Información
Lugo

El CD Lugo con 9 hombres por las expulsiones puso freno al "fantasioso Depor" en Riazor con un 0-0

Información
07 Enero 2019 224 votos
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Los albivermellos suman un punto en un campo histórico en el que llegaron a jugar con 2 hombres menos. Riazor vivía el primer round del derbi gallego de esta temporada. Más de 2.000 lucenses viajaron junto a los suyos para darle colorido albivermello a la grada en un duelo de hermandad entre aficiones y en el que los de Monteagudo sintieron el aliento de los suyos más cerca que nunca fuera del Anxo Carro

En lo futbolístico el partido de plateaba de antemano como un duelo entre un histórico del fútbol español y un Lugo cada vez más asentado en la élite que no acostumbraba a frecuentar con anterioridad. Galones de favorito para el Depor, pero poco miedo por parte de los lucenses como ya advirtió su técnico en la previa.

Tras la lógica salida en tromba de los coruñeses, para hacer valer su condición de local, los albivermellos fueron llevando poco a poco el partido a su terreno. Fueron apenas 10 minutos de acoso de los de Natxo González, de los que los lucenses salieron a base de triangulaciones e intentando robar el balón. Fueron avanzando metros con los minutos y ganando presencia en el área con un Escriche en continua batalla con los zagueros deportivistas y un Herrera que tuvo la primera ocasión con un doble disparo que, primero la pierna del defensor, y luego las manos de Dani Giménez, acabaron aguando las posibilidades del grancanario.

La ocasión más clara de la primera mitad fue, sin embargo, para los blanquiazules en un disparo de Carles Gil que golpeó a la madera, acabó impactando en la espalda de Juan Carlos, pero el meta alcarreño acabó evitando el gol. No le perdió la cara al partido desde entonces el equipo de Monteagudo y acabó la primera mitad en campo local y dando la razón, hasta el momento, a la advertencia de su técnico días antes del duelo.

La vuelta de vestuarios trajo consigo de nuevo a un equipo local con ganas de imponer esa condición y los deportivistas gozaron de dos buenas ocasiones en los pies de Carlos Fernández, un tiro al palo anulado por fuera de juego, y Carles Gil cuyo tiro raso desde la frontal se perdió pegado al palo izquierdo de Juan Carlos.

Igual que en el primer parcial, fue algo menos de un cuarto de hora que el Lugo supo solventar bien. A partir de ahí el equipo de Monteagudo comenzó a crecer y a tener ocasiones. Primero un tiro de un Capillo que apuraba forzado la línea de fondo, al borde de sufrir penalti, para conectar un disparo que obligó a emplearse a Dani Giménez. Más tarde un zapatazo de Kravets en segunda jugada que era un claro aviso de la ambición visitante.

Pita entraba en el terreno de juego en lugar de Cristian Herrera para ganar presencia en el centro del campo y el capitán albivermello recibía la ovación de los aficionados de su ciudad. Muestra de intenciones de Monteagudo que no pudo ver cristalizada porque poco minutos después llegaría un lance que marcaría el desarrollo del resto de partido.

José Carlos pugnaba por un balón aéreo con Carlos Fernández y el contacto del brazo del central de Paradas con el cuello del delantero blanquiazul era sancionado con tarjeta amarilla. Rigurosa. Segunda cartulina para el defensa albivermello y 20 minutos por delante con uno menos para los lucenses.

El Lugo tenía que tirar de arrojo si quería sumar un punto como hizo en su última salida en Almería. Fueron compactos, solidarios y ordenados los miembros del conjunto amurallado hasta el final. Desesperaron al rival y mostraron que ya han aprendido la lección que les condenaba en la llamada zona Cesarini. Para añadirle mayor épica tuvieron que jugar el descuento con nueve, tras la expulsión de Dongou. El camerunés, veía sin tiempo a pestañear dos cartulinas amarillas seguidas pero con uñas y dientes sus compañeros defendieron un punto con el que regresan a Lugo, encadenando cuatro partidos sin perder.

El técnico blanquiazul, Natxo González, recuperó el esquema habitual con cuatro defensas y realizó cuatro cambios en el once con respecto al que perdió en el Ramón de Carranza en el último encuentro de 2018. Saúl suplió a Diego Caballo en el lateral izquierdo, Michael Krohn-Dehli entró por Vicente Gómez en la medular, Carlos Fernández ocupó la posición de Quique González en la delantera y Carles Gil volvió al equipo en la mediapunta, siendo Michele Somma el central que se cayó del once.

El primer disparo a portería del partido llegó en el minuto 16, en un doble lanzamiento lejano de Cristian Herrera. El primero lo rechazó Pablo Marí. El segundo, lo atajó sin problemas Dani Giménez.

Hasta entonces, el encuentro había discurrido con mayor control de la posesión por parte del Dépor, que merodeó los dominios de Juan Carlos en varias acciones, la más clara en un centro de Saúl que intentó rematar de cabeza Carlos Fernández, que no fue capaz de impactar de lleno con el esférico y peinó la pelota.

El propio Carlos Fernández protagonizó la primera oportunidad del Dépor. El delantero andaluz apuró la línea de fondo, cedió hacia atrás para Carles Gil y este hizo lo propio hacia Edu Expósito. El catalán se perfiló para disparar con su pie derecho, pero su remate salió excesivamente centrado. Juan Carlos detuvo el cuero con facilidad. Corría el minuto 21.

En el minuto 34, Carles Gil se encontró con el palo, tras una fenomenal maniobra dentro del área. El valenciano controló magistralmente una dejada de cabeza de Krohn-Dehli y disparó con la zurda hacia el poste más cercano. El balón se estrelló en la madera y, de vuelta, golpeó en el cuerpo de Juan Carlos, que estuvo raudo y veloz para evitar que atravesara la línea de gol.

Al filo del descanso, David Simón puso un centro raso envenenado que Juan Carlos acertó a despejar con su bota derecha. La pelota rebotó en un defensa lucense y tras la carambola acabó en manos del guardameta.

A los 20 segundos de comenzar la segunda mitad, Juan Carlos evitó el primer gol del partido, con una gran estirada a remate de Borja Valle. El rechace le cayó a Carlos Fernández para remachar a puerta vacía, pero la jugada estaba anulada por fuera de juego y, encima, el delantero estrellaba el cuero en el poste izquierdo del portal lucense.

En el minuto 53, de nuevo Carles Gil gozó de una estupenda ocasión, tras la mejor acción de ataque combinativo del Dépor. Krohn-Dehli lanzó en profundidad por la izquierda a Saúl, que dejó un fenomenal centro atrás para la llegada del mediapunta. A pierna cambiada, Carles Gil no pudo impactar de lleno con el esférico, que se perdió a la izquierda de la meta visitante, muy cerca del palo.

A la hora de juego, Borja Valle dispuso de un claro contragolpe. Tras recortar a José Carlos dentro del área, puso un balón con la izquierda que ni encontró portería ni rematador.

En el minuto 65, ABANCA-RIAZOR ovacionó a Carlos Pita, coruñés y canterano deportivista, tras ingresar al campo en lugar de Cristian Herrera. Y asistió a un lejanísimo remate de volea de Kravets que atrapó con muchos apuros Dani Giménez.

El partido dio un giro importante a 20 minutos de la conclusión, cuando José Carlos vio la segunda cartulina amarilla, dejando al Lugo con diez hombres. Nada más reanudarse el juego, Fede Cartabia dispuso de una clarísima ocasión, tras un pase en profundidad de David Simón que Carlos Fernández dejó de espuela hacia atrás para la llegada del argentino. Su remate franco se iba muy desviado pero acabó en saque de esquina al rechazar un defensa lucense.

David Simón tuvo en sus botas el gol en el minuto 75, al cazar una violenta volea en la esquina del área pequeña. José Carlos desvió lo justo a córner un balón que iba directo a portería a la altura de su rostro, en un alarde de reflejos.

José Carlos de nuevo apareció para ahogar el grito de gol, en un testarazo a bocajarro de Carlos Fernández a centro de Diego Caballo. El portero visitante nuevamente mostró unos reflejos felinos para rechazar la pelota a saque de esquina.

Superado el minuto 90, Dongou vio dos tarjetas de manera consecutiva, una por falta y otra por perder tiempo, así que el Lugo afrontó el tiempo añadido con solo 9 hombres sobre el terreno de juego.

Las constantes pérdidas de tiempo del cuadro rojiblanco impidieron que apenas se pudiese jugar, aunque el colegiado acabó añadiendo un minuto y medio más a los 4 que había señalado en un principio.

Tras este empate, en el primer encuentro en casa de la temporada en el que el Dépor no ve portería, los blanquiazules suman 36 puntos, a solo 3 del líder, el Granada CF.

RC Deportivo: Dani Giménez, David Simón, Domingos Duarte, Pablo Marí, Saúl (Diego Caballo, min. 87), Edu Expósito, Álex Bergantiños (Quique, min. 79), Michael Krohn-Dehli, Carles Gil (Fede Cartabia, min. 63), Borja Valle y Carlos Fernández.

CD Lugo: Juan Carlos, Campabadal, Bernardo Cruz, José Carlos, Kravets, Iriome, Seoane, Azeez, Campillo (Sergio Gil, min. 78), Escriche (Dongou, min. 82) y Cristian Herrera (Pita, min. 65).

Árbitro: Ávalos Barrera (c. catalán). Expulsó a José Carlos (min. 69) y Dongou (min. 90+1), ambos por doble amonestación. Tarjeta amarilla a Cristian Herrera (min. 35), José Carlos (min. 37), Saúl (min. 40), Seoane (min. 52), Álex Bergantiños (min. 63), Pita (min. 68), Dongou (min. 90), Domingos Duarte (min. 90), Dongou (min. 90+1), José Carlos (min. 90+2) y Kravets (min. 90+2).

Incidencias: partido correspondiente a la 20ª jornada de LaLiga 1|2|3 en el Estadio ABANCA-RIAZOR ante 21.687 espectadores.

lineaazul 1600

Otros articulos relacionados.....


Esquema dos conos proxectados durante unha eclipse. Foto:...

PECHADO O CUARTO DE CONTENCIÓN
Días antes de que no Obelisco...

Esta mañá presentouse na sala de reunións da casa do Concello...

El próximo domingo 20 de enero el Club Waterpolo Pontevedra se...