSdeG, en alusión a uno de los viajes reconocidos de Feijóo con Marcial Dorado en la década de los noventa que, según dijo, no recordaba adónde había sido.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/03/galicia/1364988970_561271.html?rel=rosEP

EL JUEZ QUE DETUVO A DORADO REVELA QUE SE RELACIONÓ CON FEIJÓO MÁS ALLÁ DE 2000

 Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

El magistrado José Antonio Vázquez Taín revela ahora que pinchó el teléfono a Dorado en la investigación que arrancó en 2001 y que grabó conversaciones posteriores del narco con el presidente de la Xunta

Feijóo ha asegurado que cortó su relación con Dorado hacia 1997, cuando se enteró de que estaba inmerso en causas judiciales y que le vio por última vez en un funeral en 1999

Desde que unas fotos publicadas por EL PAÍS destaparon la controvertida relación que mantuvieron Alberto Núñez Feijóo y el célebre contrabandista Marcial Dorado en los años noventa, el presidente de la Xunta no ha dejado de insistir en que desconocía las actividades a las que se dedicaba su compañero de vacaciones y que cortó sus contactos con él hacia 1997, cuando se enteró que estaba inmerso en causas judiciales. Sin embargo, en unas declaraciones publicadas hoy en El Mundo, el juez que detuvo a Dorado en 2003 por narcotráfico, José Antonio Vázquez Taín, revela que durante sus pesquisas, que arrancaron en 2001, pinchó el teléfono del narco y grabó conversaciones entre este y Feijóo. Aunque Taín —titular en aquellos años del juzgado de instrucción número 1 de Vilagarcía de Arousa— insiste en que las escuchas no destaparon nada delictivo, el dato aportado por el magistrado contradice la versión del presidente de la Xunta, que hasta ahora ha asegurado que dejó de hablar con el narco hacia 1997 y que la última vez que lo vio fue en 1999, en el entierro de su amigo Manuel Cruz, testaferro de Dorado.

La investigación de Taín a Dorado por narcotráfico arrancó en 2001 y se denominó Operación South Sea. Incluyó pinchazos telefónicos y registros en las viviendas de Dorado. En aquel año, con Aznar de presidente del Gobierno, Feijóo era presidente de Correos y en enero de 2003 se incorporó a la Xunta como consejero de Obras Públicas. "Durante la investigación hubo observaciones de las conversaciones telefónicas de Núñez Feijóo y Marcial Dorado. Esas conversaciones no se consideraron en ningún momento delictivas; ni siquiera se detectaron indicios indicativos de nada", señala Taín a El Mundo sobre el sumario que él abrió en 2001. En los registros, dice Taín, se hallaron fotos de Feijóo con Dorado (la esposa del narco asegura que hay muchas más imágenes). "Cuando hacemos el registro nosotros sabíamos que las fotos estaban allí. Buenos, esas y muchísimas fotos más, porque en esas fechas Dorado era un empresario muy activo y muy dado a sacar fotografías. De hecho, podrían aparecer más fotos del presidente y de mucha gente más... Pero no se incautó ninguna foto porque eran irrelevantes para la investigación", relata el juez.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha afirmado esta mañana que "el juez que encarceló a Marcial Dorado ha hablado claro" y considera que, con las palabras de José Antonio Vázquez Taín, "la infamia se acabó". En declaraciones a los medios en Vigo recogidas por Europa Press, el presidente gallego ha reiterado que, desde que se publicaron sus fotos en EL PAÍS con el narcotraficante Marcial Dorado, ha intentado "explicar la verdad de la situación, con la mayor celeridad posible, la mayor sinceridad posible y la mayor transparencia posible". Feijóo no ha hecho alusión a las contradicciones entre la versión del juez y la suya sobre las fechas y duración de su relación con el narco y ha asegurado: "El juez ha concretado que lo que yo estaba contando era cierto". Feijóo ha destacado su disposición a "seguir dando explicaciones", para lo que se ha remitido a su comparecencia, el próximo miércoles, en el Parlamento gallego. "Galicia bien merece la explicación y la verdad", ha concluido.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/03/galicia/1364983698_272996.html

LAS FOTOS DE FEIJÓO CON DORADO ALIENTAN NUEVAS SOSPECHAS DE FINANCIACIÓN ILEGAL DEL PP

 Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

Las amistades peligrosas del actual presidente de la Xunta coinciden con la etapa del imputado en la Gürtel Pablo Crespo al frente de la financiación de los populares gallegos. Rajoy fue presidente de AP de Pontevedra y de la Diputación provincial en pleno apogeo del contrabando en el que estuvieron implicados alcaldes y dirigentes conservadores. El presidente de la Xunta ha luchado siempre por desvincularse de la trama Gürtel y su potente conexión con el PP gallego a través de Pablo Crespo, ex secretario de Organización (1995-2003) y número dos de Francisco Correa hasta la imputación y detención de ambos por corrupción. Alberto Núñez Feijóo, cuando se le pregunta por Crespo como detonante de una presunta financiación ilegal de todo el partido, tal y como indican las últimas investigaciones judiciales, apela a su militancia tardía en el PP y asegura que él responderá de los hechos que se corresponden con su liderazgo del partido en Galicia, al que accedió en 2006.

Sin embargo, el "hecho" que se le ha presentado ahora en forma de fotografías con el narcotraficante Marcial Dorado y aunque sean de "hace casi 20 años" -como él se ha esforzado en recordar una y otra vez en su rueda de prensa de ayer-, se trata de otra vuelta de tuerca de un clásico de la política gallega que comienza ya en la transición: la relación entre el narcotráfico y AP-PP o, lo que es lo mismo, la convivencia -identificación, en muchos casos- de los capos del contrabando de tabaco y el tráfico de drogas con los políticos conservadores liderados por Manuel Fraga antes de ser éste relevado por Feijóo.

La vehemencia con la que Feijóo ha pretendido desentenderse de la etapa de Fraga y los comienzos de AP-PP en Galicia podrían estar pasándole factura, razonan en su partido, más allá de la estrategia de la oposición socialista y nacionalista, que recuerdan ahora al presidente y al PP gallego (sobre todo, al de Ourense de José Manuel Baltar) cómo se ensañaron con el vicepresidente gallego Anxo Quintana (BNG) cuando se publicaron las fotos de éste en el yate de Jacinto Rey , propietario del Grupo San José y adjudicatario entonces de un importante paquete de megavatios en un concurso eólico que generó gran polémica. Precisamente, fue el entonces periódico de Rey, Xornal de Galicia (hoy desaparecido), el que publicó junto a Público la foto de Rajoy en el yate de Os Caneos, el clan de narcotraficantes "más importante de España", según la policía. El PP gallego dio el pistoletazo a las elecciones europeas de 2009, subido en el Moropa.

Fuentes del PP gallego recuerdan a Feijóo que la vinculación AP-PP-narcotráfico "también está en las hemerotecas" Feijóo insistió en su rueda de prensa y una y otra vez, en su "muy cordial" relación con Quintana, desvinculándolo así de la publicación de sus fotos con el narco Dorado en el yate de éste. El presidente de la Xunta ha recordado implícitamente las advertencias que lleva recibiendo hace diez años sobre la existencia y posible publicación de esas fotos, pero evitó dar los nombres de quienes le habrían advertido. Que el líder de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez, había lanzado el aviso en alguna ocasión -ahora se sabe que con conocimiento de causa- sobre el "ahí-ahí" de la relación entre el delfín de Rajoy y el narcotráfico, está en las hemerotecas; concretamente, en las de febrero de 2011 ("Feijóo y el narcotráfico andan ahí-ahí", dijo exactamente el líder socialista gallego).

Sin embargo, quienes no figuran en los archivos de prensa en los términos del PSdeG -ni se espera que se pronuncien públicamente más que para dar apoyo a su líder- son los miembros del PP con quien el presidente de la Xunta mantiene una lucha soterrada de años por el control del partido y que no aceptan la diferenciación que hacen Feijóo y los suyos -incluidos Rajoy o José Manuel Romay Beccaría- entre un "PP transparente y honesto" (del propio Feijóo en adelante, el antes conocido como PP del birrete) y un "PP oscuro, intrigante y caciquil" (de Feijóo hacia atrás e incluyendo en el mismo saco al condenado Crespo o a los tres barones del llamado PP de la boina, Francisco Cacharro, José Luis Baltar y el difunto Xosé Cuiña)

Nadie en el PP se atreve a desvincular a estos viejos enemigos internos de Feijóo -"Pero recolectores de votos igual que él, de ahí su influencia en el tiempo"- de la circulación y publicación de las fotos. Las fuentes consultadas recuerdan que con Rajoy se intentó hacer lo mismo en idéntica batalla por el control del PPdG, pero las imágenes que decían poseer y que demostrarían una presunta homosexualidad del hoy presidente del Gobierno nunca se publicaron. El propio Rajoy, sin embargo, ha culpado de ese bulo en diversas ocasiones al abogado, narcotraficante y cerebro de narcotraficantes Pablo Vioque, el todopoderoso secretario de la Cámara de Comercio de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) por obra de Fraga, que también lo destituyó en cuanto se enteró de sus actividades ilegales.

Las fuentes consultadas van más allá e interpretan la aparición de las fotos de Feijóo y Dorado como un aviso al presidente, pues se le está recordando con ellas, aunque sea de forma implícita, una serie de datos "que también están en las hemerotecas", añaden. Apuntan más alto, además, al recordar que Rajoy fue un hombre del PP y de AP, con responsabilidades destacadas -diputado autonómico ya desde 1981, con 26 años- en plena gestión del ex tesorero Rosendo Naseiro, involucrado en la presunta financiación ilegal del PP. Precisamente, el caso Naseiro se reveló casualmente en el marco de una investigación por narcotráfico, lo cual llevó, paradójicamente, a invalidar las escuchas que probaban los delitos, pero cuyas transcripciones están en todos los históricos de prensa. Rajoy fue presidente de la Diputación de Pontevedra entre 1986 y 1991 y líder de AP en esta provincia entre 1987 y 1989. Entonces, ascendió ya a la Ejecutiva nacional del PP de la mano de José María Aznar.

Antes de irse a Madrid, el actual jefe del Ejecutivo ya había frecuentado junto a Fraga el Parador de Cambados o los restaurantes Casa Rosita (Cambados) y el de la mujer del capo Luis Falcón, Falconetti, en compañía del hoy narco protagonista Marcial Dorado, pero también de alcaldes y altos cargos de UCD, AP o PP implicados después en delitos de contrabando y narcotráfico, como Vicente Otero Pérez (Terito), que fue condecorado con la medalla de oro y brillantes de AP; José M. Prado Bugallo (Sito Miñanco), José Ramón Barral (Nené), Manuel Lorenzo (Ferrazo), Alfredo Bea Gondar, Luis Jueguen, José Manuel Vilas, el citado Falconetti, el abogado Vioque o Evaristo Juncal. Éste fue defendido con vehemencia, precisamente, por el actual presidente de la Diputación de Pontevedra y amigo personal de Rajoy, Rafael Louzán, cuando en 2010 se informó de que Juncal había traspasado empresas a varios de los narcos citados en estas líneas. Louzán fue también la mano derecha -y consejero de alguna de sus empresas, sin él saberlo, según dijo- del contrabandista Nené, ex alcalde de Ribadumia (Pontevedra) De momento, sólo Laureano Oubiña, máximo exponente del tráfico de hachís en España, reconoció en una entrevista desde la cárcel a la edición española de Vanity Fair haber financiado a AP y UCD

http://www.publico.es/452984/las-fotos-de-feijoo-con-dorado-alientan-nuevas-sospechas-de-financiacion-ilegal-del-pp

CHÓFER, TESTAFERRO Y AMIGO DE FEIJÓO

 Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

Manuel Cruz, el hombre que puso en contacto al presidente de la Xunta con Dorado, era conductor de conselleiros de Fraga y socio del contrabandista

Manuel Cruz, chófer de consejeros de la Xunta y amigo del entonces número dos de la Consellería de Sanidade y actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya se había introducido en el extenso entramado societario que había vertebrado Marcial Dorado cuando hizo las presentaciones entre el político y el contrabandista en una visita a A Illa de Arousa, la localidad pontevedresa donde reside el popular tabaquero.

Era finales de 1994 y Cruz llevaba una doble vida. Mientras frecuentaba la mansión de Dorado para hablar de negocios, atendía sus ocupaciones más públicas como chófer de destacados políticos gallegos del PP —como el exconsejero y exministro de Sanidad José Manuel Romay Beccaría— y militaba en el partido en Ferrol, la ciudad donde vivía. Cruz era el hombre de los contactos y un aventajado intermediario gracias a sus relaciones personales y de confianza con la élite política del momento. Una de las primeras operaciones que gestionó fue la compra de los Astilleros Hércules, SL, filial de Astafersa, una empresa vinculada al que fuera consejero de la Xunta de Manuel Fraga, Juan Fernández, para el que además trabajó de chófer. El amigo de Feijóo se implicó de lleno en varias de las empresas de Marcial Dorado en el suministro de petróleos a hospitales, como es el caso de Petrogalicia, SL o Xatevín, SL, que gestionaba una gasolinera en Caldas de Reis y otra en A Illa de Arousa, en el puerto deportivo. El testaferro del contrabandista llegó incluso a colocar a varios familiares en este extenso entramado de 40 sociedades que creó Dorado.

A raíz de la condena de Marcial Dorado por narcotráfico, la Agencia Tributaria puso en 2009 al descubierto la inmensa capacidad empresarial del ya narcotraficante a través de la denominada Operación Dourado. La estructura financiera del contrabandista que se relacionó con Núñez Feijóo en los noventa tenía ramificaciones en Suiza, Islas Vírgenes, Liechtenstein, Andorra, Belice, Bahamas, Portugal y Marruecos, donde se le embargaron tres millones de euros en cuentas bancarias, además de un patrimonio inmobiliario inmovilizado que supera los 12 millones. En esta causa por blanqueo estaría implicado el propio Manuel Cruz, aunque había fallecido diez años antes en un accidente de tráfico. En la investigación el que fue chófer de consejeros de la Xunta aparece como nexo del holding empresarial del contrabandista. De hecho, su viuda llegó a declarar en la Audiencia Nacional como presunta implicada en los intereses de Marcial Dorado al igual que una sobrina de Cruz, socia fundadora de los Astilleros Hércules. En esta empresa se construyó clandestinamente la lanzadera Nautillus que Dorado vendió al grupo de transportistas a los que se intervino el alijo de cocaína por el que ahora está en prisión.

Cruz también entabló relación en los noventa con otro destacado dirigente del PP en Galicia, Juan Juncal, exalcalde de Ferrol y actual senador, que ejerció de asesor y apoderado de Cruz en la compra de una empresa. Fue en 1995 y, según reconoció el propio Juncal, el chófer de la Xunta, al que ya conocía de verlo por Ferrol, acudió a su asesoría fiscal para que le representara en la compra de una empresa informática “inactiva”. “Anfra Sistemas era una empresa inactiva; las empresas inactivas se compran y se venden”, explicaba hace tres años el senador del PP a este periódico sobre aquella operación. Anfra Sistemas está bajo la lupa de la Audiencia Nacional en la causa contra Dorado por blanqueo. Juncal sostiene que se enteró luego de las estrechas relaciones de su cliente con el entonces contrabandista.

Solo seis después de firmar la compra de Anfra Sistemas con el asesoramiento de Juncal, Cruz inyectó en esa sociedad cinco millones de pesetas (30.000 euros) y adquirió a través de ella otra firma, JF Oil, una sociedad que gestionaba gasolineras en la provincia de Pontevedra. Quien le vendió a Cruz JF Oil era también alguien vinculado al PP: Evaristo Juncal Carreira, un ingeniero de la Xunta que desde los años noventa fue socio de al menos una decena de empresas de explotación de gasolineras, minicentrales, piscifactorías, viñedos y negocios inmobiliarios. Con los años, Evaristo Juncal Carreira terminó siendo presidente del partido en el municipio pontevedrés de Caldas de Reis, candidato a la alcaldía por el PP y delegado territorial de Urbanismo en Pontevedra del Gobierno de Feijóo. Cuando este periódico publicó que tres de sus sociedades acabaron en manos de personas muy cercanas a contrabandistas y capos históricos del narcotráfico, el presidente de la Xunta lo destituyó.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/02/galicia/1364931622_753684.html

UN FRENAZO PARA EL MEJOR COLOCADO

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)Feijóo era hasta el domingo el más firme candidato a la sucesión de Rajoy Varios dirigentes del PP creen que este caso le pesará y refuerza a Santamaría En público, todos los políticos insisten en que solo piensan en el puesto que están ocupando en ese momento. En privado, prácticamente todos los administradores de alto nivel se mueven para preparar su siguiente ascenso en la escalera del poder. Alberto Núñez Feijóo no es una excepción. Nadie en el PP duda de sus legítimas aspiraciones al máximo cetro: ser líder del partido y presidente del Gobierno. Y hasta el domingo, era tal vez el candidato mejor colocado para suceder a Mariano Rajoy si es que este, hundido como está en las encuestas, decidiera no presentarse a la reelección en 2015 o si perdiera. ¿Han acabado las fotos con el entonces capo del contrabando Marcial Dorado con la carrera de Feijóo?

En el PP había este lunes división de opiniones. La mayoría cree que él ha reaccionado rápido y bien, y que podrá seguir sin problemas al frente de la Xunta, entre otras cosas porque acaba de ganar cómodamente unas elecciones (hace cinco meses), tiene al partido muy controlado y la oposición es muy débil. Pero la mayoría de los consultados cree que a medio plazo este golpe de imagen es muy duro y pesará en su batalla por ser el sucesor de Rajoy.

Feijóo, hasta el domingo, era el mejor colocado por muchos motivos. Primero por sus éxitos electorales, algo básico en política: ganó a la primera y repitió éxito en plena crisis. Segundo por su trayectoria política con largo recorrido de gestor centrado en la sanidad —fue presidente del Insalud—. Tercero por una evidente cercanía a Rajoy, que apostó por él. Cuarto por una cuestión de edad: es de la generación siguiente al líder, mientras Alberto Ruiz-Gallardón, otro candidato, es coetáneo de Rajoy. Y por último, porque siempre se ha movido bien en los círculos del poder no solo regional, sino especialmente madrileño, una ciudad a la que acude cada semana para forjar su agenda nacional. Feijóo lleva muchos años trabajándose el PP, con buenas relaciones con la mayoría de los barones autonómicos, el poder económico y los medios de comunicación. Es un estratega, y aunque siempre dice que su única aspiración es Galicia, todos saben que no es cierto.

“Está tocado pero no hundido”, analizan otros, que ven como pasajera la polémica A la mayoría les parece bien esa ambición, natural en política, aunque últimamente habían generado resquemor su distanciamiento de la dirección nacional por la gestión del caso Gürtel. Mientras el PP y Rajoy guardaban silencio, él aparecía con frecuencia en los medios de comunicación y respondía a todas las preguntas, siempre muy claro, en su estilo. “El PP tiene que pedir perdón”, “Bárcenas nos ha engañado a todos”, “Bárcenas se ha aprovechado del PP”, eran frases suyas que la dirección del PP no se animaba a pronunciar. Cada vez que comparecía, dejaba en mal lugar, por comparación, tanto a María Dolores de Cospedal como al propio Rajoy. “Creo que él piensa como yo, pero es el presidente del Gobierno, no puede entrar en ciertos temas”, le justificó hace dos semanas en Cuatro.

Esta actitud le ha distanciado de Cospedal, otra aspirante nunca confesada a la sucesión. Tanto que enseguida se dispararon las hipótesis de fuego amigo en la publicación de las fotografías, algo a lo que ninguno de los consultados le otorga mucha fuerza y que el propio Feijóo quiso despejar apuntando indirectamente a la oposición. Este tropiezo del gallego con unas fotos que todos admiten como “muy inoportunas” refuerza en esa carrera por la sucesión, según un análisis muy extendido en el PP, a Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta. El deterioro de imagen de Cospedal con el caso Bárcenas —que Santamaría ha evitado tras los Consejos de Ministros para no quemarse— y el tropiezo de Feijóo dejan a la vicepresidenta en mejor posición, aunque todo es temporal y queda mucho todavía para esa disputa. “Feijóo está tocado pero no hundido”, analizaba otro veterano.

Aunque de perfiles distintos —Feijóo tiene más edad y más trayectoria— los tres tienen algo en común: son funcionarios que entraron en política desde la administración, no muy ideologizados. El propio Feijóo ha reconocido que votó al PSOE en el pasado. Los tres empezaron a militar en el PP tarde, en 2000. Santamaría pasó a la política después de trabajar como técnica con Rajoy en Administraciones Públicas y Cospedal hizo lo mismo tras incorporarse al equipo de Javier Arenas en Trabajo. El único pata negra de Alianza Popular en el cuarteto de sucesores en potencia es Gallardón, cuyo perfil político siempre le convierte en protagonista.

Otros veteranos señalan que por mucho que a Feijóo esto le pueda venir muy mal —hasta ahora estaba inmaculado— la carrera de la sucesión de Rajoy es mucho más larga de lo que parece. Estos dirigentes están seguros de que el presidente se volverá a presentar en 2015. “¿Tú crees que Rajoy ha pasado todo lo que ha pasado para estar solo cuatro años, en plena crisis, y marcharse justo cuando empieza la recuperación? No tiene sentido. Si la economía mejora un poco, y con el PSOE como está, tiene muchas opciones de volver a ganar en 2015. La sucesión es en 2019, y hacer quinielas para entonces es absurdo”, sentencia un veterano.

Los veteranos creen que Rajoy será el candidato en 2015; la sucesión, en 2019 Otros muchos no ven consistencia a las críticas. La publicación de las fotos llega en un momento en que los políticos, y en especial los del PP, se sienten acosados y tienden a mostrar solidaridad con sus compañeros. “Esto es una muestra de cómo está la política actualmente, del absurdo al que hemos llegado. Si después de toda la vida en política lo único que le pueden sacar a Feijóo es que hace 20 años fue amigo de ese hombre...”, señala un dirigente popular.

En cualquier caso, Feijóo quiso lanzar este lunes un mensaje claro a su partido al contar que Rajoy supo en 2003 que existían estas fotos. Le avisó de nuevo en 2009, y hablaron dos veces este fin de semana. Y siempre le apoyó, según confirman en La Moncloa. Esto es, mensaje para navegantes del PP, para rivales internos que puedan pensar que Feijóo es ahora un dirigente que está solo: tiene todo el apoyo del líder que decidió apostar por él pese a que sabía que existían esas fotos. Eso sí, quedó por explicar por qué ninguno de los dos dijo nada en público sobre las amenazas y las fotos durante estos años.

http://politica.elpais.com/politica/2013/04/01/actualidad/1364842860_780716.html

EL PSOE PIDE QUE FEIJÓO ACLARE SI LA XUNTA FACTURÓ A EMPRESAS DE DORADO

 Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

El líder del PSdeG exige al presidente que enseñe las facturas de cuando era alto cargo de Sanidade porque ve "indicios" de que Dorado se benefició de contratos públicos

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, comparecerá el próximo 10 de abril en el Parlamento gallego para aclarar su relación en los años noventa con el entonces contrabandista Marcial Dorado, en prisión actualmente por narcotráfico. La junta de portavoces de los grupos parlamentarios ha acordado esta mañana la comparecencia, que sustituirá a la habitual sesión de control que incluyen los plenos en la Cámara autonómica. La intervención de Feijóo estará abierta a las preguntas de la oposición que, sin embargo, no podrán plantear las habituales cuestiones sobre otros temas propias de las sesiones de control al presidente.

El PSdeG ya ha adelantado esta mañana algunos de los aspectos que el presidente de la Xunta, a su juicio, debe aclarar en su comparecencia. El secretario general de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez, ha defendido esta mañana en una entrevista en RNE que hay "indicios" de "relaciones comerciales" entre empresas de Dorado o de sus testaferros y la Consellería de Sanidade, de la que Feijóo era alto cargo en los años de aquella relación. Según ha afirmado Vázquez, el presidente de la Xunta “tiene que comparecer en sede parlamentaria y enseñar las facturas de cuando fue secretario general técnico de la Consellería de Sanidade y luego secretario general del Sergas entre el 92 y el 98. Facturas con los testaferros”. “Cuando habla de su amigo Manolo Cruz, hay que decir que este era el testaferro de Marcial Dorado. Compraba gasolineras y las ponía a nombre de Marcial Dorado", ha señalado el socialista.

Vázquez sostiene que "si Galicia supiera de esa relación en tiempo y forma, Feijóo hoy no sería presidente de Galicia". "La droga hacía estragos en la juventud gallega y uno de los máximos representantes del órgano que luchaba contra la drogadicción en Galicia estaba en el yate" de Marcial Dorado, haciendo viajes por Andorra y Portugal que no sabe quién los pagaba", ha concluido el líder socialista.

Los que sí han salido en defensa del presidente gallego han sido sus compañeros del partido popular. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón ha defendido a Feijóo describiéndolo como "uno de los activos más importantes en el Partido Popular" y ha añadido, "rotundamente", que no debe dimitir tras hacerse públicas las fotografías junto al narcotraficante Marcial Dorado que destapan la relación del ahora líder de los populares gallegos con el entonces célebre contrabandista. Por su parte, el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha declarado que la explicación "pública y transparente" que ha ofrecido el presidente de la Xunta le ha convencido.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/02/galicia/1364899988_017486.html?rel=rosEP

QUINTANA: “SI ME PASA A MÍ LO DE FEIJÓO TENGO LA GUARDIA CIVIL EN MI CASA”

El exvicepresidente, molesto con que se equipare su foto con un empresario a la del presidente

Las fotografías publicadas por EL PAÍS del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, junto al narcotraficante Marcial Dorado ha devuelto a la actualidad otra famosa fotografía, la del exvicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, junto a Jacinto Rey, propietario de la Constructora San José y adjudicatario de concursos de la Administración gallega, en un yate. En aquel momento el PP pidió su dimisión y Feijóo pronunció la famosa frase que ahora muchos le recuerdan: “El Gobierno no se puede fotografiar con malas compañías”.

Quintana ha concedido una entrevista este martes a la cadena SER, en la que ha asegurado: "Si me pasase lo de Feijóo, seguramente tendría una pareja de la Guardia Civil en mi casa". El exvicepresidente se ha mostrado muy molesto con la equiparación de la citada fotografía con la imagen del actual presidente de la Xunta junto al narcotraficante gallego. "No tiene nada que ver. Absolutamente nada que ver", ha recalcado.

Quintana ha afirmado que, en su caso, la situación fue manipulada porque, ha dicho, la imagen de él junto al empresario gallego se realizó un año antes de que él fuese vicepresidente de la Xunta y cinco años antes de que se convocase el concurso éolico. "Ni yo podía pensar que sería vicepresidente, ni que habría un concurso eólico", ha explicado sobre aquella imagen. "Él [Feijóo] sabrá si tiene que dejar el cargo o no, no voy a hacer lo que hicieron conmigo", ha zanjado Quintana.

Sin embargo, el secretario general del PP gallego y vicepresidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, ha asegurado que la diferencia “fundamental” entre las fotografías de Alberto Núñez Feijóo con el contrabandista y narcotraficante, Marcial Dorado, y las del exvicepresidente gallego recae en el cargo político de los retratados. Rueda ha esgrimido que las imágenes de Feijóo son “de hace 20 años cuando en ningún caso tenía responsabilidades de gobierno como las que tiene ahora” y que las de Quintana “son de un vicepresidente cuando era vicepresidente con un empresario que después recibió importantes contratos de ese gobierno”, un extremo que siempre ha sido negado por el exportavoz nacional del BNG.

Feijóo era el número dos de la Consellería de Sanidad de Fraga cuando se dejaba fotografiar al lado del narco en barcos y casas de su propiedad. Las imágenes de Quintana fueron tomadas un año antes de ser nombrado vicepresidente de la Xunta y cinco años antes de la adjudicación del concurso eólico en el que ese empresario recibió megavatios.

Rueda no ha querido responder a los medios cuando se le ha preguntado si es peor fotografiarse con un empresario o con un narco. “Me ha preguntado por las diferencias entre ambas fotografías y se las he explicado”, ha zanjado. Durante la campaña electoral de las autonómicas de 2009, Rueda y Feijóo no solo pidieron la dimisión de Quintana; también reclamaron al expresidente socialista, Emilio Pérez Touriño, la destitución de su socio en el bipartito que gobernaba Galicia. El secretario general de los populares gallegos también ha alegado que fue Touriño el primero en criticar las fotografías de su propio vicepresidente. Además, ha descartado que las imágenes hayan sido distribuidas ahora por miembros del PP para frenar la carrera política de Feijóo.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/02/galicia/1364892817_494426.html?rel=rosEP

EL CONTRABANDISTA MÁS CÉLEBRE DE GALICIA INTIMO AMIGO DE FEIJÖO 

 Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

Dorado fue el tabaquero gallego que levantó el mayor emporio con el negocio del contrabando

También fue el último en caer en las redes del narcotráfico

A Marcial Dorado, el contrabandista más célebre de Galicia, la tormenta política por su vieja amistad con el presidente de la Xunta le ha cogido entre rejas, cumpliendo una condena de 14 años por narcotráfico. Aunque en su pequeño pueblo natal de A Illa de Arousa (Pontevedra) muchos vecinos que trabajaban para él fueron testigos de aquella relación o habían oído hablar de ella, el famoso traficante de tabaco gallego, siempre reacio a hablar con los medios de comunicación, nunca quiso comentar el asunto, al menos en público. Antes de que Alberto Núñez Feijóo y el contrabandista se conocieran, Dorado llevaba años siendo un permanente objetivo policial y mediático. A finales de los ochenta fundó su propia compañía para introducir en España el tabaco de contrabando que proveía a las tres principales bandas gallegas el delegado de la Reynolds en Europa Michael Haengui, apodado Roberto el Suizo. La denuncia judicial de un distribuidor de tabaco que había sido encerrado en un camión congelador del que milagrosamente salió con vida fue la voz de alarma para que un juez tirara del hilo hasta impulsar la gran redada contra la mafia tabaquera en diciembre de 1983, la primera en la que Dorado fue detenido.

Dorado fue procesado junto a otros 94 contrabandistas, tras una investigación que duró varios años. Pese al interés que el asunto acaparó en la sociedad gallega, la causa fue archivada cuando llegó a la Audiencia Nacional porque los delitos ya habían prescrito 15 años después. En medio de las maniobras dilatorias de los abogados para evitar el juicio, Dorado aparecía involucrado en la primera gran investigación internacional por blanqueo de dinero y era foco de la prensa europea. Precisamente su conexión con el empresario suizo y los continuos viajes a Basilea para contratar los cargamentos de tabaco le situaron en primer plano del proceso judicial franco-suizo llamado Peseta Connection. Corría el año 1989 y el interés de las autoridades helvéticas era llegar al origen de un ingente tráfico de divisas, cuantificado en 26.000 millones de pesetas, una cantidad que habían sido ingresada en la sociedad Porespa de Haengui. Varios años después, Dorado y otros contrabandistas de la época quedaron apartados del caso por falta de pruebas.

En la madrugada del 12 de junio de 1990, Dorado fue uno de los detenidos de la Operación Nécora. Entonces pasó varias semanas en prisión, hasta que al juez Baltasar Garzón no le quedó otra que dejarle en libertad por la inconsistente retahíla de acusaciones que el arrepentido Ricardo Portabales había firmado contra él como uno de los capos del narcotráfico. Mientras Dorado era recibido en su isla natal entre aplausos de sus convecinos, otros se manifestaban con pancartas contra su excarcelación en localidades del entorno.

En junio de 1992, tres años antes de las fotografías con Feijóo, el Gobierno Civil de Pontevedra había confeccionado su propio archivo de los capos gallegos cuando algunos ya habían dado el salto al tráfico de cocaína y hachís. En un anexo del amplio informe policial y bajo el apéndice de Clave Blanco (individuos sobre los que se realizan investigaciones), aparece Marcial Dorado como uno de los contrabandistas que ya tienen conexiones con el sector de la construcción a través de una inmobiliaria, Ladomar SA, y de la hostelería.

El informe cita las rías gallegas, País Vasco y Santander como el radio de las operaciones de Dorado, mucho más amplias que las de sus colegas, y califica de “muy alta” la capacidad del tráfico marítimo de su compañía. Además, detalla una por una las 12 embarcaciones que utiliza para las descargas de tabaco, algunas construidas en Inglaterra, y menciona a los 35 operarios que el capo tiene en nómina. Entre los grandes tabaqueros de la época, Dorado es el que más ha sabido rentabilizar el negocio, forjando el mayor emporio en dinero y patrimonio. Hábil y huidizo, ha intentado escapar de su propia repercusión mediática, convencido de que la prensa fue culpable de su vía crucis judicial. Pinchazos telefónicos en los que Dorado negocia la venta de una lanzadera que tenía en el puerto griego de El Pireo propiciaron su implicación en el narcotráfico en octubre de 2003, tras la captura del segundo mayor alijo de cocaína organizado por bandas gallegas. Dorado confesó su actividad como contrabandista, pero siempre ha negado su relación con el tráfico de drogas: “Soy víctima de un montaje y han ido a por mí sin pruebas”, declaró.

Con la sentencia firme por narcotráfico, el Servicio de Vigilancia Aduanera desplegó toda su artillería para poner al descubierto su fortuna. En 2009 todos sus bienes y negocios conocidos fueron embargados y tasados en 12 millones de euros, aunque se estima que entre dinero y propiedades su valor podría duplicarse. Mientras el fallo espera a ser revisado por el Tribunal Constitucional, Dorado está pendiente del escrito de acusación de la fiscalía de la Audiencia Nacional por la causa de blanqueo. También ha solicitado un permiso penitenciario que hasta ahora se le ha denegado.

http://politica.elpais.com/politica/2013/04/01/actualidad/1364843352_787731.html?rel=rosEP

FEIJÓO CREE QUE SE INTENTA TRUNCAR SU CARRERA CON SUS FOTOS CON UN NARCO

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)El presidente de la Xunta se niega a dimitir porque dice que no ha hecho "nada ilegal"

Alega que las imágenes que destapan su relación con Dorado son "simplemente unas fotos" Asegura que habló con Rajoy y Cospedal tras la conocer la publicación de las imágenes

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha restado importancia a las fotografías publicadas por EL PAÍS que han destapado su relación de amistad con el contrabandista Marcial Dorado en los años noventa, cuando el dirigente popular era número dos de la Consejería de Sanidad del Gobierno gallego. “Son simplemente unas fotografías antiguas y así se ha corroborado en diferentes investigaciones judiciales”, acaba de afirmar Feijóo, que ha aclarado que no piensa dimitir porque, ha señalado, no ha hecho “nada ilegal”. “Si hubiese pensado que esas fotos eran un riesgo [para mi carrera], no me hubiese presentado a las elecciones [gallegas]”, ha añadido sobre su relación con Dorado, que ahora cumple condena por narcotráfico. “Las fotos son lo que son: fotos. No hay nada detrás. Ni contratos con la Xunta o el Insalud, ni financiación del PP porque yo en aquellos ni siquiera militaba en el PP”.

El líder del PP gallego, bien situado en la línea para suceder a Rajoy, se ha escudado en la existencia de una mano negra a la que no pone nombre que, desde 2003, cuando fue nombrado por Manuel Fraga vicepresidente de la Xunta, no ha dejado de amenazarle con sacar a la luz su relación con Marcial Dorado para truncar su carrera política: “Se me ha intentado amedrentar en todo este tiempo y no lo han conseguido. Seguiré diciendo lo que pienso”. Para defenderse, Feijóo ha prometido “transparencia” pero no ha aclarado quién pagaba los viajes que hizo con Marcial Dorado y ha asegurado que entonces desconocía tanto el pasado de su anfitrión en los yates –había sido detenido dos veces por contrabando- como a qué se dedicaba el conocido contrabandista en aquel entonces.

Preguntado por el tren de vida que llevaba Dorado en aquella época entre yates, mansiones y todoterrenos de lujo, y si no le hizo desconfiar que su poder adquisitivo pudiera proceder del contrabando puesto que ya había sido detenido en la Operación Nécora y toda la prensa le señalaba como uno de los capos de la mafia gallega, Feijóo admitió que sí. “Investigué pero me dijeron que no había sido condenado” .Y reveló que desde 2003 o 2004 cuando supo de la existencia de este material comprometedor, lo puso en conocimiento del expresidente de la Xunta, Manuel Fraga, y también de Mariano Rajoy. Según dejó entrever, ninguno de los dos dirigentes del partido le reprocharon nada. Durante los años de las excursiones junto al capo gallego, Feijóo era alto cargo de la Xunta de Fraga y presidente del Insalud. “Cometí la torpeza de no investigar con más profundidad con mis propios medios”, ha reconocido hoy en su comparecencia en el Parlamento gallego. “El grado de ingenuidad de hace 20 años es difícil de justificar hoy”.

Uno de los destinos que ha reconocido Feijóo de sus viajes con Dorado era hasta ahora Andorra. Sin embargo, esta mañana el presidente de la Xunta ha reculado. Asegura que se equivocó, que lo que él creía que era Andorra se trataba en realidad de los Picos de Europa. “Había nieve”, ha justificado el líder del PP gallego. Sobre si su relación con el contrabandista derivó en adjudicaciones públicas a sus empresas desde la Consejería de Sanidad de la que era el número dos, Feijóo ha subrayado que nunca “firmó ni hizo ningún tipo de contrato” con las sociedades de Dorado. “No pongo la mano en el fuego por todas las personas con las que he comido y viajado en los últimos 20 años”, ha añadido. El presidente de la Xunta y el contrabandista Marcial Dorado.

El presidente de la Xunta se ha visto forzado a comparecer tras la publicación en el diario EL PAÍS de unas fotografías en un yate del contrabandista gallego Marcial Dorado en el año 1995, cuando Dorado ya había sido detenido en dos ocasiones: 1983, en la primera gran redada contra el negocio ilegal del tabaco, y en 1990. Años después de su relación con Feijóo, Dorado fue arrestado por narcotráfico y se encuentra en la cárcel cumpliendo una condena de 14 años.

Los grupos de la oposición han exigido esta mañana a Feijóo que presentara su renuncia. El secretario xeral del PSdeG, Pachi Vázquez, ha advertido de que el presidente de la Xunta mantenía una "relación de estabilidad" con una personas "catalogada como narcotraficante" en los propios medios de comunicación y que había sido detenida y "condenada" en los años 80. En este sentido, ha considerado que "nadie puede seguir siendo presidente del Gobierno gallego con esta carga a las espaldas". El BNG ha advertido que esta "relación" es un hecho "de suficiente gravedad" como para que el presidente gallego presente "su dimisión inmediata". Francisco Jorquera, portavoz del partido, ha asegurado que "una persona que mantiene este tipo de relaciones es indigna de ser presidente de Galicia”.

La número dos de Alternativa Galega de Esquerda, Yolanda Diéz ha advertido de que "no son unas relaciones normales" y se ha preguntado "qué tipo de negocios hacía el señor Feijóo con el señor Dorado" y "qué tipo de viajes a Andorra". "Porque no son normales", ha manifestado. La dirigente política ha rememorado que "como con naturalidad" en las listas del PP en los años 90 "concurrían personas vinculadas al narcotráfico", de ahí que haya calificado de "amistades peligrosas" la de Feijóo con Dorado.

http://politica.elpais.com/politica/2013/04/01/actualidad/1364811168_250855.html

CUANDO EL PRESIDENTE SÍ PEDÍA DIMISIONES POR “MALAS COMPAÑÍAS”

 Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

El PP exigió el cese de Quintana (BNG) por una fotografía en un yate con un constructor, cuando este no tenía ningún cargo público

Era “Feij009” quien hablaba entonces. En la descarnada campaña autonómica de 2009, aquella que tumbó al gobierno bipartito y dio a Alberto Núñez Feijóo la presidencia de la Xunta de Galicia, el líder popular, que se presentó ante los gallegos bajo la citada marca comercial, utilizó como arma contra el jefe de filas del BNG, el vicepresidente Anxo Quintana, una vieja foto de este a bordo del yate del poderoso empresario gallego Jacinto Rey, propietario de la Constructora San José y adjudicatario de concursos de la Administración gallega. Una de las frases de Feijóo publicadas entonces en relación a esta imagen, “el Gobierno no se puede fotografiar con malas compañías”, se ha vuelto ahora en su contra. El actual presidente de la Xunta no ha podido esquivar el paralelismo de las fotografías que, en el caso de Quintana, también eran anteriores a su toma de posesión como vicepresidente del Gobierno gallego. Ahora la oposición le pide a Feijóo que sea consecuente con lo dicho, y esta mañana la pregunta de los periodistas ha sido inevitable en su comparecencia en el Parlamento.

Al respecto, Feijóo ha explicado que cuando conoció la fotografía de Quintana y Rey, ya había sido advertido de la existencia de sus instantáneas con Marcial Dorado. A él, según ha relatado, le amenazaron varias veces desde el año 2003 y también en 2009 con que podrían salir a la luz las imágenes con el narco. Y después de reconocer, como recogen las hemerotecas, que efectivamente hizo declaraciones en aquella campaña electoral relativas a la foto comprometedora de su rival, se ha excusado diciendo que “el primero en hablar” del tema fue quien era socio de Gobierno de Quintana, el socialista Emilio Pérez Touriño.

En la feroz guerra por el poder en Galicia, según Feijóo, el PP criticó aquel retrato a bordo porque hacía poco que una consejería nacionalista del bipartito había beneficiado a Jacinto Rey en el concurso eólico. Pero, dicho esto, Feijóo (esta vez Feijóo 2013, vencedor de sus segundas elecciones hace cinco meses) ha añadido: “Mantengo una relación cordial con el señor Quintana y nunca puse en duda su honorabilidad”.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/01/galicia/1364820242_005539.html?rel=rosEP

FEIJÓO Y EL CONTRABANDISTA El presidente gallego mantuvo en los años noventa una estrecha amistad con Marcial Dorado, entonces capo del tabaco en Galicia y ahora en la cárcel por narcotráfico Fueron amigos durante unos años, y uno acabó al frente del Gobierno gallego y el otro en la cárcel por narcotráfico. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, del PP,mantuvo a mediados de los años noventa, mientras ocupaba altos cargos en los Gobiernos gallego y central, una estrecha amistad con el histórico contrabandista Marcial Dorado Baúlde. Entonces Dorado ya era muy conocido por sus actividades como uno de los jefes del contrabando de tabaco en Galicia, y Feijóo ocupaba destacados puestos en la Administración sanitaria, primero en la autonómica y luego en la estatal. La relación incluyó invitaciones a Feijóo a la casa y al barco de Dorado, además de viajes que realizaron juntos. En aquella época el contrabandista había sido detenido dos veces: en 1983, en la primera gran redada contra el negocio ilegal del tabaco en las Rías Baixas, y en 1990, por orden del juez Baltasar Garzón, dentro de la Operación Nécora, aunque luego lo excarcelaron y no llegó a ir juicio. Años después de su relación con Feijóo, Dorado fue arrestado por narcotráfico y ahora mismo se encuentra en la cárcel cumpliendo una condena a 14 años.

EL PAÍS se reunió con Feijóo el pasado día 20. En esa reunión el presidente de la Xunta pudo ver las fotos a las que había tenido acceso este periódico y ofreció su versión de los hechos. EL PAÍS había obtenido las fotos días antes, pero no contactó con el líder conservador gallego hasta que comprobó la veracidad de las mismas. Feijóo y el contrabandista se conocieron a través del que fuera durante años testaferro de este último en sus múltiples negocios, Manuel Cruz López —luego fallecido en accidente de tráfico—, militante del PP en Ferrol y chófer oficial de consejeros de la Xunta como José Manuel Romay Becaria, principal impulsor de la ascendente trayectoria de Feijóo como gestor en la Administración y de su meteórica carrera política hasta su nombramiento como sucesor de Manuel Fraga en 2004.

Feijóo conoció a Dorado a través de un testaferro de este, chófer en la Xunta

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+) Cuando conoció al contrabandista, Feijóo tenía 34 años, vivía en Santiago y era el número dos de la Consejería de Sanidad que dirigía Romay. Su amistad con Dorado se mantuvo unos meses después de la marcha del actual presidente gallego a Madrid, reclutado por el propio Romay para dirigir el desaparecido Insalud. El entonces prometedor alto cargo empezó a acompañar a Cruz en sus asiduas visitas a la espléndida mansión de Dorado en A Illa de Arousa (Pontevedra), donde se celebraban comidas y reuniones a las que asistía personal de confianza del contrabandista, incluso algunos mandos uniformados.

La amistad entre el político y el contrabandista se fue estrechando. Entre 1995 y 1998, Feijóo acudió durante los veranos a otra casa que Dorado tenía en Baiona, cerca de Vigo. En estas escapadas no faltaba el paseo a bordo del yate que el empresario tabaquero tenía atracado en el Club Náutico de esta localidad turística. En algunas de esas excursiones participó también la que era entonces la pareja del que llegaría a ser jefe del Gobierno gallego. La afición de Dorado por los barcos de recreo llevó a Feijóo a pasear a bordo de uno de los yates insignia del contrabandista, el Oratus, que tenía fondeado en Ibiza. Esta embarcación sería intervenida años después en una operación contra el blanqueo de dinero, tras la detención de Dorado en relación con un cargamento de seis toneladas de cocaína, en octubre de 2003.

Feijóo también fue con Dorado a Portugal, donde este tenía negocios, y a Andorra. El Principado era entonces uno de los destinos frecuentes de los contrabandistas para evadir dinero. Personas próximas a Dorado, algunos exsocios en la importación ilegal de tabaco, recuerdan a Feijóo como una persona discreta pero muy integrado en las fiestas que organizaba su anfitrión. Era el amigo de Cruz, mano derecha del contrabandista, y apenas conocían detalles de su vida profesional. La sorpresa vino años después, cuando alcanzó la presidencia de la Xunta.

En aquella época, Dorado ya había amasado una de las más potentes fortunas a la sombra del negocio tabaquero con varias sociedades inmobiliarias y gasolineras. En Portugal se había introducido en el mercado vinícola con una importante plantación mientras orientaba parte de sus inversiones hacia Marruecos con la producción de aceite.

En esa épocael contrabandista ya había sido detenido en dos ocasiones

Feijóo explica que empezó a tratar a Dorado, en torno a 1995, a través de Cruz, con quien había trabado amistad en la Xunta. Su relación, asegura, se limitó al ámbito personal en reuniones en su tiempo de ocio en las que participaban más amigos. Reconoce que estuvo en su barco, en su casa y que al menos hizo un viaje con él, aunque insiste en que siempre había más amigos presentes. El presidente de la Xunta niega tajantemente que tuviera cualquier tipo de lazo económico con Dorado ni que estuviera al tanto de sus negocios ni que su relación con él hubiese tenido la menor influencia en sus decisiones como cargo público. Insiste en que también desconocía que Cruz participase en los negocios del contrabandista.

Según el jefe del Gobierno gallego, en aquel momento confió en la palabra de los amigos comunes, que le aseguraron que Dorado ya no se dedicaba al contrabando de tabaco. Y resalta que, cuando se produjeron los hechos, tampoco había ningún procedimiento judicial abierto contra él. Hacia 1997, en cuanto tuvo noticia de que la Audiencia Nacional había abierto una investigación a Dorado por una supuesta operación de contrabando, el presidente gallego afirma que cortó toda la relación con él y que desde entonces ni se han vuelto a ver ni han hablado nunca.

En conversación con EL PAÍS, Feijóo señala que en 2004 tuvo conocimiento de que fotografías suyas con Dorado habían sido requisadas durante un registro policial en el domicilio de este. Más tarde, durante la campaña de las elecciones autonómicas de 2009 —en las que alcanzó la presidencia de la Xunta—, asegura que dirigentes del PSOE le amenazaron con difundir esas imágenes si el PP no bajaba el tono de sus ataques. El presidente gallego sostiene que transmitió a los socialistas que no le importaba que se hicieran públicas porque entendía que no le comprometían en nada ilegal. En esos mismos días, el PP hizo circular una imagen del entonces vicepresidente de la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana, en el yate de un empresario que había recibido contratos de la Xunta. Mariano Rajoy llegó a pedir la dimisión de Quintana por esa foto.

Hicieron viajes juntos y Feijóo fue invitado a la mansión del capo

Desde su implicación en la gran redada contra los tabaqueros gallegos en 1983, Marcial Dorado, uno de los 94 procesados en este macrosumario, es uno de los que más páginas de periódicos ha acaparado. Aunque el asunto fue archivado por la Audiencia Nacional 15 años después, Dorado Baúlde fue objeto de múltiples investigaciones del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) hasta el punto de que en 1998 la dirección de Aduanas en Madrid ya había diseñado la operación para detenerle bautizada como Cabeza de Vaca, en alusión al conquistador español y su relación con la leyenda de El Dorado. La operación fue desactivada coincidiendo con la fulgurante destitución de la entonces cúpula del SVA. De los históricos del contrabando de tabaco en Galicia, Dorado era el único al que nunca se había podido implicar en el tráfico de drogas.

Cuando su relación con Feijóo ya había concluido, Dorado acabó condenado a tres años por sobornar a dos guardias civiles. En 2003 le detuvieron por primera vez acusado de narcotráfico. Era el último de los históricos en caer y el único que permanecía en pie viviendo de las rentas de la importación de tabaco ilegal.

El presidente de la Xunta afirma que creyó que Dorado ya no era contrabandista Dorado, que pronto cumplirá 63 años, comenzó en el contrabando como jefe de una de las tres grandes compañías que se formaron en la clandestinidad a finales de los años setenta en la Ría de Arousa, denominadas ROS, Sito Carnicero y Marcial, por los nombres de sus jefes. Parte de su niñez la había pasado a bordo del barco en el que su padre traía y llevaba pasajeros y víveres de la isla de Arousa a tierra. Al igual que sus colegas, Dorado se refugió en Portugal cuando se desató en las Rías Baixas la gran redada de diciembre de 1983. Y fue uno de los que coincidieron en un lujoso hotel de la localidad de Viana do Castelo, donde se alojaban los fugitivos contrabandistas, con el entonces presidente de la Xunta Gerardo Fernández Albor (de Alianza Popular), cuando este asistía a un acto oficial.

Albor accedió a entrevistarse con los fugados, que le pidieron que intermediara para negociar su regreso a España. Meses después, Dorado y el resto de los exiliados se entregaron voluntariamente en la Audiencia Nacional, donde el caso se archivaría años más tarde porque los delitos prescribieron antes de ser juzgados. Durante esa época, históricos contrabandistas gallegos como Vicente Otero Terito eran reconocidos militantes de Alianza Popular

Cuentas en Suiza y en Bahamas

Antes de conocer a Alberto Núñez Feijóo, Marcial Dorado ya era un habitual en los periódicos por asuntos como la llamada peseta connection, una investigación judicial franco-suiza que en 1989 le implicó en una red internacional de blanqueo. La investigación nunca dio fruto y Dorado fue esquivando a la justicia hasta 2003, cuando Aduanas lo vinculó con un gran alijo de cocaína. La Audiencia Nacional le condenó a 17 años de cárcel, que el Supremo rebajó a 14. Dorado llegó a confesar su actividad como contrabandista pero negó que traficase con drogas. En 2009, el juez Fernando Grande Marlaska ordenó el embargo de sus bienes, valorados en más de 12 millones de euros, incluida su mansión de A Illa de Arousa. Entre su patrimonio figuran tres estaciones de servicio, otras tantas bateas de mejillón, 170 fincas rústicas, 12 plazas de garaje y 16 locales comerciales. En los bancos, la Agencia Tributaria le bloqueó 4,1 millones de euros: 1,8 millones en Suiza, 1,5 en el paraíso fiscal de las Bahamas, 300.000 en Portugal y 500.000 en España. En la causa estaba imputado como testaferro Manuel Cruz (el fallecido amigo de Feijóo), varios abogados y un teniente coronel de la Guardia Civil acusados de blanqueo de dinero. El asunto está ahora en manos del magistrado Javier Gómez Bermúdez, atascado por el volumen de respuestas a las comisiones rogatorias enviadas sobre todo a Suiza que hay que traducir.

http://politica.elpais.com/politica/2013/03/30/actualidad/1364678135_744979.html

 LA OPOSICIÓN EXIGE A FEIJÓO UNA EXPLICACIÓN CONVINCENTE O QUE DIMITA

 Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

El presidente gallego, dispuesto a explicar en el Parlamento su relación con un narco "Un alto cargo no puede estar en malas compañías”, dijo en 2009 El pasado atropelló ayer a Alberto Núñez Feijóo. No solo el de 1995, de cuando datan las fotografías del ahora presidente de la Xunta en un yate del contrabandista gallego Marcial Dorado publicadas por el EL PAÍS. A Feijóo le ha golpeado también un pasado más reciente, el de 2009, el de la durísima campaña electoral que le aupó a la Xunta a golpe de denuncia contra la coalición de socialistas y nacionalistas que en aquel momento gobernaba Galicia. Una de las piedras del escándalo que blandieron el PP y Feijóo fue la foto del entonces vicepresidente y líder del BNG, Anxo Quintana, en el yate de uno de los principales empresarios de Galicia, contratista de la Xunta. El líder del PP gallego extrajo una lección moral de aquel episodio: “El Gobierno no se puede fotografiar con malas compañías”. Ayer toda la oposición recuperó el recuerdo de aquella foto para exigirle una explicación convincente de sus años de amistad con quien era uno de los jefes de contrabando en Galicia o, en caso contrario, dimita.

Para hoy, está prevista la comparecencia de NuñuezFeijóo, que estará acompañado, precisamente, por el portavoz del PP, Pedro Puy, uno de los que fue más duro y crítico con la foto de Quintana. De los grupos de la oposición gallega, el BNG fue el más directo. Su líder, Xavier Vence, afirmó: “Galicia no se merece un presidente con ese tipo de relaciones cuando ya era alto cargo del Gobierno de Fraga. Es tremendamente grave y debe dimitir”. La número dos de Alternativa Galega de Esquerdas, Yolanda Díaz, optó por una fórmula indirecta: “En países serios, por cosas mucho menores, dimitieron cargos de gran responsabilidad. Estamos hablando de relaciones con uno de los capos de la mafia gallega”.

Los socialistas se mostraron más cautelosos y pusieron por delante la necesidad de que el presidente dé una explicación inmediata en el Parlamento gallego. “Si no lo hace, debe dimitir”, afirmó el portavoz en la Cámara de los socialistas, Abel Losada. En declaraciones a la SER, Feijóo se mostró ayer dispuesto a explicar en el hemiciclo cómo entabló amistad, a mediados de los años 90, cuando era alto cargo de la Administración sanitaria autonómica y central, con un contrabandista que ya había sido detenido dos veces y cuyo nombre aparecía cada poco en la prensa como objeto de investigaciones policiales.

En la entrevista de la SER, al ser preguntado cómo era posible que no conociese entonces el historial de Dorado —que actualmente cumple condena de 14 años de cárcel por narcotráfico—, Feijóo respondió: “Sorprendentemente, no”. La oposición sostiene que son excusas inverosímiles. “El único gallego que no sabía en el 95 que Dorado se dedicaba al contrabando era Feijóo”, ironizó el socialista Losada. En sus varias entrevistas, el presidente gallego insistió en los argumentos que ya había ofrecido a este periódico cuando le mostró sus fotos con el capo del contrabando de tabaco. Que lo conoció por un amigo común —Manuel Cruz, un chófer de varios consejeros de la Xunta, ya fallecido, y a la vez testaferro de Dorado—, que su relación fue “indirecta” y que nunca influyó en ninguna de las decisiones que tomó como cargo público. También repitió la teoría de que esas imágenes circulaban desde hace tiempo con el propósito de “amedrentar”.

En situaciones de crisis, Feijóo hace justamente lo contrario de Mariano Rajoy. Frente al hermetismo del presidente del Gobierno, el gallego sacó un comunicado en la misma madrugada del sábado, en cuanto empezó a conocerse el contenido de la información de este periódico, en la que se brindaba a atender a todos los medios que lo deseasen.

Ayer se multiplicó en las emisoras de radio, incluida la autonómica gallega, que abrió su informativo del mediodía con una entrevista al presidente para que este explicase su versión de las fotos. Feijóo ha anunciado además para hoy una inusual conferencia de prensa en el Parlamento gallego. Y también en contra de lo habitual estará acompañado por el portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, uno de los miembros más dialogantes del partido, y no por el vicepresidente de la Xunta y secretario general del PP, Alfonso Rueda, el ariete de la campaña de descalificaciones de 2009.

Feijóo va a poner todo su empeño para intentar que este turbio episodio de su pasado no frene una carrera política en la que había ido ascendiendo peldaño a peldaño hasta situarse en la línea sucesoria de Rajoy.

En las últimas semanas, además, el presidente gallego se había convertido en uno de los barones del PP que con más contundencia ha reclamado medidas enérgicas en el caso Bárcenas. Incluso hace unos días provocó la incomodidad en la cúpula del partido con una entrevista en Abc en la que señalaba que la dirección del PP debe pedir disculpas por la actuación de su extesorero. Ese tipo de declaraciones, así como el compromiso de “regeneración democrática” con que llegó a la Xunta hacen más embarazosa su situación. Ahora es a él a quien le piden explicaciones.

Sigue........en;

Descargar reportaje completo en pdf, tamaño 4,8 megas (+)

PLxH AyTP Pladesemapesga protecciondenunciante

AGDSP culpa ao PPdeG (Goberno de Feijóo) da saturación das urgencias nos hospitais galegos
AGDSP culpa ao PPdeG (Goberno de Feijóo) da saturación das urgencias nos hospitais galegos

Ante a saturación dos servizos de urxencias en gran parte dos hospitais públicos galeg [ ... ]

É TEMPO DE DIALOGO
É TEMPO DE DIALOGO

É hora de que nos unamos para ter un podemos galicia mais forte para que en vistaalegre os ga [ ... ]

A #XulioFerreiro se le han colado en la vergonzosa e indigna transparencia de la que hace gala...Auguramos un Pleno Muni...
A #XulioFerreiro se le han colado en la vergonzosa e indigna transparencia de la que hace gala...Auguramos un Pleno Munipal de Tesis Universitaria..

Ve-la luz durante la tarde del Lunes ocupara el "Escaño de la ciudadana" en la ciudad de A Co [ ... ]

O Concello de Carballo tramitou no último ano 94 axudas contra a pobreza enerxética
O Concello de Carballo tramitou no último ano 94 axudas contra a pobreza enerxética

No Concello de Carballo a partida de emerxencia social foi aumentando nos últimos anos para [ ... ]

O Movemento Galego en Defensa das Pensións Públicas (Modepen) esixe a dimisión da ministra de Trabajo Fátima Ibañez
O Movemento Galego en Defensa das Pensións Públicas (Modepen) esixe a dimisión da ministra de Trabajo Fátima Ibañez

O Movemento Galego en Defensa das Pensións Públicas (MODEPEN) e a Coordinadora Estatal [ ... ]

O 38% dos xornalistas galegos teñen contratos temporais ou son autónomos

O 38,6% dos xornalistas galegos carecen dun emprego estable, pois teñen contratos temporais o [ ... ]

El Alcalde de Laracha José Manuel López Varela utilizó dinero público para intentar cometer un delito urbanístico “frustrado” por la Xunta de Galicia.

El Alcalde de Laracha José Manuel López Varela utilizó dinero público para intentar cometer un delito urbanístico “frustrado” por la Xunta de Galicia.

En el año 2009 el Alcalde de Laracha expropia en Xermaña Caión, unos 15 mil metros de terreno rústico que recalifica a urbaní...

Un informe divulgado este viernes por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) muestra que desde comienzos de este año hasta el 22 de febrero perdieron la vida solo en esa ruta 326 personas, casi un tres por ciento de las 11 mil 27 que trataron de cruzarla.

Leer más...

Imaxe de arquivo de inundacións na Ponte                                                                                                                                                                                            

Imaxe de arquivo de inundacións na Ponte

O alcalde, Evencio Ferrero, e a concelleira de Contratación, Seguridade e Planificación e Mobilidade Urbana, Milagros Lantes, mantiveron hoxe en Santiago unha entrevista cos responsables de Augas de Galicia. A xuntanza, solicitada polo Concello de Carballo dende antes das eleccións galegas, incluíu vellas demandas e cuestións máis recentes, como o Real Decreto 638/2016, de 9 de decembro, polo que se modifican os regulamentos en materia de xestión de riscos de inundación, caudais ecolóxicos, reservas hidrolóxicas e vertidos de augas residuais.

Leer más...

LAS OLAS DEMORAN EL COMIENZO DEL PANTÍN CLASSIC GALICIA PRO
LAS OLAS DEMORAN EL COMIENZO DEL PANTÍN CLASSIC GALICIA PRO

El Pantín Classic Galicia Pro se mantiene en espera, después de decretarse jornada de lay-day (día de descanso) en el primero de los seis días de período de espera q [ ... ]

Denuncian la vulneración sistemática de los estatutos por parte de CDG y lo que es mas grave, incluso se incumplirían los derechos fundament...

La coordinadora de intercírculos Podemos Vigo quiere comunicar su postura oficial al respecto de dos temas de Podemos en Galicia que consideremos de gran importancia y que entendemos requieren  [ ... ]

As mellores orquestras en Carballo no mes do San Xoán: La Fórmula, El Combo Dominicano, Israel, Los Trovadores e Trébol
As mellores orquestras en Carballo no mes do San Xoán: La Fórmula, El Combo Dominicano, Israel, Los Trovadores e Trébol

A orquestra La Fórmula durante unha actuación Chega o mes do San Xoán, o mes da música. Rock, pop, música disco, música galega, bandas, corais, ritmo [ ... ]

LA ASAMBLEA DEL SUP EN LA POLICÍA AUTONÓMICA EN VIGO, PONE DE MANIFIESTO GRAVES DEFICIENCIAS EN ESTA UNIDAD

Esta tarde, se ha celebrado en la sede de la Policía Autonómica en Vigo, una Asamblea de afiliados para la elección del nuevo Comité del SUP en esa Unidad. Fruto de la As [ ... ]

La Comisaría Provincial de A Coruña al límite operativo

Caos en la primera semana de centralización de la sala única del 091.  mparativa balance de criminalidad en parámetros negativos. rmuta de horarios de atenció [ ... ]

@XulioFerreiro pone sueldos con el dinero público a sus "secuaces" a pesar de su minoría de gobierno, mayores que el sueldo de @Rajoy y @Feijoo, PSOE y PP calladitos...Hablan y se repiten sobre los presupùestos del 2017

@XulioFerreiro pone sueldos con el dinero público a sus "secuaces" a pesar de su minoría de gobierno, mayores que el sueldo de @Rajoy y @Feijoo, PSOE y PP calladitos...Hablan y se repiten sobre los presupùestos del 2017

Para los incrédulos el alcalde de A Coruña, se ha convertido en presidente de la Empresa Municipal Aguas de La Coruña (EMALCSA), Xulio Ferreiro donde A"atesora de forma oculta a...