Información

La estrategia para enfrentarse a la Selectividad

Información
27 Noviembre 2018 212 votos

Repasar con exámenes de años anteriores es la estrategia más utilizada entre los estudiantes que se enfrentan cada año a esta dura prueba

 

 

Preparar la temida prueba de acceso a la universidad, ahora conocida como Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU), no es algo fácil, requiere muchas horas de estudio, mucha constancia y muchos recursos educativos. Esta prueba hace que miles de estudiantes se inquieten según se va acercando la fecha.

 

En sólo tres días, los alumnos se juegan su futuro académico en una única prueba que condensa un año de intenso curso académico, una condición indispensable para acceder a los diferentes grados que ofertan las universidades.

 

La selectividad es una prueba a la que se enfrentan miles de estudiantes año tras año. El exámen de acceso a la universidad tiene como finalidad valorar la madurez del estudiante, sus conocimientos y capacidades adquiridos durante el Bachillerato para poder acceder a la diferente oferta universitaria.

 

La prueba se divide en dos bloques. Cuatros exámenes correspondientes a la parte obligatoria en la que se examinan de materias troncales generales: Historia de España, Lengua Castellana y Literatura, Primera Lengua Extranjera y la asignatura troncal de la modalidad en función del Bachillerato cursado. Y una fase optativa que permite al alumno mejorar la nota de admisión, pudiendo elegir cualquier materia sin necesidad de haberla cursado en el mismo Bachillerato ni pertenecer al itinerario realizado, es decir, que un alumno del Bachillerato Tecnológico se puede presentar a geología si lo desea, y uno del Bachillerato de Artes presentarse a Griego II.

 

La nota final se obtiene de la media de Bachillerato (un 60%), y de la nota de la EvAU (un 40%), siempre que la media de los cuatro exámenes de la parte obligatoria sea superior a un 4 sobre 10, incrementando esta nota sumando las calificaciones ponderadas de las materias superadas en la parte optativa de la evaluación.

 

Esta nota final determinará a qué grado y en qué universidad podrá acceder cada estudiante. Las ponderaciones son publicadas por las universidades al inicio de cada curso, dependiendo de cada universidad y del grado. Este hecho hace que los nervios, el estrés y la tensión estén a flor de piel los días cercanos a la prueba.

 

Los ejercicios no son los mismos entre comunidades. El ejercicio de Lengua castellana no es el mismo en Andalucía que en el País Vasco o en Cataluña. En España hay cada año 17 exámenes de acceso a la universidad, pero dependiendo de la comunidad resultará más fácil o más difícil. Por ello, estudiar exámenes de años anteriores de las diferentes comunidades pueden ser una gran ayuda para los alumnos que se enfrentan a esta dura prueba.

 

Por lo que resulta más que interesante practicar con exámenes resueltos de otros años y comunidades, consiguiendo confianza y adquiriendo soltura en los alumnos al familiarizarse con esta metodología. En Clases de Apoyo existe el recopilatorio más completo de exámenes de selectividad resueltos, todos ellos acompañados de solución detallada, ayudando al estudiante a resolver cada ejercicio dispuesto.

 

Es indudable que los estudiantes deben contar con un plan de estudio durante todo el año para poder enfrentarse con mayor facilidad a esta prueba. El desarrollo del bachillerato permite adquirir los conocimientos base y competencias que se evaluarán en la evaluación de acceso a la universidad.

 

El mejor consejo es realizar un trabajo constante durante todo el año para evitar hacer sobreesfuerzos en el último momentos.

 

Pero la estrategia que más comparten los estudiantes es utilizar exámenes de años anteriores para repasar todo lo aprendido y preparar la selectividad, adquiriendo mayor confianza y percatandose de los puntos más débiles en el estudio. Además, ayuda a familiarizarse con el tipo de ejercicios que pueden salir y saber cómo se puntúan. Conocer cómo se van a formular las preguntas puede ser un gran aliado.

 

Todos los estudiantes que han pasado por esta prueba coinciden en la necesidad de descansar muy bien el día anterior y sobre todo, evitar ‘atracones’ de repaso de última hora. Estar seguro de sí mismo ayudará a concentrarse mejor en el examen. Utilizar técnicas de estudio hará que el estudiante vaya más seguro y confiado.

 

Disponer de una organización previa de estudio con buenos recursos, hará que el tiempo de estudio esté bien aprovechado y planificado, algo que ayudará a equilibrar el tiempo que se puede dedicar al estudio y, evidentemente, al que se debe dedicar al ocio, porque igual de importante y necesario es el trabajo de estudio como el descanso y desconexión.

 

Los días de antes del examen, lo ideal es centrarse en el cuidado personal: alimentarse adecuadamente, descansar bien y tener actividades que permitan la relajación.

 

En definitiva, para afrontar bien esta dura prueba y salir airoso de ella conviene estudiar y practicar

lineaazul 1600

A Semana das Industrias Culturais e Creativas, organizada...

Os orzamentos do 2018 recolleron unha suba que apenas supuxo 20...


Esquema dos conos proxectados durante unha eclipse. Foto:...

PECHADO O CUARTO DE CONTENCIÓN
Días antes de que no Obelisco...