Información

Por qué es mejor utilizar estufas de biomasa en el hogar

Información
07 Enero 2019 250 votos

Te explicamos las principales razones por las que esta es la mejor opción si buscas una buena calefacción.

 

 

No hay nada que transmita mayor sensación de bienestar por una temperatura cálida que una estufa de leña. En nuestro país, sin irnos demasiado lejos, en la misma Galicia, este tipo de estufas se han convertido en la mejor forma de combatir el frío en épocas invernales como la que estamos viviendo ahora mismo. Son fáciles de usar, no consumen demasiado y, además, dan un calor y una comodidad que no se puede conseguir de otra forma.

 

 

Ahora, que la concienciación con el medio ambiente es cada vez mayor y las personas buscamos más alternativas a la hora de realizar cualquier actividad de forma que resulte en un menor impacto para el entorno, las estufas de biomasa se están convirtiendo en el principal aliado de los hogares fríos. Puede que las conozcas más por otro nombre, el de estufas de pellets, pero no te confundas, las de leña también se enmarcan dentro de este tipo de calefacción que recurre a la biomasa.

 

Y entran en el mismo abanico porque ambas se valen de la misma fuente de energía para aumentar la temperatura: el combustible natural. Sean residuos forestales, huesos de aceituna o madera, la más habitual en regiones como la gallega; todas cumplen el mismo cometido y además ayudan a generar un ambiente sostenible en el que se aprovechan mejor los recursos para hacer menos daño a todo lo que nos rodea.

 

 

Sin embargo, ¿qué más razones hay para optar por una estufa de biomasa en lugar de una tradicional? Que se estén popularizando tanto tiene no una, sino varias razones detrás, y es de ellas de las que vamos a hablar aquí. Te vamos a enseñar cuáles son las ventajas principales que tienen las estufas de este tipo. Verás que no son pocas ni tampoco dejan de ser interesantes.

 

Ventajas principales de las estufas de biomasa

 

Las que vamos a enumerar a continuación son las grandes razones por las que cada vez más personas se decantan por las estufas que recurren a la biomasa como combustible.

 

Seguridad y eficiencia

 

La tecnología que da forma a las estufas de biomasa es muy avanzada y, además, de lo más seguro que puedes encontrar en el sector. Cada uno de estos aparatos, tanto el central como la distribución del calor a través de las tuberías, están pensados para garantizar una buena temperatura en la sala o salas en las que se desee, y siempre sin poner en peligro a las personas que estén en ellas.

 

No hay riesgo de explosión porque no hay nada volátil en la composición de los pellets, y además todo el entramado de elementos está concebido de forma que la seguridad prima en todo momento. No hay tampoco riesgo alguno de quemadura.

 

Energía renovable y limpia

 

El combustible que se utiliza entra perfectamente en la definición de energía renovable, por lo que hablamos de algo que produce un daño mínimo a la naturaleza y que nunca va a presentar escasez por el exceso de consumo. Siempre habrá abastecimiento suficiente y, por tanto, los precios serán estables (algo que trataremos mejor en el siguiente punto). Pero, lo que es más importante, las emisiones no son dañinas.

 

El CO2 que emiten estas estufas es neutro, lo que implica que es natural. Además, al utilizarse biomasa, estos sistemas de calefacción se aseguran de aprovechar mejor los recursos naturales para funcionar, algo que además también influye positivamente en la creación de puestos de empleo por la necesidad de conseguir dichos materiales.

 

Buen precio

 

Como decíamos antes, no hay picos ni excesivas bajadas de precio a la hora de comprar el combustible de biomasa para estas estufas. No hay dependencia de combustibles fósiles ni de mercados internacionales, por lo que no hay que tratar con grandes márgenes con respecto al precio de la materia prima ni estar sujeto a las existencias que hay a la hora de hablar de precios.

 

Además de esto, la biomasa es una energía muy barata y, por lo tanto, ayuda a que el consumidor tenga que rascarse menos el bolsillo a la hora de pagar por tener una vivienda cálida.

 

Mayor bienestar

 

Otra de las grandes ventajas de este tipo de estufas es que proporcionan un mayor bienestar en el hogar, y es que no producen olores. Por lo tanto, no hay que preocuparse del olor a humo o a otro tipo de esencias que se puede producir en otras chimeneas o estufas convencionales.

 

Así, se tiene una mayor comodidad en el hogar, ya que además de la buena temperatura, no hay que tener miedo a que la combustión genere cualquier tipo de olor que resulte molesto.


Existen más motivos por los que decantarse por esta opción, pero estos son, sin duda alguna, los que más llaman la atención de cualquiera. Esperamos que también te hayan servido a ti para valorar si vale la pena, o no, hacerse con una estufa de este tipo.

lineaazul 1600

A Semana das Industrias Culturais e Creativas, organizada...

Os orzamentos do 2018 recolleron unha suba que apenas supuxo 20...


Esquema dos conos proxectados durante unha eclipse. Foto:...

PECHADO O CUARTO DE CONTENCIÓN
Días antes de que no Obelisco...