Información

Cómo decorar una casa pequeña con el blanco como color protagonista

Información
14 Mayo 2018 792 votos

Estamos acostumbrados a leer y oír que nuestro hogar debe ser sinónimo de confort, un lugar en el que sentirnos a gusto con todo lo que nos rodea. Una buena decoración, tanto interior como exterior, puede influir por tanto no solo en la comodidad de los habitantes de la casa, sino también en su estado de ánimo.

 

 

Tanto los elementos decorativos como las posibles reformas son aspectos fundamentales para que la sensación de bienestar en casa sea máxima. No obstante, los materiales que nos ofrece el mercado actual posibilitan que ya no sea necesario hacer grandes modificaciones o desembolsos en el hogar para cambiarle completamente el aspecto.

 

Tanto es así que resulta muy sencillo decorar una casa pequeña con poco dinero. Hay elementos decorativos que resaltarán la amplitud dando como resultado un espacio funcional y acogedor.

Cómo decorar una casa pequeña con poco dinero y en color blanco

El color blanco debe convertirse en el protagonista fundamental de las paredes de esta casa. Se trata de un tono que en realidad ofrece una gran versatilidad, ya que puede combinar perfectamente con cualquier color o textura que se enmarque dentro de cada estancia del hogar.

El color del suelo

No en vano, al elegir el blanco para las paredes el color del suelo puede ser muy variable. No obstante, hay una serie de acabados para el suelo que van muy bien con el blanco, como por ejemplo el hormigón pulido, el mármol, la tarima, el parquet o los suelos de madera en un tono muy claro.

 

Sí es cierto que un suelo de tonos oscuros puede robar un poco la calidez y la sensación de armonía que aporta el blanco de las paredes. Pero, dependiendo del gusto y el estilo de cada uno, también habría que destacar que un contraste fuerte entre los colores del suelo y las paredes sería una muy buena opción.

Combinación de color en las paredes

Hay quien pudiera pensar que todas las paredes en color blanco puede dar lugar a una sensación monótona o de aburrimiento, pero nada más lejos de la realidad. Las posibilidades de combinar colores, formas y texturas son infinitas, tanto si se trata de añadir cuadros como cojines, alfombras, mobiliario, etc.

 

En este sentido, es muy factible incluir color en las paredes para evitar en muchos casos la sensación de ambiente plano e insulso. Hay estancias que prácticamente por sí solas están pidiendo la adición de un toque de color diferente al blanco de las paredes. Una combinación de colores pastel claro puede ser una solución magnífica.

 

Hay que tener cuidado, no obstante, de que este pequeño contraste no se lleve toda la atención para no perder así el equilibrio y la armonía de la estancia. Se puede, por ejemplo, emparejar el blanco con tonos de luz aguamarina, azul beige e incluso marrón. Siendo un poco más atrevidos, habría que optar por el verde hierba, el amarillo, el azul o el fucsia.

Muebles y otros accesorios

Esta combinación de colores puede darse también en los accesorios decorativos. Se pueden comprar las tiras de led RGB, cojines, mantas, alfombras, muebles, etc. El uso de estos colores lo que hará será acentuar la decoración, pero en ningún caso deberá robarle el protagonismo al color blanco para que no se pierda la sensación de amplitud y luminosidad.

 

Los muebles, por ejemplo, deben ir acordes al estilo elegido. Si se desea colocar un mueble de diferente color, estilo o forma hay que intentar buscar que este se complemente de alguna manera con el blanco de las paredes.

 

En este sentido, los muebles de madera clara o acabado metálico son muy recomendados para la decoración en blanco. Sobre todo porque este tipo de muebles no son muy llamativos y no provocarán un desequilibrio en la decoración. Las chimeneas eléctricas decorativas, como sistema de calefacción, también aportan calidez y elegancia.  

El blanco aporta un mayor efecto visual

El blanco es un color que brinda a la casa una sensación general de elegancia, delicadeza y serenidad. Pero además de todo esto, es un tono que se ajusta perfectamente a cualquier estilo de decoración. No importa si el gusto de cada uno es minimalista, rústico, vintage, moderno o romántico.

 

El color blanco y sus variantes, sin ir más lejos, es el auténtico rey del estilo vintage. En este caso, las paredes blancas se pueden acompañar con un suelo de madera envejecida, muebles de tipo vintage y accesorios de este estilo para conseguir un resultado y una sensación impecables.

 

Hay que señalar también que el color blanco va a favorecer en gran medida el efecto visual de la casa. La sensación será la de disponer de habitaciones más grandes y luminosas, independientemente del estilo que utilicemos para la decoración general.

 

Al mismo tiempo, al utilizar el color blanco en las paredes se recomienda usar un tono similar en la decoración de cortinas y ventanas. Este efecto dotará de armonía la estancia y potenciará la entrada de luz natural, disminuyéndose así el uso y la instalación de cualquier luz de tipo artificial.



esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi